Cómo evitar que las extensiones en Chrome se cuelguen o no funcionen

Las extensiones para navegadores como Chrome permiten añadir diferentes funciones útiles. El problema es que a veces no funcionan correctamente e incluso pueden bloquear la navegación y quedarnos sin Internet. Vamos a explicar qué hacer si los complementos del navegador no cargan o están bloqueando de alguna manera el funcionamiento. Este problema podría ocurrir con uno solo o con todos los que hemos instalado.

Por qué se bloquean las extensiones de Chrome

Cuando se bloquean los complementos en el navegador pueden pasar varias cosas. Una de ellas es que dejen de funcionar las extensiones sin más. Podemos seguir navegando, pero vemos que no funcionan como antes y no podemos usarlas. Pero por otra parte, ese bloqueo también puede significar que directamente no podamos navegar. Entramos en una web y no carga, el navegador se cierra constantemente o cualquier fallo similar.

Generalmente esto ocurre debido a un conflicto de las extensiones con el navegador. Suele ocurrir con algún complemento que hemos instalado recientemente, aunque no siempre es así y también puede pasar con otros que tenemos desde hace más tiempo.

Otra causa también es el haber instalado estas extensiones desde fuentes no oficiales. Incluso podrían tener complementos que dañen el funcionamiento y sea esta la causa de que bloquee el navegador o nos quede sin acceso a Internet al abrir una página.

Por otra parte, el uso que demos a estos complementos puede afectar. Por ejemplo si hemos tocado algo en la configuración. Esto podría estar afectando al funcionamiento y llegar a bloquearse o impedir que usemos el navegador con normalidad.

Cómo solucionar problemas con los complementos en Chrome

Entonces, ¿qué podemos hacer si nos encontramos con este problema? Vamos a mostrar los principales pasos si vemos que las extensiones se han bloqueado, han provocado que el navegador no funcione bien o que incluso directamente nos hayamos quedado sin conexión.

Borrar la caché

Lo primero que podemos hacer es borrar la caché de Chrome. El navegador va guardando archivos e información con el paso del tiempo, de los sitios que visitamos, y de esta forma poder mejorar la velocidad de carga o facilitar la navegación. Sin embargo esto a veces genera problemas y podemos verlo también en conflictos con las extensiones.

Para ello tenemos que ir al menú de arriba a la derecha, entramos en Configuración y en Privacidad y seguridad. Una vez aquí hay que pinchar en Borrar datos de navegación. Nos aparece una serie de opciones, como archivos e imágenes almacenados en caché, cookies, configuración de sitios…

Borrar la caché de Chrome

Para lograr el mayor éxito con esto, lo interesante es eliminar todo lo posible. Así vaciaremos el navegador y, en caso de que haya algo que está generando problemas, lo podremos solucionar.

Comprobar las extensiones

Otra cuestión importante es la de comprobar las extensiones. ¿Hemos instalado alguna recientemente? ¿Tal vez alguna antigua ha cambiado y ahora su uso nada tiene que ver? Esto es algo que puede ocurrir, por lo que conviene revisar los complementos que hay instalados.

Tenemos que ir al menú nuevamente y esta vez pinchamos en Más herramientas y en Extensiones. Allí nos aparecerán todas las extensiones que tenemos instaladas. Podremos ver si están o no activas, así como entrar en los detalles de cada una.

Controlar las extensiones

Si pinchamos en Detalles nos mostrará algunas configuraciones que podemos tocar. Esto nos ayudará a controlarla y ver si hay algo marcado que no debería. En ese caso siempre podemos modificarlo. Incluso podemos directamente desactivar la extensión y ver si de esta forma podemos navegar con normalidad. A veces el problema es momentáneo y se soluciona fácilmente.

Buscar si hay algún malware

¿Puede que haya algún malware en el navegador? Esta es otra posibilidad. Esto ocurre si hemos instalado un complemento desde fuentes no seguras, si hemos hecho clic donde no debemos y sin querer hemos agregado alguna barra de búsqueda o algo que está interfiriendo con las extensiones. Esto último es lo que se conoce como adware.

Lo que tenemos que hacer es verificar que no haya ningún malware. Podemos ver también si hemos instalado alguna barra adicional o directamente realizar un análisis con el antivirus que tengamos. Por ejemplo Windows Defender es buena opción, pero hay otros muchos como Avast o Bitdefender.

Resetear las funciones experimentales

En Google Chrome podemos activar algunas funciones experimentales antes de que estén disponibles en la versión estable del navegador de forma estándar. Esto puede ser útil, ya que algunas veces encontramos mejoras en la carga de páginas, por ejemplo. Pero claro, es algo experimental y también puede generar problemas.

Si hemos tocado algo de esto es posible que esa sea la causa por la que las extensiones se bloquean y no podemos navegar con normalidad. Tendremos que resetear estas funciones experimentales y ver si de esta forma se soluciona el error.

Para hacerlo tenemos que ir a chrome://flags/ y nos aparecerá una larga lista con estas funciones. Lo que tenemos que hacer es pinchar arriba a la derecha donde pone Reset all. Esto reiniciará todas estas funciones y las devolverá a los valores predeterminados.

Resetear funciones experimentales

Cuidado con las extensiones VPN

¿Has instalado recientemente alguna extensión VPN? Hay muchas opciones para Chrome, pero lo cierto es que no siempre funcionan bien y debemos tener mucho cuidado, ya que algunas pueden ser incluso un peligro para nuestros datos personales.

En caso de que hayas instalado un complemento VPN podría estar funcionando mal y bloqueando la conexión. Es interesante que lo controles y, en caso de que necesites navegar por una VPN, instales un programa en el equipo como puede ser ExpressVPN, NordVPN o cualquier otro de garantías.

Reinstalar el navegador y extensiones

Si todo esto que hemos mencionado no ha tenido ningún efecto y las extensiones siguen bloqueándose o afectando a la navegación, no quedará más remedio que reinstalar el programa o las propias extensiones.

Aquí podemos encontrarnos con varias situaciones. Una de ellas es que simplemente con desinstalar una extensión y volver a instalarla ya funcione correctamente. En ese caso no tendríamos que hacer nada más.

Ahora bien, podría ocurrir que esto no tenga ningún efecto y haya que reinstalar el navegador por completo. Esto ocurriría si ha afectado a la propia aplicación y es necesario borrar los archivos. Tendríamos que desinstalarlo y además eliminar todos los datos antes de volver a instalarlo.

En definitiva, estos son algunos pasos que podemos dar si nos encontramos con algún problema con alguna o varias extensiones en Google Chrome. A veces pueden aparecer problemas y se bloquean o incluso dejar a todo el navegador sin conexión de Internet.