¿Te va lento Internet? Principales causas y cómo solucionarlo

¿Te va lento Internet? Principales causas y cómo solucionarlo

Javier Jiménez

Contar con una conexión a Internet hoy en día es algo casi fundamental para la mayoría de usuarios. Tenemos la posibilidad de navegar a través de redes inalámbricas y por cable. Son muchos los dispositivos que en la actualidad tienen acceso a la red. Hay que tener en cuenta que no siempre funciona correctamente y de ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a explicar cuáles son los principales motivos por los cuales nuestro Internet funciona lento y qué podemos hacer en los casos donde depende de nosotros.

La importancia de Internet hoy en día

No hay dudas de que contar con una conexión a Internet es algo muy importante. Son muchos los usuarios que dependen de tener acceso a la red para poder trabajar, informarse o estar en contacto con otros usuarios. Como hemos mencionado son muchos los dispositivos que tenemos con conexión a Internet.

Hace unos años lo normal era navegar desde un ordenador conectado por cable al router. Sin embargo esto ha cambiado con el paso del tiempo. Ahora es más común utilizar dispositivos móviles muy diferentes para navegar por la red. Especialmente el auge de los dispositivos de lo que se conoce como el Internet de las Cosas ha provocado un aumento considerable.

Pero, como mencionamos anteriormente, no siempre funciona bien la red. Por ello vamos a explicar algunas causas que provoquen un mal funcionamiento de la conexión a Internet. Estos problemas pueden traducirse, por ejemplo, en una pérdida de velocidad.

Por qué va lento Internet

Saturación de la red

Una de las causas más habituales de que el Internet vaya lento es la saturación de la red. Lo estamos viendo hoy en día durante la cuarentena por el coronavirus. Hay mucha más gente en casa haciendo uso de las conexiones de lo que es habitual y eso se traduce en una pérdida de velocidad.

Esto mismo podríamos aplicar cuando tenemos problemas de velocidad con el Internet en una red Wi-Fi en concreto. Por ejemplo si estamos en un centro comercial en el que hay mucha gente conectada al mismo tiempo. Incluso lo vemos en la red móvil cuando estamos en conciertos o eventos con mucha gente.

Mala cobertura

Otro problema importante que afecta a la velocidad de Internet es tener una mala cobertura. Esto ocurre especialmente cuando navegamos a través de redes inalámbricas como el Wi-Fi. Puede que la señal nos llegue débil y que no podamos navegar con normalidad. Esto se traduce en fallos cuando intentamos conectarnos desde otros dispositivos.

También puede ser a la hora de navegar a través de la red móvil. Puede que nuestra conexión no sea la mejor porque la cobertura es débil.

Problemas con el router o dispositivos

Sin duda los problemas de hardware relacionados con el router o los dispositivos van a ser una parte importante. El router es la pieza fundamental para navegar por Internet en casa. Si tiene algún problema en sus conectores, por ejemplo, podría traducirse en una pérdida de velocidad importante.

Lo mismo ocurre con nuestros dispositivos. Puede que nuestra tarjeta de red tenga problemas de algún tipo y eso provoque una pérdida de velocidad.

Malware y problemas de seguridad

Por supuesto el malware puede dañar el buen funcionamiento de las conexiones. Los problemas de seguridad están muy presentes en nuestro día a día y eso hay que tenerlo en cuenta. Puede ser algo que afecte a nuestro dispositivo y que dañe el software que tenemos instalado.

Para evitar esto lo mejor es contar siempre con programas de seguridad. De esta forma evitaremos la entrada de malware que pueda afectarnos. Es algo que hay que aplicar sin importar el tipo de dispositivos que tengamos.

Sistemas desactualizados

Por último, otra causa muy común de la pérdida de velocidad de Internet es tener los sistemas desactualizados. Esto es algo que puede afectar al firmware del router, pero también a cualquier dispositivo que utilicemos. Es importante tener siempre los últimos parches y actualizaciones correctamente instalados.