No sólo necesitas del router Wi-Fi para conectarte a Internet

No sólo necesitas del router Wi-Fi para conectarte a Internet

Lorena Fernández

Más de una vez habrás escuchado que si no tienes un router, no podrás conectarte a Internet. O bien, que sólo basta con el router para poder conectarte a Internet. Sin embargo, no es así. Necesitas de la contratación de un servicio de Internet proporcionado por un operador (ISP) que tú elijas. El router permite que puedas crear una red que puede ser usada de manera local, mediante el ordenador conectado al router mediante un cable de red. Por otro lado, puedes conectarte de manera inalámbrica buscando a nuestra red y conectarnos de la manera usual, pero si no contratas la conexión a Internet, lógicamente no podrás acceder.

Por desgracia, comprar únicamente el router no te permitirá tener la salida a Internet. Esta guía tiene como objetivo principal, hacer que te desprendas de semejante mito y sepas que, de alguna manera u otra, necesitarás de un proveedor (ISP) para poder lograr la ansiada salida a Internet. De paso, te mostraremos cómo configurar tu router para que sea funcional, y puedas disfrutar del servicio de Internet mediante el ISP que hayas contratado. ¡Presta atención a todos los detalles!

Lo que ocurre cuando configuras tu router

Si compras un router por primera vez, en la información disponible del dispositivo, tienes los datos por defecto del SSID de la red y la contraseña WPA2. Al verificar entre las redes disponibles, puedes conectarte a la red inalámbrica del router sin ningún problema. Siempre y cuando hayas indicado la contraseña correctamente. Aunque aparezca que tienes conexión a la red, si intentas acceder a Internet, aparecerá que hay un error.

Esto es porque no hay salida a Internet. Observemos lo siguiente: si nos metemos al Símbolo del Sistema (cmd) en Windows, podremos corroborar los datos básicos de IP de acuerdo al router Wi-Fi al cual estamos conectados:

La IP de la Puerta de enlace predeterminada corresponde a la interfaz del router, al cual podemos acceder con los datos de usuario y contraseña que están disponibles por defecto. Simplemente, debes escribir la IP (en este caso, 192.168.1.1) en la barra de direcciones del navegador de tu preferencia, así: http://192.168.1.1

La «dirección IPv4» consiste en la IP que tenemos asignada una vez que nos hayamos conectado a la red local del router. Esta asignación se realiza a través del servidor DHCP del router, y suele variar si no configuramos el «Static DHCP».

Cómo configurar tu router para tener acceso a Internet

Lo primero que debemos saber es que para tener acceso a Internet debemos contratar una conexión a Internet con un operador, puede parecer algo básico, pero aún hay muchos usuarios que nos preguntan si al comprar un determinado router de gama alta, podremos acceder a Internet «gratis» sin contratarlo con un operador, y no, esto no es posible.

Lo primero que debemos conocer es qué configuración utiliza nuestro operador para su red de Internet, es posible que esta información nos la proporcione el operador directamente, o también que la podamos descubrir leyendo en diferentes foros de Internet. Normalmente los operadores nos proporcionan un router que ya está preconfigurado para su red, por lo que no tendríamos que hacer absolutamente nada. No obstante, si compramos nuestro propio router, sí tendremos que configurarlo desde cero de manera manual. Dependiendo de la marca que estemos utilizando, veremos una página como ésta:

Lo que vemos más arriba es la página principal de la interfaz de configuración del router. En ella, realizamos todos los ajustes necesarios como para que nuestra red funcione, tanto a nivel local como para la salida a Internet. Pero, si puedo acceder a esta página, ¿no debería tener acceso a cualquier otra que está en Internet? Si no has hecho ninguna configuración además de la modificación del SSID, contraseña y otros aspectos de la configuración de la red que no tenga que ver con Internet, definitivamente no habrá acceso.

Es ahí en donde el ISP nos proporciona, mediante una suscripción mensual, el acceso a Internet, y nos proporcionará cierta información para conectarnos con otros routers que no sean el del operador. Prácticamente, en todos los casos, se proporciona dicho enlace mediante fibra óptica. Si fuese así, es seguro que contaremos con altas tasas de transmisión de datos a un precio razonable. Sin embargo, recomendamos revisar la mayor cantidad de opciones posibles para optar por el plan más conveniente.

Una vez que se haya contratado el servicio, ya con todas las instalaciones hechas, podremos configurar nuestro router para tener Wi-Fi. No sin antes, tener los datos esenciales por parte del proveedor:

  • ¿Usuario y clave de PPPoE si es que lo utiliza? ¿Usa DHCP?
  • VLAN en la WAN de Internet para acceder al servicio
  • Si utilizamos IP fija, deberemos conocer la dirección de IP, máscara de subred, puerta de enlace y servidores DNS.

Después, nos vamos al apartado de Configuración del puerto WAN del router. Recordemos que las siglas WAN responden a Wide Area Network (red de área extensa), el cual está destinado a recibir la salida a Internet por parte del equipo base del ISP. Por ejemplo, si es un servicio de fibra óptica, tendría que haberse instalado un ONT (Optical Terminal Network).

Debemos completar estos datos de manera que el router pueda interpretar la señal que está proporcionando del equipo que nos ha instalado el ISP. Básicamente, en el mismo orden que hemos mencionado más arriba. De esta manera, conseguiremos tener acceso a Internet y realizar nuestras actividades habituales. El puerto WAN es donde debemos conectar el cable de red desde la ONT hasta el router:

Al conectar una ONT como esta a un router, debes conectar un cable de red al puerto 1 y de allí, lo dirijes al router.

Ten presente que los pasos de configuración son, en esencia, los mismos. Aunque es probable que los apartados se ubiquen en secciones distintas de acuerdo a la marca y modelo del router Wi-Fi con el que cuentas. El ejemplo que estamos demostrando, es en base a un router ASUS, el cual es una de las marcas que más adopción tiene para el uso doméstico tradicional, debido a su completo firmware de configuración Asuswrt.

Por otro lado, el ejemplo de tipo de enlace de Internet que hemos mostrado (el de fibra óptica) lo hemos escogido en base a lo que se ofrece en mayor medida hoy en día. Sin embargo, la manera de realizar las conexiones a routers o switches a partir del equipo «origen» del proveedor es prácticamente la misma.

Conclusión: no puedes escaparte de la necesidad de un proveedor de Internet. Sin embargo y de todas formas, es posible encontrar planes convenientes y que den un servicio de alta calidad. Así también, todos estos pasos de configuración de nuestro router te ayudarán a tener mayor control de lo que pueda acontecer, es decir, algún inconveniente con la conectividad. Recuerda, varios de los problemas de conexión pueden ser solucionados sin necesidad de contactar con soporte técnico.