Cómo saber si es momento de cambiar de router

Cómo saber si es momento de cambiar de router

Javier Jiménez

El router es una pieza fundamental para nuestro día a día, para poder navegar por la red. Tenemos a nuestra disposición un abanico de opciones, ya que cada dispositivo puede tener características diferentes y ser adecuado para un tipo de usuarios u otros. Sin embargo a veces no funciona correctamente, hay problemas y fallos que provocan problemas con la conexión. En este artículo vamos a hablar de cuándo es el momento de cambiar de router. Vamos a explicar qué señales pueden decirnos que tenemos que adquirir un dispositivo nuevo.

Cuándo debemos cambiar de router

El router no es más que otro aparato de los muchos que tenemos en nuestro día a día. Como cualquier otro puede lanzar señales de alerta que indican que algo va mal y que puede ser el momento de cambiarlo. Como todo dispositivo tiene una vida útil y podría generar problemas. Ahora bien, no siempre significa que deje de funcionar por completo, sino que en ocasiones puede suponer pérdida de señal, problemas con la velocidad, etc.

Tener una mala velocidad de Internet

Una de las causas principales que empujan a los usuarios a comprar un nuevo router es cuando observan una mala velocidad de Internet. Esto puede ocurrir por varias razones. Es posible que el aparato que utilicemos tenga problemas y no pueda ofrecer un rendimiento óptimo y eso se traduzca en pérdida de velocidad tanto de forma inalámbrica (lo más frecuente) como a través de cable.

Pero también puede ser que hayamos aumentado nuestra tarifa de Internet y sin embargo la velocidad que nos llega es muy inferior. Puede que ese router que tenemos no cuente con capacidad para Gigabit Ethernet y estemos limitados a un máximo de 100 Mbps.

Continuos cortes

Otra señal de que algo va mal es cuando tenemos continuos cortes. Esto es bastante común en los routers antiguos, que no tienen la capacidad suficiente para realizar tantas solicitudes. También podrían tener problemas para poder conectar muchos dispositivos al mismo tiempo.

Por tanto otra de las cuestiones a tener en cuenta es cuando notamos que nuestra conexión sufre cortes de manera frecuente. Esos microcortes que provocan que tengamos que reiniciar el router o que estemos unos segundos sin red.

Detectar problemas en el router

Cobertura inalámbrica limitada

Por supuesto algo muy importante es la cobertura inalámbrica. Hoy en día la mayoría de nuestras conexiones son a través de dispositivos sin cables. Especialmente con el auge de los dispositivos del Internet de las Cosas es muy importante contar con una buena velocidad y estabilidad de la conexión inalámbrica.

Un router antiguo puede tener más limitaciones a la hora de cubrir el área desde donde queremos conectarnos. No tiene tanto alcance y además la calidad de la señal no va a ser la misma.

No disponer de suficientes puertos Gigabit Ethernet

Otro problema relacionado con el cambio de tarifa puede ser el no disponer de suficientes puertos Gigabit Ethernet. Es común que los routers antiguos tengan solo un puerto con esta capacidad, mientras que el resto solo ofrecen Fast Internet. Puede ocurrir también que incluso un router modernos no disponga de tantos puertos como necesitemos.

Por ello otro dato a tener en cuenta es lo que comentamos relacionados con los puertos Gigabit Ethernet. Debemos siempre adaptarnos a lo que vamos a necesitar y a la cantidad de equipos que vamos a conectar.

No admite cifrados de seguridad modernos

Un punto muy importante. La seguridad es algo vital. Proteger nuestro router puede evitar la entrada de intrusos en la red que no solo provoquen una mala velocidad de Internet, sino que también ponga en riesgo nuestra privacidad.

Si tenemos un router antiguo puede significar que no admite los cifrados de seguridad modernos. Esto podría dejar nuestra red expuesta y sufrir ataques.

Queremos aprovechar todos los recursos

Por último, algo ya más orientado a la personalización, puede que necesitemos aprovechar al máximo los recursos que la tecnología nos ofrece pero sin embargo nuestro router no pueda. Por ejemplo poder utilizar los últimos estándares Wi-Fi para los que están capacitados los móviles modernos o poder personalizar el dispositivo para crear redes de invitados.

En definitiva, estas son algunas señales que pueden indicarnos que ha llegado la hora de cambiar de router.