Métodos para desconectar Windows de la red

Métodos para desconectar Windows de la red

Javier Jiménez

Windows 10 es hoy en día el sistema operativo más utilizado para equipos de escritorio. Esto significa que son muchos los usuarios que en algún momento dado pueden querer desconectar la red de Windows a nivel de software. De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a mostrar paso a paso cómo podemos desconectar Windows de la red. Básicamente significa que ninguna aplicación o herramienta va a poder conectarse a Internet. Esto es algo que en un momento dado puede ser interesante.

Cómo desconectar Windows de la red

Windows 10 cuenta con una gran cantidad de funciones relacionadas con redes e Internet. Nos permiten tener un mayor control y, en definitiva, modificar aquello que más nos interese. Concretamente en la directiva de grupo o el registro cuentan con una configuración que determina cómo el sistema debe desconectarse de la red.

Esta configuración lo que hace es monitorizar el tráfico de Internet en el equipo y cuando detecta que la conexión no es la adecuada, desconecta.

Usar el registro de Windows

Para ello podemos utilizar el registro de Windows. Pulsamos la tecla de Windows + R y escribimos regedit. Aceptamos y accedemos al registro. Una vez estemos dentro hay que ir a HKEY_LOCAL_MACHINE\Software\Policies\Microsoft\Windows\WcmSvc\GroupPolicy.

Cuando estemos aquí tendremos que crear un nuevo valor. Hay que hacer clic derecho con el ratón en la parte de la derecha y le damos a crear un nuevo DWORD de 32 bits. Allí tendremos que darle el nombre SoftDisconnectConnections.

Desconectar Windows de la red

Una vez hayamos creado este valor tenemos que darle doble clic encima. Veremos que aparece el valor 0, que significa que está deshabilitado. Simplemente le damos el valor 1 y aceptamos. A partir de ese momento ya estará activado.

Usar la directiva de grupo

Otra opción que tenemos para desconectar Windows de la red es hacer uso de la directiva de grupo. ¿Cómo lo hacemos? En este caso volvemos a pulsar la combinación de las teclas de Windows + R y escribimos gpedit.msc y lo ejecutamos.

Una vez estemos dentro vamos a Configuración de equipo, Plantillas administrativas, Red y por último a Administrador de conexiones de Windows. Dentro de esta función hay que hacer doble clic encima de Habilitar Windows para desconectar de forma no forzada.

Habilitar desconectar la red

De forma predeterminada aparecerá como no configurada. Simplemente tenemos que marcar la opción Habilitada y aceptamos.

Usar un cortafuegos

Con un cortafuegos o firewall vamos a tener un control bastante interesante sobre las conexiones de Windows. De esta forma no solo vamos a poder desconectar el sistema operativo de la red, sino que además podremos elegir qué aplicaciones o herramientas pueden o no tener acceso.

Tal vez en un momento dado queramos que ciertas aplicaciones no se conecten a Internet. Para ello no hay mejor forma que instalar un cortafuegos. Incluso podemos utilizar el propio firewall que viene incorporado con Windows 10.

Desactivar el adaptador de red

Una opción más para desconectar Windows de la red es desactivar el adaptador de red. Esto lo podemos hacer también a nivel de software desde el propio sistema operativo. Para ello basta con ir a Inicio, escribir Panel de control y posteriormente entrar en Red e Internet. Una vez allí vamos a Centro de redes y recursos compartidos y luego a Cambiar configuración del adaptador.

Cuando estemos dentro de esta función simplemente seleccionamos el adaptador que nos interesa, le damos clic derecho con el ratón y pinchamos en Desactivar. A partir de ese momento se desactivará la conexión a Internet en Windows.

En definitiva, estas son las opciones que tenemos para desconectar Windows de la red a nivel de software. Lógicamente la opción que siempre estará presente es la de quitar el cable de red, pero hemos querido mostrar cómo también podemos hacerlo directamente desde el propio sistema operativo de Windows 10.