Guía completa para que tus PLC funcionen rápido y sin cortes

No siempre tenemos la cobertura de Internet que nos gustaría y eso hace que debamos usar ciertos dispositivos para mejorar el problema. Una de las opciones más usadas es contar con PLC. Funcionan muy bien para llevar la conexión de un lugar a otro de la vivienda. Ahora bien, es importante instalarlos correctamente y evitar cometer errores. Por ello en este artículo vamos a hacer un repaso completo a todos los factores que debes tener en cuenta para lograr que los dispositivos PLC funcionen a la perfección, con buena velocidad y estabilidad.

Cómo funcionan los PLC

En primer lugar vamos a explicar cómo funcionan los dispositivos PLC. Normalmente están compuestos por dos aparatos que se conectan entre sí. Uno de ellos lo enchufamos tanto al router como a un enchufe, mientras que el otro lo ponemos en otro lugar de la vivienda, conectado a la corriente eléctrica. La conexión va a ir de uno a otro a través del cableado eléctrico, por lo que están conectados entre sí por este medio.

A diferencia de otras opciones como son los repetidores Wi-Fi o los sistemas Mesh, la conexión no va a viajar de forma inalámbrica sino que utiliza para ello los cables eléctricos. Es así como puedes llevar la conexión de Internet de un lugar (donde se encuentra el router) a otra habitación (donde vas a colocar el segundo dispositivo).

A estos aparatos vas a poder conectar todo tipo de dispositivos, como pueden ser ordenadores, móviles, tablets… Podrás conectarlos tanto de forma inalámbrica como a través de Wi-Fi, ya que los dispositivos PLC, al menos muchos modelos, tienen puertos Ethernet y también opción para Wi-Fi.

Consejos para instalarlos

Es importante que tengas en cuenta ciertas recomendaciones para lograr que los dispositivos PLC funcionen lo mejor posible. El objetivo es lograr una buena velocidad, calidad y estabilidad de la conexión. A veces cometemos errores al instalarlos y eso hace que no alcancemos un rendimiento adecuado.

Ubicación

Lo primero es la ubicación donde vamos a poner los dispositivos PLC. Lo ideal es que estén en un lugar aislado de otros aparatos que puedan interferir. Por ejemplo no lo pongas cerca de una televisión u ordenador, ya que podrían afectar a la calidad de la señal y hacer que empiecen a funcionar peor.

Si vas a conectarte por Wi-Fi a los PLC, lo mejor es que esté ubicado en un lugar donde realmente puedas aprovecharlo. Por ejemplo cerca de la habitación desde la cual vas a conectarte o en un espacio desde donde pueda repartir bien la señal a otros dispositivos y que no haya cortes.

Cuidado con la distancia

Aunque los dispositivos PLC son muy buenos para salvar una distancia importante, lo cierto es que mientras más lejos los pongas, peor te irán. A fin de cuentas puede ir perdiendo señal conforme avanza la distancia. No obstante, hablamos de que puedes colocarlo sin problemas a varias decenas de metros.

El problema es si estás utilizando una instalación vieja. En ese caso, si el cableado eléctrico no está en buen estado sí que puedes notar pérdida de señal importante en cuanto empiezas a alejarte del PLC que se conecta al router.

Mismo circuito eléctrico

La vivienda está dividida en diferentes circuitos eléctricos. Por eso a veces puedes quedarte sin luz en la cocina, pero sigues teniendo en otra habitación. Para que los dispositivos PLC funcionen de forma correcta, aprovechando al máximo los recursos, lo ideal es que estén conectados en el mismo circuito eléctrico.

Esto no siempre será posible, ya que puede que necesites llevar la conexión a una habitación que está en otro circuito. No obstante, siempre que sea posible es una buena idea a tener en cuenta para lograr que funcione lo mejor posible.

Evita las regletas

Debes evitar también conectar los PLC a una regleta. Lo ideal es que los enchufes directamente a la pared, a un enchufe eléctrico. Evita utilizar aparatos de este tipo, ya que van a hacer que la señal se pierda con mayor facilidad, se genere ruido y, en definitiva, no puedas alcanzar la misma velocidad y calidad.

Esto también lo debes aplicar cuando tienes varios enchufes muy cerca. Evita conectar los PLC si al lado hay otro enchufe y tienes otro aparato conectado. Igualmente podría provocar fallos y hacer que no funcionen bien.

Qué tener en cuenta al comprarlos

Después de explicar algunos consejos esenciales para instalar correctamente los PLC, vamos a hablar de qué tener en cuenta cuando vayas a comprar unos. Vas a encontrar muchos modelos diferentes y no todos ellos funcionan igual de bien. Por tanto, tener claros algunos factores pueden ayudarte para lograr una buena compra.

Wi-Fi y Ethernet

Lo primero es que es buena idea comprar dispositivos PLC que tengan tanto Wi-Fi como Ethernet. De esta forma podrás conectar equipos de forma inalámbrica, que es lo más habitual hoy en día, pero también a través de cable Ethernet. Por ejemplo, puedes conectar un ordenador o televisión a través de cable y usar dispositivos móviles mediante Wi-Fi.

Vas a encontrar opciones que tienen solo Wi-Fi y otras que cuentan con únicamente la posibilidad de conectarte por cable. Si adquieres dispositivos que tengan las dos opciones disponibles, mucho mejor para poder elegir en todo momento.

Doble banda

Por supuesto, es buena idea que los dispositivos PLC sean doble banda. ¿Qué significa esto? Vas a poder conectarte tanto a la banda de los 2,4 GHz como a la de los 5 GHz. Cada una tiene sus puntos positivos y negativos, por lo que en ocasiones puede ser más aconsejable utilizar una u otra y así aprovechar mejor la conexión.

Básicamente podemos decir que la banda de los 5 GHz es la que va a permitir que navegues más rápido por Internet, aunque será también más sensible a la distancia. En cambio, si vas a conectarte desde más lejos lo que te conviene es usar la banda de los 2,4 Ghz, aunque la velocidad en este caso sea menor.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Velocidad máxima

Aquí debes mirar la velocidad máxima que admite y una buena forma de saberlo es el tipo de estándar que utiliza. Por ejemplo, AV600 te garantiza 200-300 Mbps reales. Es una velocidad bastante interesante para conectar un ordenador que esté situado en otra habitación, lejos del router, y poder trabajar con normalidad. Mientras más alto sea el estándar, mejor.

También puedes observar la velocidad que viene junto al nombre del modelo. Por ejemplo 1.200, que significa que admite una velocidad máxima de hasta 1.200 Mbps. Nuevamente, mientras mayor sea este número mejor irán y podrás navegar a mayor velocidad por la red.

Número de puertos

Por otra parte, un factor más a tener en cuenta al comprar dispositivos PLC es el número de puertos que tienen. Si piensas conectar aparatos a través de Ethernet, debes mirar si tienen capacidad para lo que necesitas y así evitar el problema de quedarte sin puertos disponibles y verte obligado a usar solo Wi-Fi.

Pero más allá de la cantidad de puertos, también es buena idea ver si son Fast Ethernet o Gigabit Ethernet. Lo ideal es que sean Gigabit, ya que de esta forma vas a poder tener una velocidad superior a los 100 Mbps y no estarás limitado.

En definitiva, como ves es importante elegir bien los dispositivos PLC y también configurarlos. De esta forma lograrás llevar la conexión de Internet de un lugar a otro de la vivienda, conseguir una buena velocidad y estabilidad. Hay muchas opciones disponibles, pero no todas ellas van a funcionar igual de bien.

1 Comentario