Internet va lento solo en un equipo pero en el resto va bien

Una de las cuestiones más importantes cuando navegamos por Internet o utilizamos cualquier plataforma conectada a la red es que la velocidad sea la adecuada. Es algo que debe estar presente siempre sin importar el tipo de dispositivo que estemos utilizando. A veces surgen problemas que pueden estar causados por una mala configuración, sistemas desactualizados, malware, intrusos… Todo esto podría lastrar el buen funcionamiento y ser un problema en nuestro día a día. En este artículo vamos a hablar de por qué puede ir mal Internet en un equipo pero en el resto funciona bien.

El Internet no funciona o va lento en un equipo pero en el resto va bien

Seguro que en alguna ocasión nos hemos encontrado con una pérdida de velocidad de Internet o incluso imposibilidad para abrir una web o usar una aplicación. Lo primero que se nos viene a la cabeza es que hay algún problema con la conexión, el router, nuestra operadora… Lo cierto es que los motivos pueden ser muy diversos.

Pero podría pasar que la conexión funcionara correctamente, pero únicamente tengamos problemas desde un equipo. Por ejemplo podría ser un ordenador, que intentamos navegar por Internet y nos va muy lento o incluso no llega a estar conectado. Sin embargo utilizamos otro ordenador o cualquier dispositivo móvil y al hacer un test de velocidad vemos que todo funciona correctamente.

Este problema puede ocurrir en muchas ocasiones y llegar a impedir que trabajemos adecuadamente con nuestro equipo y no poder navegar como nos gustaría.

Trucos para mejorar la velocidad de Internet

Por qué no tengo Internet en un dispositivo pero sí en el resto

¿Cuáles son las causas de que no tengamos Internet en un equipo pero sí en el resto? Vamos a explicar algunos de los motivos principales y de esta forma poder solucionarlo. Vamos a partir de la base de que estamos seguros de que no se trata de un fallo del router puesto que la conexión va bien en el resto de equipos.

Hay algún malware en el equipo

Una de las razones más habituales cuando hay algún problema con nuestro ordenador, móvil o cualquier dispositivo es que haya algún tipo de software malicioso. El malware está muy presente en la red y podemos ser víctimas de muchos ataques a la hora de entrar en páginas falsas, descargar algún archivo, abrir algún enlace…

Por tanto, si vemos que el Internet va mal en un equipo algo que podemos hacer es asegurarnos de que no hay ningún tipo de malware. Podemos usar un antivirus y escanear el sistema para detectar amenazas y eliminarlas.

Problemas de cobertura con el Wi-Fi

Hoy en día las redes Wi-Fi están muy presentes en nuestra vida. Tenemos cada vez más equipos conectados a Internet y lo normal es que no utilicemos cables. Sin embargo hay que tener en cuenta que esta opción es más inestable que el cable y puede generar problemas que se traducen en una mala velocidad.

¿Estamos conectados muy lejos del punto de acceso? Siempre podemos hacer uso de amplificadores para mejorar la señal. También es importante no estar en una zona con grandes muros o dispositivos que puedan interferir.

Estamos usando un cableado en mal estado o antiguo

Pero, ¿y si estamos conectados por cable y la velocidad de Internet es muy lenta pero en otros equipos no? Tal vez estemos utilizando un cableado antiguo o en mal estado. Si hacemos un test de velocidad o comprobamos la velocidad de sincronización y vemos que está limitada a 100 Mbps, podría tratarse de que el cable que usamos es Fast Ethernet y por tanto no podemos conectarnos a la máxima velocidad.

Falta de actualización en drivers y sistema

Por otra parte, contar con las últimas versiones siempre es muy importante. Los drivers de la tarjeta de red deben estar actualizados correctamente. En el caso de Windows, para actualizar la tarjeta tenemos que ir a Inicio, escribimos Administrador de dispositivos, vamos a Adaptadores de red, buscamos la tarjeta correspondiente y le damos a actualizar.

Actualizar controlador de red

Pero esto también lo debemos aplicar al propio sistema. Un equipo desactualizado no estaría accediendo a las últimas novedades para mejorar los recursos disponibles y corregir vulnerabilidades que incluso pudieran ser explotadas.

No estamos conectados a la banda adecuada

Como sabemos, las redes Wi-Fi actuales permiten que nos conectemos a la banda de los 2,4 Ghz y 5 GHz. Cada una de ellas puede ser mejor en determinadas ocasiones. Por ejemplo en el primer caso podremos conectarnos más lejos del router sin perder estabilidad, mientras que la segunda es la que ofrece más velocidad.

Quizás la causa de que en un equipo no haya Internet y en el resto funcione bien es que estemos conectados a la banda inadecuada. Podríamos probar algo tan sencillo como cambiar y ver si así se soluciona ese problema.

Estamos conectados a un punto de acceso erróneo

Es común que en nuestra vivienda tengamos repetidores y amplificadores de red. Puede que no tengamos solo uno, sino varios. ¿Estamos conectados al punto de acceso más cercano y que mejor va a funcionar? Podemos revisar este punto y ver si cambiando a otro dispositivo la velocidad de Internet mejora. Estos aparatos no siempre funcionan correctamente y hay que verificar que todo esté en orden para saber cambiar si fuera necesario.

Mala configuración del sistema

También, otra cuestión a tener en cuenta es que tengamos una mala configuración del sistema. Haber configurado mal determinados parámetros como la dirección IP estática si hemos decidido que así sea, la tarjeta de red externa si tenemos alguna, etc. Es importante también que nos aseguremos de que la configuración del sistema es la correcta.

En definitiva, estos son algunos pasos que podemos dar si no funciona Internet correctamente en un equipo, pero sí en el resto. Una serie de factores que podemos tener en cuenta para intentar solucionarlo y que todo vaya correctamente. El objetivo es que todo funcione adecuadamente, que tenga una buena velocidad y evitar problemas que afecten a nuestro día a día. Son muchos los equipos que tenemos conectados a la red y no siempre funcionan adecuadamente.