Velocidad de Internet simétrica: qué es y cómo saber si tengo

Velocidad de Internet simétrica: qué es y cómo saber si tengo

José Antonio Lorenzo

La calidad de una conexión a Internet la podemos valorar en función de dos parámetros. Una de ellas sería la latencia que es la suma de retardos temporales dentro de una red. La latencia la podemos medir con el comando ping del que muchos de vosotros habréis oído hablar en alguna ocasión. El otro parámetro importante de una conexión es la velocidad. En ese sentido, tendríamos que hablar tanto de la velocidad de subida o carga, como la velocidad de bajada o de descarga. En relación a esto, podemos tener una velocidad de Internet simétrica y vamos a explicar qué es y cómo saber si la tenemos.

Vamos a empezar explicando en que consiste tanto la velocidad simétrica como la asimétrica, además, veremos cómo han convivido a lo largo del tiempo las conexiones simétricas y las asimétricas.

Internet simétrica vs asimétrica: diferencias, breve historia y más

Por si no lo sabéis, ambas tienen mucha relación con la velocidad de subida y bajada de nuestra conexión a Internet. En ese sentido podemos decir que tenemos una conexión con velocidad de Internet simétrica cuando nuestra velocidad de bajada es la misma que la de subida. Eso quiere decir que, si por ejemplo, tenemos una conexión simétrica de 600Mbps, tendremos una velocidad de bajada de 600 Mbps y también 600 Mbps de subida.

Cable fibra óptica

Por otro lado, también podemos tener una conexión con velocidad de Internet asimétrica cuando nuestra velocidad de bajada es diferente que la de subida. Un ejemplo que podríamos poner al respecto, podría ser una conexión de fibra óptica con una bajada de 100Mbps y 10Mbps de subida. Un dato importante a señalar, es que las conexiones de Internet asimétricas generalmente tienen la velocidad de descarga mucho más rápida que la de subida.

Tradicionalmente, en España y en otros muchos países hemos tenido conexiones a Internet asimétricas. Un claro exponente de ello han sido las líneas ADSL que todavía aún conviven con la fibra óptica, y que poco a poco van desapareciendo. El ADSL viene de las siglas en inglés Asymmetric Digital Subscriber Line, traducido quiere decir Línea de Abonado Digital Asimétrica. Ya el nombre nos está diciendo mucho y una conexión típica de ADSL fue la de 10 Mbps de bajada con 800 Kbps de subida.

Actualmente las líneas de cobre están siendo sustituidas por las de fibra óptica en las zonas donde hay cobertura. La razón principal es una mayor velocidad y mejor latencia. Al principio, mayoritariamente eran asimétricas pero actualmente con muchos proveedores tenemos una velocidad de conexión a Internet simétrica. Actualmente en muchos lugares podemos disfrutar de una velocidad de subida y de bajada de 300Mbps, 600Mbps e incluso 1 Gbps.

La velocidad de subida cada vez importan más

El año de 2020, a parte de por el inicio de la pandemia del Covid-19, también será recordado por la aceleración de la transición hacia al mundo digital. Era una realidad que se esperaba más a medio plazo, pero que al final se han adelantado los tiempos. Un cambio importante en ese sentido ha sido el aumento del trabajo remoto y la aprobación de una ley sobre el trabajo a distancia que regula el teletrabajo.

Eso ha hecho que las conexiones a Internet de nuestros hogares se hayan vuelto imprescindibles para realizar muchas tareas. En ese sentido, el trabajo en la nube ha cobrado un gran protagonismo. Ahora mismo, compartir archivos en la nube para trabajar o subir contenidos a ella está a la orden del día. También el trabajo con una VPN para aumentar la seguridad y que nuestro datos vayan cifrados hasta el punto de destino es una práctica muy común. A eso también tenemos que añadir las videollamadas individuales o grupales, para realizar tareas de trabajo que consumen un gran ancho de banda.

Por si esto fuera poco, generalmente en un domicilio también suele convivir más de una de persona. Eso quiere decir que tenemos que repartir nuestra conexión entre varias personas. En nuestro hogar podríamos tener mas de una persona teletrabajando, estudiando on-line o viendo contenido en streaming. Con lo cual, cada vez vamos a depender más de nuestra conexión a Internet. Y para acabar de rematar la situación, cada vez tenemos más dispositivos conectados a Internet, nos referimos a smartphones, PCs, portátiles, enchufes inteligentes, cámaras de videovigilancia y dispositivos de IoT.

Este hace que cada vez sea más necesario que nuestras conexiones cuenten con una importante velocidad de subida. En ese sentido, contar con una buena conexión de Internet simétrica puede reducir drásticamente nuestros problemas.

Ventajas de tener una conexión simétrica

Ahora mismo la tendencia es que los proveedores nos ofrezcan conexiones con velocidad de Internet simétrica. Como ya hemos comentado anteriormente, en nuestras casas cada vez tenemos más equipos y dispositivos conectados a Internet. En dos conexiones de Internet de 600 Mbps una simétrica y otra asimétrica, no notaremos muchas diferencias a la hora de navegar por Internet o descargar un archivo. La razón es porque ambas tienen 600 Mb de bajada o de descarga.

No obstante, hay situaciones en que tener una conexión a Internet simétrica nos ofrece una serie de ventajas. Se produce sobre todo cuando, además de la velocidad de bajada, la velocidad de subida también es importante. Algunos ejemplos típicos serían:

  • Las videollamadas de WhatsApp, Zoom o Google Meet podrían ser algunos ejemplos.
  • En los juegos on-line nuestro ping mejorará un poco, y además, tendremos menos posibilidades de sufrir el tan temido lag que sufren los gamers.
  • La aplicaciones en la nube como Dropbox, Google Drive y OneDrive mejoran la rapidez con la que sincronizan y suben los archivos.
  • Los vídeos que subimos a YouTube o a nuestras redes sociales como Instagram, TikTok o Facebook también se benefician de ello.

Por lo tanto, una conexión de fibra simétrica nos está aportando beneficios, sobre todo cuando el canal subida cobra importancia.

La velocidad de conexión y su relación con el número de dispositivos

Ya hemos visto cómo tener una conexión de Internet simétrica se beneficia sobre todo cuando se aprovecha la subida. Pero hay que tener en cuenta otro factor según la velocidad que tengamos contratada, y es que podremos utilizar un número mayor o menor de dispositivos sin que nuestra conexión a Internet se vea penalizada.

Una cálculo aproximado sería el siguiente:

  • Con 100 Mb podrías tener entre 4 y 7 dispositivos conectados.
  • Teniendo 300 Mb, entre 8 y 15 dispositivos.
  • Si contratas 600 Mb, entre 15 y 25 dispositivos.
  • Y con 1Gb ya podríamos tener más de 25 dispositivos conectados.

Comprobar si tengo una conexión de Internet simétrica

La forma más sencilla es utilizando una herramienta que mida nuestra velocidad de conexión a Internet. Vamos a utilizar test de velocidad con la que podremos ver qué velocidad de subida y bajada tiene vuestra fibra o ADSL. Una consideración importante es que conviene hacer la prueba usando un PC o portátil medianamente moderno que esté conectado por cable de red Ethernet. La razón es que por Wi-Fi, no siempre nuestros routers y equipos pueden exprimir al máximo nuestra conexión.

También, para que quede más claro, vamos a poner un ejemplo con una conexión asimétrica y otra simétrica. Este sería un ejemplo de conexión asimétrica:

Como podéis observar hay una gran diferencia entre la velocidad de bajada con 924.25 Mb/s frente a los 284.43 Mb/s de subida. En cuanto al ejemplo de conexión con velocidad de Internet simétrica sería el siguiente:

La prueba fue realizada con una conexión de fibra óptica simétrica de 600 Mbps. Una cosa que debéis saber, es que en este tipo de pruebas se suele obtener un poquito más de la velocidad contratada. También sería normal que variasen unos pocos megas entre la velocidad de subida y de bajada.

¡Sé el primero en comentar!