Internet va lento, ¿cómo puedo solucionar el problema?

Internet va lento, ¿cómo puedo solucionar el problema?

Alberto López

Es muy probable que cuando intentamos acceder a alguna página con nuestro navegador web, esta nos cargue muy lentamente, hasta el punto, incluso, de cargar la página con un formato diferente y que esta parezca irreconocible. Cuando esto sucede, pueden estar afectándonos varios problemas. Lo primero que tenemos que averiguar es, si este problema lo tenemos nosotros, o es del sitio al que deseamos acceder, aquí podremos ver como localizar el problema y como darle solución si realmente está en nuestra mano. Hoy en RedesZone os vamos a indicar paso a paso todo lo que debes verificar si Internet te funciona muy lento, y las webs cargan lentamente.

Los motivos para que nuestra conexión vaya lenta pueden ser muchos, pero vamos a comprobar los que más suelen afectar a las conexiones, ya que hay muchos que son extremadamente extraños, y, a decir verdad, siempre suelen ser los mismos 3 o 4 motivos los que hacen que nuestra carga de página web no sea la adecuada.

En primer lugar, veremos si el problema es nuestro, tenemos que comprobar nuestra conexión a Internet, ver si la conexión a Internet está funcionando de la manera adecuada, y en caso contrario, atacar el problema para solucionarlo. El primer paso es verificar el tipo de conexión, ¿estamos conectados por Wi-Fi o datos móviles? O por el contrario, ¿tenemos una conexión por cable?

Conexiones inalámbricas: WiFi o datos móviles

Si tenemos una conexión por Wi-Fi o datos móviles debemos comprobar varias cosas:

  • ¿Tenemos la cobertura correcta?
  • ¿Hay algún usuario en la red que esté moviendo un gran volumen de datos en ese momento?
  • ¿Hay usuarios en la red que no deberían estar haciendo uso de ella?

Problemas de cobertura Wi-Fi

Para saber si nos está llegando la cobertura Wi-Fi correcta, es tan sencillo como observar el indicador de cobertura del dispositivo que estemos usando, ya sea un móvil (Android o iOS, es indiferente) o un equipo de sobremesa con tarjeta Wi-Fi (interna con PCIe o por USB, también es indiferente), tendrá un indicador de cobertura, es el típico abanico en la barra de estado el cual nos indica la cantidad de señal entrante a través de las líneas que tenga completas. Si tenemos 3 o 4 no deberíamos tener problemas (4 es el máximo), no significa que por debajo tengamos que tenerlos, pero es más probable que la conexión no llegue con total fidelidad a nuestro equipo.

Si el equipo donde queremos conectarnos no tiene la cobertura suficiente, la señal no llegará con la suficiente potencia como para que la conexión a Internet sea todo lo rápida y fluida que debería, por lo que experimentaremos lentitud a la hora de hacer cualquier cosa que requiera conexión a Internet, no solo el navegador esto es un claro indicativo de que la culpa no la tiene el navegador. Si tratamos de acceder a una web y tarda mucho en cargarla puede ser por varios motivos como hemos comentado, pero si va lento el navegador, va lenta cualquier aplicación, intentamos cargar un video en Youtube o Netflix y vemos que se queda enganchado a cada momento, seguramente tengamos este problema.

Existen varias soluciones para este problema, si nos es posible, cablearemos la conexión entre el router y el equipo que estemos usando, si no, deberemos instalar un dispositivo extra para la mejora de la red Wi-Fi como puede ser un repetidor Wi-Fi, un sistema de Wi-Fi mallado, un punto de acceso Wi-Fi o un dispositivo PLC Powerline.

Problema de cobertura por datos móviles

Los problemas son los mismos que los anteriores, la manera de comprobarlo es diferente. En el caso de los indicadores no buscaremos el abanico de Wi-Fi, buscaremos el símbolo de unas barras verticales que nos indican la cantidad de señal que nos llega y, sobre todo, el indicador que está al lado de ellas, ya que determinará a qué tipo de red móvil estamos conectados, los indicadores serán E, H, H+, 4G, 4G+ y 5G, las barras nos indican cuanta señal nos entra de la red a la que estemos conectados, no tiene nada que ver con la velocidad.

Si tenemos una barrita o dos, deberemos tener en cuenta que el problema de lentitud puede venir por esto, ya que tengamos la conexión que tengamos, si no nos llega buena cobertura, nuestra velocidad será baja o nula. Si por el contrario tenemos 3 o 4 barras (4 es el máximo para este indicador también) tendremos que revisar la red a la que estamos conectados, si estamos en una red E o H, aunque tengamos 4 barras de cobertura, si la página que queremos cargar ocupa demasiado y tiene mucho contenido, tardará en cargar, porque la red E es la de menor velocidad de todas. Si por el contrario estamos conectados a una red de 4G o 4G+ con 4 barras, si experimentamos lentitud tendremos que pasar a revisar si la lentitud es del navegador o sitio web, ya que de cobertura no podrá ser el problema, y lo veremos rápidamente si intentamos conectarnos a otro sitio.

Una solución como tal para este problema no existe, ya que sí que existen extensores de cobertura móvil (3G y 4G) los cuales, aunque sean bastante caros, funcionan a la perfección, pero realmente están diseñados para cuando tenemos cobertura en el exterior de un edificio, pero en el interior no nos llega o nos llega con mucho déficit. Si es tu caso puedes pensar en esta solución, si por el contrario no te llega cobertura de ningún tipo ni siquiera en exteriores, puedes intentar seleccionar otra red que no sea de tu operador a través del selector de redes de tu móvil, porque si no, la alternativa es un cambio de operador a uno que tenga cobertura en esa zona (en caso de ser tu zona de residencia y que el cambio merezca la pena claro).

Problema con el movimiento de datos

Este es un problema común, independientemente del tipo de conexión, si nuestra conexión es limitada como en el caso del ADSL, o si estáis ocupando mucho ancho de banda del canal Wi-Fi al que estéis conectado, es muy posible que, si empezáis a mover un alto volumen de datos, como, por ejemplo, descargar un juego de alguna aplicación como Steam, descargar algo muy grande desde una web, o ver contenido en HD en Netflix (esto, aunque no lo creáis, mueve una gran cantidad de datos muy rápidamente), notaréis que la conexión se ralentiza, como en el caso anterior, si es por este motivo, notaremos que se ralentiza toda la conexión, no solo el navegador.

La solución a este problema es bastante obvia, si tenemos una conexión limitada, priorizaremos acciones, es decir, si ahora mismo necesitamos la conexión libre, pararemos el resto de acciones que estemos realizando y la conexión quedará limpia para su uso total por el navegador, y con ello notaremos que va mucho más rápido. Si, por el contrario, tenemos una conexión con mucho ancho de banda, seguramente sea cosa de la conexión Wi-Fi, probaremos cambios de canal para ver si mejora, si con ello tampoco, intentaremos un cambio de banda a la de 5 GHz y con ello todo debería estar solucionado.

Problema de intrusos en nuestra red

Debemos comprobar esto de vez en cuando, normalmente con tener una contraseña sólida no deberíamos tener problemas de intrusiones, pero no está de más comprobar de vez en cuando si tenemos este problema. Hay muchas maneras de detectar a estos intrusos, la primera y más obvia de todas, revisar los equipos conectados a Wi-Fi desde nuestro router, ingresaremos en la configuración de nuestro router, sea cual sea, a través de la dirección de puerta de enlace en un navegador para cualquier router que tengamos, una vez dentro buscaremos la sección Wi-Fi y debería haber un listado de equipos conectados a red, comparando las IPs de nuestros equipos con las IPs de los equipos conectados deberíamos poder aislar los que no son nuestros y denegarles el acceso.

Denegando el acceso a un equipo o dispositivo no siempre es una solución final, puesto que lo que se bloquea es la IP, si el intruso tiene algún conocimiento sobre redes, cambiará la IP y volverá a entrar sin ningún problema, si a esto añadimos un cambio de contraseña mejor que mejor.

Para detectar este tipo de problema podemos hacerlo desde el router, pero si por lo que sea, no podemos acceder a él, existen varias opciones que nos servirán. Podemos usar aplicaciones de móvil como Fing (solo para Android), Net Scan (Android y iOS) o Network Scanner (Android y iOS), estas aplicaciones nos mostrarán todos los equipos conectados a nuestra red Wi-Fi, también nos indican cuando se conectó por última vez cada dispositivo y nos permitirán incluso bloquearlos.

Conexiones por cable

Las conexiones por cable son mucho menos susceptibles a fallos de transmisión de datos, por lo obvio, es un medio físico, por lo tanto, descartamos todo tipo de problemas de cobertura y nos centramos en los pocos fallos que puede tener una conexión de este tipo, algunos se comparten con las conexiones inalámbricas.

Si nuestra conexión es por cable, deberemos comprobar estas cosas en nuestro equipo:

  • Los cables estén en buen estado y lejos de fuentes de interferencias si los cables no están apantallados.
  • Que nuestro equipo esté libre de programas malintencionados como virus o malware.
  • Configuración de velocidad de puerto en router.

Problemas con los cables

Usar cables de mala calidad puede hacer que tu conexión no rinda lo suficiente, puede que tengamos un cable con un par defectuoso, o que no tengan el apantallamiento adecuado (o que directamente no tengan apantallamiento) y estén pasados cerca de un sitio que cree interferencias (muchas veces pasamos los cables por donde mejor nos viene, y si no utilizamos cables bien protegidos puede darnos problemas, es el caso de pasar cables por las mismas canalizaciones que cables eléctricos, o cerca de electrodomésticos), esto derivará en problemas de tráfico como pérdida de paquetes o lentitud en la conexión. Este problema afecta a toda la conexión con lo que descartaremos otros problemas más específicos.

Solucionaremos este problema eliminando los cables que estén en mal estado y asegurándonos de que los sustituimos por unos cables en perfecto estado y apantallados a poder ser. A su vez, revisaremos que ningún cable esté pasando por zonas con interferencias. Si hemos descartado el resto de problemas, podremos ver si la instalación está correcta haciendo un test de velocidad y viendo si nos llega más del 95% de la velocidad de conexión. Debemos poner cuidado con los equipos intermedios, si tenemos 600 Megas de velocidad, pero entre el router y el equipo hay un switch FastEthernet, al equipo destino nos llegarán solo 95 Mbps como máximo.

Problemas de software malintencionado

El problema es muy fácil de detectar, pasaremos nuestro antivirus el cual debe estar correctamente actualizado. Si estamos afectados por algún software de este tipo, el mismo antivirus lo detectará, catalogará y posteriormente eliminará. Para estar cubiertos por esta parte lo mejor es programar el antivirus para que haga escaneos de manera regular. Echando un simple vistazo al administrador de tareas, podemos ver cómo está el acceso al disco duro o a la memoria RAM, si vemos que está disparado y no estamos realizando ninguna tarea que dé ese estado como resultado, es muy probable que tengamos este problema.

Para solucionar este problema hay que dar dos pasos, ya que si tenemos este problema es porque hemos fallado en uno de los dos. O bien, no tenemos antivirus, con lo que debemos instalar uno, hay opciones gratuitas muy recomendables si no deseamos hacer una inversión económica en esto, incluso Windows 10 trae un antivirus de serie con él. Y el otro paso es actualizarlo, si tenemos el antivirus desactualizado y nos infecta una amenaza que no está catalogada, es como si no tuviésemos antivirus, con lo que tenemos que tenerlo actualizado siempre si queremos evitar este problema.

Problemas con la configuración de velocidad de puerto

Esto es muy sencillo y no llevará tiempo localizar este tipo de problema. Nos meteremos en la configuración de nuestro router a través de la puerta de enlace en el navegador (192.168.1.1), dependiendo del router puede estar en un sitio u en otro pero lo normal es que esté en la configuración avanzada, dentro buscaremos la información de los puertos Ethernet y podremos ver la velocidad que se ha seleccionado para cada puerto. Lo normal, y lo que viene por defecto, es que el puerto funcione a 1000 megas, pero en ocasiones lo encontraremos a 100 megas por algún motivo, si está en 100 megas lo cambiaremos a 1000 megas y solucionado.

Problemas fuera de nuestro alcance y para cualquier tipo de conexión

Existen varios problemas que no podremos solucionar, por mucho que queramos, podemos probar alternativas que pueden hacer que funcione mejor la carga de una web, pero es muy posible que aún así no podamos hacer nada.

  • La web a la que intentamos acceder tiene problemas.
  • Problemas generados por el proveedor de Internet.

Problemas con el sitio web

Es posible que el sitio web en cuestión al que intentamos acceder esté pasando por algún problema imprevisto. Esto lo podremos detectar de una manera sencilla, intentaremos acceder a otro sitio web, indiferente del que sea, para ver si experimentamos el mismo problema o no. Para estar más seguros aún, probaremos el acceso al sitio con otro dispositivo a ser posible fuera de la red para localizar el problema al 100%, es decir, si hemos probado con nuestro equipo de sobremesa por cable, probaremos con nuestro móvil a través de datos móviles. Si el resultado es siempre el mismo, sitio web al queremos acceder lento, y el sitio web de prueba rápido, identificaremos que el problema lo tiene el sitio web a todas luces.

¿Qué podemos hacer contra esto? Únicamente podemos ver si ese sitio web en cuestión, tiene alguna versión alojada más cerca de tu localización porque si no es así, no tendremos nada más que otra posibilidad que solo vendrá dada de parte de los dispositivos Android. En un dispositivo Android podemos seleccionar en el navegador web el llamado «modo básico» que hará que la conexión se realice a través de los servidores de Google lo que puede hacer que la conexión se acelere, pero esto no siempre funciona, podremos denominarlo «la última bala».

Problemas generados por el operador

Es posible que experimentemos lentitud al acceder a una web y sea culpa directamente de quien nos provee el servicio, en ese caso, también será fácil localizar el problema. Seguiremos la misma estrategia de antes, aunque cambiando algunos pasos. Desde nuestro equipo por cable, intentaremos acceder a un sitio web a través de nuestro equipo conectado al router, ya sea por cable o Wi-Fi, si experimentamos lentitud, intentaremos acceder a un par más de sitios, si seguimos con el problema cambiaremos de dispositivo dentro de la misma red, y si por último, seguimos igual, lanzaremos un test de velocidad para ver el resultado que nos da, seguramente estaremos en déficit y la manera de corroborarlo es intentar acceder a uno de los tres sitios web que hemos probado fuera de la red local, es decir, a través de datos móviles, si podemos acceder rápidamente sabremos que el problema lo tiene el proveedor.

Aquí os hemos explicado cuáles son los problemas más comunes, para que repaséis vuestra conexión si tenéis lentitud, y para que, en caso de problema, sepáis resolverlo. También hemos añadido algún consejo para mantener las conexiones fuera del alcance del problema de la lentitud, para que podáis liberaos un poco de este trabajo, aunque siempre hay que tener en cuenta que, de vez en cuando, debemos darle un repaso a nuestros equipos y nuestra red para que siempre estén en el mejor estado posible.