Todo sobre la latencia para jugar online: cómo mejorarla y cuál es la latencia ideal

Todo sobre la latencia para jugar online: cómo mejorarla y cuál es la latencia ideal

José Antonio Lorenzo

Cada día millones de usuarios juegan online a juegos de diversas clases. Actualmente el apartado multijugador o multiplayer nos ofrece la posibilidad de luchar contra rivales que pueden estar en cualquier parte del mundo. La velocidad de conexión que tenemos contratada, o si es fibra o ADSL, también influye de forma importante en la experiencia de juego. No obstante, la velocidad de Internet no es el único factor a tener en cuenta, ya que, dependiendo de cómo te conectes, la experiencia puede ser muy diferente. En este tutorial, vamos a hablar sobre la latencia para jugar online, cómo podemos mejorarla, cuál es la ideal y cómo el ping juega un factor importante.

El juego on-line ha cambiado mucho en los últimos años, y ahora mismo está sufriendo una transformación importante. A continuación, vamos a hacer un breve resumen de cómo ha evolucionado el mundo de los videojuegos on-line hasta convertirse en el fenómeno de masas que es ahora.

Breve historia del juego online y su futuro

Cuando se empezó a jugar on-line en España fue en la década de 1990. En aquella época se utilizaban módems de 56 KB e incluso inferiores. La latencia para jugar online era alta y tener un ping sobre 100 no era tarea sencilla. La experiencia de juego no era del todo satisfactoria, y, además, si estabas jugando o viendo páginas webs no podías recibir llamadas de teléfono.

En el año 2001 llego el ADSL, supuso un importante cambio a la hora de jugar. Por fin tener un ping por debajo de 100 milisegundos era una realidad, y, además, se podían recibir llamadas de teléfono a la vez. Con velocidades que comenzaron en 256 Kb se han llegado hasta los 20 Mb en situaciones ideales. Con estas conexiones tener un ping de 60 u 80 milisegundos era una realidad bastante frecuente.

Luego en el año 2012 encontramos el siguiente hito, que fue el comienzo de la comercialización de fibra para el gran público en general. Se empezó con una velocidad de 50 Mb y actualmente ya hay conexiones de hasta 1 Gb. Con este tipo de conexiones, la latencia para jugar online se situó sobre los 50 milisegundos, pero si el servidor está cerca es fácil llegar a 5 milisegundos.

Frontal del router neutro ASUS RT-AX82U

También un fenómeno que va en aumento son los llamados deportes electrónicos también conocidos como ciberdeportes o e-sports. Esto ha llevado a competiciones de videojuegos que se han convertido en eventos multitudinarios. Así, en los últimos años ha habido competiciones importantes de Counter Strike Global Offensive, Overwatch, League of Legends (LOL) y más. De hecho, gracias a esto se han creado equipos profesionales que compiten en este tipo de torneos. Eso ha hecho que el resto de jugadores no profesionales para competir, también les gusta acercarse a ellos en la medida de lo posible.

La latencia para jugar online y el ping

La latencia para jugar online y el ping son dos elementos que tienen una relación estrecha entre ambos. En ese sentido, la latencia de red podemos definirla como los retardos temporales dentro de una red. Ese retardo se produce por la demora en la propagación y transmisión de los paquetes dentro de una red. En cuanto a los factores que intervienen para que haya una mayor o menor latencia, también hay que señalar que influyen tanto el tamaño de los paquetes enviados, cómo los búferes de los equipos.

Respecto a la forma para medir la latencia utilizamos el ping que se mide en milisegundos cuyas siglas son ms. Cuando hacemos Ping enviamos un mensaje ICMP Echo Request al host de destino, y cuando el servidor de destino lo recibe, le responde. Esa respuesta se hace con un mensaje ICMP Echo Reply. Aquí tenemos un ejemplo de PING a un DNS de Google:

En ese sentido, cuanto menor sea el ping será mucho mejor para nosotros. Por ejemplo, si fuera el servidor de un juego, nuestros movimientos y acciones serán más rápidos que los de nuestros adversarios. Así, por ejemplo, si en un shooter o juego de disparos dos usuarios disparasen a la vez, llegarían primero las balas del que tenga el menor ping.

¿Qué es el lag y el jitter al jugar online?

Una buena latencia para jugar online es imprescindible, y para eso vamos a necesitar que, de forma constante, tengamos un ping lo más bajo posible. Cuando no sucede esto, nos encontramos con estos dos típicos problemas de los que vamos a hablar a continuación. Uno sería el LAG, que se produce cuando tenemos un retardo importante debido a una alta latencia de red. Entonces, en ese momento, la aplicación o juego se ralentiza de tal manera que dificulta su utilización.

Por otra parte, también otro problema relacionado con la latencia para jugar online es el jitter. Esto lo podríamos definir como una fluctuación temporal de la latencia. Por ese motivo, en algunos momentos podemos tener pérdidas de paquetes o los temidos «lagazos». Jugando online se puede traducir en tirones o teletransportes en el juego mientras jugamos on-line.

Tipos de conexión a Internet y distancia con los servidores de juego

Ahora mismo, para jugar on-line estamos utilizando dos tipos de conexiones. La primera es la de fibra óptica con la que podemos conseguir la mejor latencia para jugar online. Gracias a ella obtenemos una mayor velocidad pudiendo llegar incluso a 1 Gb simétrico. La velocidad también se va traducir en una mejora del ping. La otra sería el ADSL, con ella se obtendrían velocidades mucho menores y un ping mayor. Alcanzar más de 15 Mb no suele ser habitual, a lo que tienes que añadir que no es una conexión simétrica.

Otro factor que hay que tener en cuenta, además de la conexión, es la distancia con el servidor de juegos. Por eso, en un servidor ubicado en nuestro país obtendremos un mejor ping. Eso es porque los saltos de red que vamos a tener que dar hasta llegar a él son mucho menores. Una cosa que se suele observar en los juegos on-line es que están organizados en regiones como Asia, Europa, América etc. Por ejemplo, si desde Europa intentásemos jugar con fibra en un servidor americano sería normal tener un ping de 150 lo cual dificultaría mucho el juego.

Modo de conexión al router: cable, WiFi o PLC

En función de la forma que utilicemos para conectarnos a Internet, nuestra experiencia de juego puede ser diferente. Actualmente podríamos jugar conectados mediante una de estas tres formas:

  1. Cable de red Ethernet
  2. WiFi en la banda de 2.4GHz
  3. WiFi en la banda de 5GHz
  4. PLC

Sin duda, alguna el cable de red Ethernet sería nuestra mejor opción para obtener la mejor latencia posible. A día de hoy, con una tarjeta de red Gigabit Ethernet y un cable de categoría 6 tendríamos suficiente para una conexión de 1 Gb.

Cable de red Ethernet plano del router D-Link DIR-X1860

Por otro lado, tenemos el WiFi, que nos va a ofrecer generalmente una latencia para jugar online mayor, y, por lo tanto, tendremos un mayor ping que por cable de red. A esto hay que sumarle las interferencias con las redes Wi-Fi de tus vecinos y que tendremos más posibilidades de sufrir jitter debido a la pérdida de paquetes. Además, hay que añadir que, en función de la distancia que nos encontremos del router, nuestra velocidad de conexión será peor o mayor. Una recomendación para obtener el mejor ping es estar lo más cerca posible de ese router o punto de acceso. Si no te queda más remedio que jugar online a través de WiFi, nuestra recomendación es que lo hagas en la banda de 5GHz porque está más libre de interferencias, y tendrás menor latencia y «lagazos». Por contra, la banda de 2.4GHz tiene muchas más interferencias y podríamos tener pérdida de paquetes.

En cuanto a la otra forma de conexión que podemos utilizar, sería el PLC. Gracias a ella nuestros datos viajarían por nuestro cableado eléctrico, en algunas ocasiones podría funcionar mejor que el WiFi, pero esto depende del estado del cableado eléctrico, si tenemos electrodomésticos que consumen mucha energía, o si tenemos un SAI metiendo ruido a la red local. Teniendo en cuenta todos estos factores, sería ideal que puedas probar cómo te funcionarán los PLC en tu red eléctrica, porque si te funciona mal, deberás usar WiFi o cable para poder jugar sin muchos problemas.

Características que debe tener un router para jugar online

El modo de conexión al router no solamente es muy importante, sino también el firmware del router y la potencia del mismo. Actualmente cualquier router neutro que compremos dispone de la característica de QoS, la cual nos permitirá priorizar los paquetes de los juegos online por encima de otros paquetes, por tanto, notaremos una mejoría en los juegos al tener una menor latencia, y, sobre todo, menos jitter. Otra característica muy importante es el sistema anti-bufferbloat que incorporan los routers, sobre todo los que están orientados al gaming. El Bufferbloat es uno de los problemas más graves que podemos encontrarnos, y es que algunos fabricantes incorporan un búfer donde se almacenan los paquetes y no salen a Internet, por tanto, la experiencia a la hora de jugar online es nefasta. Los principales routers gaming disponen de un sistema que permite reenviar los paquetes a medida que los van enviando, por tanto, el retardo es mínimo.

Por último, también es muy importante abrir puertos o la DMZ hacia el equipo de juegos, para no tener ningún problema con la NAT que habitualmente tenemos en nuestros routers.

Qué ping necesitamos para jugar online

Para disfrutar de una buena experiencia de juego, como ya hemos mencionado anteriormente, necesitamos una conexión veloz, tanto en nuestra conexión a Internet como también en la forma de conexión al router (es ideal utilizar cable de red Ethernet para conectarnos al router), y finalmente, que el servidor de juegos esté lo más cerca posible y que nuestro operador pueda enrutar todos los paquetes rápido hasta el servidor.

En ese sentido, lo recomendable es tener un ping inferior a 50 milisegundos. Tener un ping de entre 20 y 50 ya es buen punto de partida para jugar con garantías.  No obstante, si podemos bajar de los 20 ms sería la situación ideal.

Por otro lado, a partir de 70 u 80 de ping ya nos encontramos en el borde de lo admisible. Esto es común verlo en bastantes líneas ADSL. En cuanto se superan los 100 ms ya se empiezan a notar bastantes problemas y cuando se llega a 150ms de latencia, se hace muy difícil de jugar.

¡Sé el primero en comentar!