Solo tengo Internet en un navegador: cómo solucionar este problema

Solo tengo Internet en un navegador: cómo solucionar este problema

Javier Jiménez

El navegador es una pieza fundamental para navegar por Internet. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades para dispositivos móviles y ordenadores. Algunos incluso pueden ser más rápidos, más seguros o traer mejores funciones. El problema es que en ocasiones no funcionan correctamente. Podemos toparnos incluso con el error de que solo funciona un navegador y el resto no.

Solo funciona un navegador de Internet

Este es un problema que reportan muchos usuarios. Lo normal es que ocurra únicamente en un navegador en concreto, que no funcione por algún motivo. Sin embargo a veces esto se puede extender mucho más hasta el punto de que únicamente nos funciona uno y el resto nada.

Tenemos muchos navegadores como son Mozilla Firefox, Google Chrome, Edge, Opera… Muchos usuarios utilizan varios para su día a día, ya que algunos cuentan con determinadas extensiones que en otros casos no están tan optimizadas o no existen directamente.

A veces al intentar navegar nos encontramos con que no cargan las páginas web, funciona muy lento o directamente no se inicia como debería. Al probar con otro navegador vemos que sí funciona correctamente y todo marcha con normalidad. ¿Por qué ocurre esto?

Este problema puede estar relacionado con fallos a nivel de software, pero también de nuestra conexión. Normalmente lo podemos solucionar de una manera sencilla y rápida. Vamos a ver cuáles son las causas más comunes y qué hacer para que los navegadores funcionen bien.

Por qué solo funciona un navegador

Pongamos que tenemos instalado Google Chrome, Mozilla Firefox y Opera. Empezamos a tener problemas en los dos primeros y vemos que solo funciona el Internet en Opera. Podría ser debido a diversas causas, como vamos a ver.

El sistema necesita reiniciarse

Tal vez haya algún problema a nivel de sistema operativo. Esto es muy común después de una actualización, en la que se requiere un reinicio para que todo funcione correctamente. Podría lastrar el buen funcionamiento de determinados programas hasta ese momento.

Por tanto, uno de los primeros pasos que debemos dar es el de reiniciar el equipo. Es lo más sencillo y rápido. Simplemente apagamos y volvemos a encender y así comprobaremos si puede haber algún cambio y todos los navegadores comienzan a funcionar con normalidad.

Conflicto con la VPN o proxy

Tener instalada alguna VPN es muy común hoy en día. Permiten cifrar nuestra conexión, acceder a contenido que pueda estar restringido geográficamente e incluso poder mejorar así la seguridad cuando nos conectamos a la red. Algo similar ocurre con un servidor proxy, que actúa como intermediario entre el cliente (nuestro equipo) y el servidor de destino.

La cuestión es que estas herramientas podrían también interferir en el buen funcionamiento de determinados programas. Podrían bloquear el navegador y que no funcione, de ahí que algunos no podamos utilizarlos. Por tanto, si estamos usando este tipo de herramienta podríamos probar a pausarla momentáneamente y ver si se soluciona el error.

Malware en el sistema

Sin duda una de las causas más habituales detrás de problemas con el funcionamiento del navegador es el malware. Puede ser algún virus que afecte al sistema operativo, pero también algún tipo de software malicioso que afecte concretamente al navegador.

Esto puede ocurrir después de haber descargado algún archivo malicioso o instalado alguna aplicación que resulte ser un malware. Podría estar bloqueando el acceso a Internet de determinadas aplicaciones, entre las que podemos nombrar los navegadores.

Los DNS están provocando problemas

Como sabemos, podemos utilizar diferentes servidores DNS. Podemos usar los que vienen con el propio operador de Internet, pero también otros muchos públicos como los de Google o CloudFlare. Algunos incluso podrían mejorar la privacidad y seguridad al navegar.

Sin embargo podríamos estar usando unos DNS que tengan problemas. Podrían no permitir que usemos los navegadores con normalidad. Podemos cambiarlo fácilmente en Windows. Para ello tenemos que ir a Inicio, abrimos Configuración, Red e Internet, Cambiar opciones del adaptador, seleccionamos el que nos interesa y posteriormente hacemos clic derecho y le damos a Propiedades. Allí marcamos Protocolo de Internet versión 4, Propiedades y allí aparecerá la opción de cambiar los DNS que estamos usando.

Cambiar los DNS en Windows

El firewall bloquea la conexión

Otra herramienta que podría estar bloqueando los navegadores es el firewall. Como sabemos, este tipo de programas nos permite bloquear determinadas conexiones y evitar así el acceso indeseado de intrusos. Los hay de muchos tipos y para todos los sistemas operativos.

Pero también podría estar bloqueando aplicaciones legítimas. Una de ellas es el navegador. Podría estar impidiendo que se conecte con normalidad a Internet. Por tanto, podemos probar a deshabilitar momentáneamente el cortafuegos y ver si se soluciona el problema o configurarlo para que no bloquee este tipo de programas.

Alguna extensión causa problemas

Otro problema más, aunque en este caso podría afectar más bien a un navegador en concreto, es el hecho de tener alguna extensión que esté causando algún problema. Como sabemos, los complementos para los navegadores están muy extendidos. Tenemos un amplio abanico de posibilidades.

En ocasiones estas extensiones pueden ser un problema que ralentiza el navegador o incluso puede provocar que no funcione correctamente y pierda la conectividad. De ahí que siempre debamos controlar muy bien cuáles vamos a instalar.

En definitiva, estas son algunas opciones que podemos tener en cuenta si solo nos funciona un navegador. Podemos resolver problemas que estén afectando a la conexión y dañando el buen funcionamiento a la hora de acceder a la red.