Por qué es importante bajar la calidad del streaming para evitar congestión

Por qué es importante bajar la calidad del streaming para evitar congestión

Lorena Fernández

El aumento de significativo del tráfico en Internet por el confinamiento de la población debido al Coronavirus, está siendo una gran prueba de estrés para las redes de los diferentes países. Las compañías líderes en streaming, videollamadas y otros servicios de teletrabajo que necesiten un buen ancho de banda, hace que sea un gran desafío para seguir teniendo un servicio de calidad para todos nosotros. Al fin y al cabo, no nos gustaría quedar sin posibilidad de mirar nuestras películas y series de Netflix en algún momento. ¿No es así?

A pesar de que queremos sacar el mayor provecho posible de nuestro servicio de Internet mientras estamos en casa, no hay duda de que debemos cambiar nuestros hábitos de uso. En especial, si es que no eres el único que se encuentra en una casa o apartamento. Tú quieres estudiar, otra persona tiene que trabajar y otra, tal vez, desea ver unos episodios de alguna serie en Netflix. En estos tiempos, es posible poder usar los servicios de Internet de la forma en que queramos, pero debemos saber en qué momento podemos hacer determinadas actividades en línea.

Cómo Netflix permite que tengas acceso a películas y series con la mejor calidad posible

Para que puedas mirar el contenido de Netflix desde cualquier dispositivo, es necesario que pase por un proceso de conversión a un formato compatible, esto se denomina codificación. Dicho proceso es fundamental como para que gran parte de los dispositivos disponibles hoy en día puedan ser compatibles con la plataforma. Netflix es compatible con más de 2.000 dispositivos y prácticamente todos estos cuentan con un formato en particular. Por lo que, si estás viendo algún contenido desde la plataforma, lo estás haciendo en la mejor calidad posible considerando las prestaciones de tu dispositivo. Recordemos que podemos descargar la aplicación en una variedad de dispositivos compatibles con Android, iOS y televisores inteligentes.

Por otro lado, el gigante de los servicios de streaming tiene que crear archivos optimizados con las películas y series, para distintas velocidades de red disponibles. Por lo que este es otro parámetro a considerar a la hora de utilizar la plataforma. Si tienes acceso a Internet de muy alta velocidad, la calidad será mucho mejor, porque Netflix podrá asignarte un bitrate más alto y poder visualizar el contenido en 4K (si está disponible), pero si tienes una velocidad de Internet reducida, tan solo podrás ver el contenido en Full HD, HD e incluso en SD. Un factor más a tener en cuenta, es que la calidad también varía de acuerdo al plan que estás pagando: los planes con coste más alto aseguran resoluciones mucho mayores (4K) que los más económicos.

Al momento de iniciar la parte más importante de este ciclo -el de streaming-, Netflix se vale de su propio Sistema de Entrega de Contenido (CDN) para asegurar la transmisión de contenido multimedia de manera rápida y fluida. Dicho CDN se denomina OC (Open Connect).

Cuando el usuario ingresa a la aplicación de streaming desde su dispositivo, toda actividad que este realice dentro de la misma se convierte en solicitudes administradas por servicios de Amazon Web Services. La compañía de Jeff Bezos es uno de los grandes aliados de Netflix, las solicitudes a las cuales nos referimos pueden ser inicios de sesión, las páginas de inicio, historiales de usuarios, facturación, soporte al cliente y muchas cosas más. Entonces, siempre que quieras reproducir contenido en Netflix, la aplicación comienza a trabajar con procesos que determinan el mejor CDN (OC Open Interconnect), el mejor formato y bitrate. Después de esto, el video comienza a reproducirse desde un OCA (Open Connect Appliance), el cual forma parte del CDN que mencionamos.

Gestionando eficazmente el alto tráfico

Quien lo diría, nuestros hábitos de uso de Internet han cambiado significativamente por causa del Coronavirus. Hay personas que piensan que Internet, en general, es un sistema conformado por una sola máquina y que esta, gestiona todo el tráfico. Sin embargo, Internet en un conjunto enorme de centros de datos y redes de entrega de contenido que logran comunicarse entre sí mediante los routers que tienen los diferentes AS (Sistemas Autónomos). Dicha comunicación es posible mediante un gran abanico de compañías que tienen estas capacidades.

Debemos tener presente que, a pesar de que varios servicios en línea corren en máquinas o servidores virtuales, Internet es básicamente una enorme red física. Y para que dicha red física funcione de manera adecuada, se debe determinar mediante diversos estudios técnicos en qué zonas se originará mayor nivel de tráfico, además de determinar por dónde viajarán los datos. Toda esa información ayuda a entender mejor dónde establecer mayores capacidades de red a través del tiempo.

Sin embargo, y por fortuna, muchas de estas compañías populares cuentan con la infraestructura necesaria para soportar cierto aumento de demanda de sus servicios. Estas pasan un gran parte del tiempo realizando tareas de monitorización minuciosa del grandioso aumento de los patrones de tráfico de internet, es decir, cuánto ancho de banda demandan los usuarios en los distintos horarios. Se ha dado esto principalmente por que el teletrabajo se está llevando a cabo en millones de hogares en todo mundo, y esa transición de la oficina a la casa ha durado menos tiempo de lo pensado. Más que nunca, los hogares son responsables de gran parte del alto tráfico en estas semanas.

Reducir la calidad para evitar congestiones

De todas formas, proveedores de servicios de entretenimiento como Netflix han tomado medidas sobre todo en Europa. Estas consisten en la reproducción de contenido en calidad estándar. ¿Por qué harían eso? Más allá del mero hecho de evitar cuellos de botella en el tráfico que corre a través de la plataforma, existen otras razones. Los responsables de la plataforma de streaming, por ejemplo, saben que hay necesidades mucho más importantes que cubrir, sobre todo si hablamos de la salud y la educación virtual. Servicios mucho más esenciales que el acceso al entretenimiento deben ser prioridad en cuanto a la posibilidad de acceso.

¿Imaginas cuánto ancho de banda requiere la transmisión de contenido audiovisual de altísima calidad? Además del hecho de que, como mencionamos, Netflix soporta más de 2.000 dispositivos de todo tipo. El esquema de funcionamiento que comentamos más arriba son procesos que se repiten miles de millones de veces alrededor del mundo. Y ahora que más personas cuentan con esta plataforma de streaming como una manera de entretenerse, ese cuello de botella en la red tiene cada vez más riesgos de generarse.

Un detalle importante es que en España, Netflix no ha reducido la resolución a calidad estándar (SD), sino que se sigue pudiendo ver en resolución 4K y Full HD sin ningún problema. Hay países de Europa que han pedido a Netflix y otras plataformas de streaming, que bajen su calidad porque sus redes están saturadas, sin embargo, en España aún estamos lejos de tener una saturación como ocurre en estos otros países.

Y tú, ¿qué piensas de esta situación? ¿Todo volverá a la «normalidad»? ¿O estamos prácticamente pisando a los nuevos tiempos, nuevos hábitos, nuevas formas de hacer las cosas?