Cómo usar los DNS de Google en Windows

Cómo usar los DNS de Google en Windows

Javier Jiménez

Hay muchos factores que influyen en el buen funcionamiento de nuestra conexión de Internet. Hay que tener en cuenta la importancia de contar con un buen equipo, router, cableado… Pero también va a influir la configuración que tengamos y todo lo relacionado a nivel de software. Uno de los puntos fundamentales son los servidores DNS. En este artículo vamos a hablar de cómo utilizar los de Google y por qué puede ser interesante cambiar los que tenemos en nuestro sistema.

Qué son los DNS

Los DNS son el sistema de nombres de dominio. Básicamente lo que hace es asociar la información que introducimos con nombres de dominio que están asignados. Una especie de traductor de direcciones IP en nombres de páginas web que podamos recordar e introducir en nuestro navegador.

Son muy importantes ya que permiten que no tengamos que recordar números para cada página que visitemos. No tendríamos que poner la dirección IP correspondiente a cada uno de ellos para entrar en un sitio. Simplemente ponemos el nombre correspondiente, como por ejemplo RedesZone, y accedemos a la página.

Los servidores DNS se encargan de convertir ese nombre, como sería RedesZone, en la dirección IP correspondiente para poder entrar en el sitio web. Ahora bien, para que este proceso se produzca adecuadamente tenemos que contar con servidores actualizados, capacitados adecuadamente y que sean veloces. De lo contrario podríamos tener problemas.

Por tanto, podemos decir que los servidores DNS forman parte de nuestro día a día en Internet y son fundamentales para navegar. Sin embargo vamos a tener diferentes opciones y podemos cambiarlos fácilmente en Windows y otros sistemas operativos.

Por qué es interesante cambiar los DNS

¿Puede ser interesante cambiar los DNS que tenemos en Windows? La respuesta es que en muchas ocasiones puede venir muy bien para mejorar la conexión. No solo hablamos de lograr que nuestro Internet funcione mejor, sino también otros valores tan importantes como la seguridad o evitar bloqueos.

Velocidad

Uno de los motivos para cambiar a los servidores DNS de Google en Windows es para mejorar la velocidad. Como hemos mencionado anteriormente, sirven para traducir los nombres de dominios que ponemos en el navegador y llevarnos a la web correspondiente.

En muchos casos los usuarios utilizan los DNS de la operadora, los cuales pueden ser lentos o funcionar mal en determinados momentos. Esto va a hacer que al entrar en una web tarde en cargar y tengamos problemas para visualizarla correctamente. Podemos mejorar por tanto la velocidad de carga.

Seguridad

Otra cuestión que puede mejorar el cambio de servidores DNS es la seguridad. Hay algunos que están centrados precisamente en mejorar la seguridad y privacidad de los usuarios al navegar por Internet. Por ejemplo pueden bloquear el acceso a determinados dominios que son considerados como inseguros.

Ahora bien, este punto hay que tomarlo con cautela ya que podría darse el caso de que los DNS bloqueen sitios que son seguros pero que consideren como un peligro. Por tanto, hay que elegir muy bien en este caso qué servidores utilizar.

Evitar saturaciones

También podríamos encontrarnos con el problema de que los servidores DNS que estamos utilizando se encuentren saturados. De esta forma, al cambiar a los DNS de Google, podemos evitar este inconveniente y mejorar la fluidez al abrir páginas web y corregir posibles problemas que puedan surgir.

Tener un servidor DNS más actualizado

Los servidores DNS también podrían quedar desactualizados. Esto podría hacer que al intentar abrir una página web no cargue. No reconoce cuál es la dirección IP correspondiente y por tanto no puede traducir adecuadamente el contenido.

Si cambiamos los servidores podemos utilizar unos más actualizados, con mayor capacidad también para poder abrir sitios web sin problemas. De esta forma corregiremos esos problemas que pueda haber para entrar en páginas más recientes, por ejemplo.

Evitar restricciones

Una cuestión más que puede ocurrir es que los servidores DNS estén bloqueando el acceso a determinadas páginas web. Esto puede ocurrir especialmente cuando utilizamos los de los operadores. Lo podemos evitar fácilmente si cambiamos por otros, como los DNS de Google.

Cómo usar los DNS de Google en Windows

Hemos visto qué son los DNS y por qué puede ser interesante cambiarlos. Ahora vamos a explicar cómo poner los DNS de Google en Windows. Es un proceso sencillo y simplemente tenemos que realizar una serie de pasos sencillos que vamos a mencionar. De esta forma podemos aprovechar las ventajas de cambiar los que estamos usando en este momento y evitar así posibles problemas que puedan surgir.

Para configurar los DNS de Google en Windows lo primero que tenemos que hacer es ir a Inicio, entramos en Configuración, pinchamos en Red e Internet y allí vamos a Cambiar opciones de adaptador, que aparece a la derecha.

Cambiar las opciones del adaptador en Windows

Cuando hayamos llegado a ese paso se abrirá una nueva ventana donde aparecen todos los adaptadores de red físicos y virtuales. Simplemente tenemos que elegir cuál estamos utilizando y queremos cambar los servidores DNS que utiliza por los de Google. Hacemos clic en él con el segundo botón del ratón y le damos a Propiedades.

Hecho esto tenemos que pinchar en Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4) y le damos nuevamente a Propiedades. Ahí nos abrirá una nueva ventana con la información de la dirección IP y DNS que estamos utilizando. Puede que haya algo, que significa que lo tenemos configurado de forma manual, o puede que esté en blanco y eso quiere decir que está puesto automático.

Cambiar los servidores DNS de Google en Windows

Tenemos que marcar la opción de Usar las siguientes direcciones de servidor DNS. Hay que rellenar los huecos con lo siguiente:

  • Servidor DNS preferido: 8.8.8.8
  • Servidor DNS alternativo: 8.8.4.4

Cuando hayamos rellenado los datos correspondientes solo tenemos que darle a Aceptar. A partir de ese momento nuestro sistema Windows estará utilizando los servidores DNS de Google. Ese mismo proceso lo deberíamos hacer en cualquier otra tarjeta de red que estemos utilizando en ese equipo.

En definitiva, siguiendo estos pasos que hemos mencionado podemos utilizar los DNS de Google en nuestro sistema Windows. Es un proceso rápido y sencillo, como hemos visto. En cualquier momento podríamos volver a los DNS que estábamos utilizando previamente o configurarlo de forma automática, si así lo quisiéramos.