Adaptador Wi-Fi USB o PCIe: ¿Cúal debo elegir?

Adaptador Wi-Fi USB o PCIe: ¿Cúal debo elegir?

Lorena Fernández

Casi cualquier periférico que logre conectarse por USB resulta mucho más práctico de instalar y configurar que los periféricos que deben conectarse vía PCIe en la placa base del ordenador. En los adaptadores Wi-Fi ocurre exactamente lo mismo, tenemos adaptadores Wi-Fi que se conectan al USB, pero también los que se conectan vía PCI-E en la placa del ordenador. ¿Hay diferencias de rendimiento entre ellos? ¿Cuál me conviene comprar para conseguir conectarme vía Wi-Fi a la máxima velocidad? Hoy en RedesZone os damos todas las claves.

Adaptadores Wi-Fi con interfaz USB

Así como hemos comentado, este tipo de adaptador de red inalámbrica se caracteriza por ser portable y muy fácil de instalar. En absoluto, no discrimina respecto a qué clase de ordenadores puede conectarse. Ya sea un ordenador de sobremesa o uno portátil, este adaptador queda funcionando en unos pocos minutos, sobre todo si tienes Windows 10 ya que la mayoría de chipsets que incorporan son reconocidos por el sistema operativo automáticamente. En caso de que no se instale automáticamente, debes seguir unas pocas instrucciones y descargar algunos controladores para que este funcione correctamente. De todas formas, prácticamente todos los adaptadores que podemos encontrar en el mercado cuentan con instrucciones claras e incluso un asistente de configuración que te indica paso a paso lo que debes hacer.

Aquellas personas que no tienen muchos conocimientos técnicos, esta es una gran alternativa para tener conectividad Wi-Fi sin complicaciones. Incluso los usuarios que tienen más conocimientos, optan por el adaptador USB porque es mucho más práctico y está a la orden del día ante cualquier urgencia de conectividad.

Base de antenas de la tarjeta Vista en detalle de las antenas desplegables tarjeta Wi-Fi USB ASUS USB-AC68

Desafortunadamente, uno de los puntos negativos de este tipo de dispositivos son que la recepción de señal y las velocidades son menores en comparación a los adaptadores PCI-e. Algunos adaptadores USB no cuentan con antena externa, aunque hay otros que sí la tienen, y estas son de gran ayuda para que podamos sacar mayor provecho de nuestra conectividad por Wi-Fi.

Otra situación que puede comprometer la efectividad de estos adaptadores es el camino entre el propio adaptador y el router Wi-Fi. Debe contar con la menor cantidad de interferencias posible para que la recepción de la señal sea óptima. Esto también se aplica para los adaptadores PCI-e pero en menor medida.

¿Tu adaptador Wi-Fi USB cuenta con el último estándar propio de USB? Si el mismo cuenta con versiones anteriores a la 3.0, el ancho de banda se podría ver comprometido, ya que hoy en día con el Wi-Fi 5 la interfaz USB 2.0 se queda muy corto, por lo que es necesario que verifiques que el adaptador Wi-Fi utiliza el estándar USB 3.0.

Adaptadores Wi-Fi con interfaz PCIe

Hoy en día, existen múltiples recursos en línea y varios de ellos sin coste alguno que te enseñan cómo montar tu ordenador de escritorio desde cero. Además, también podemos aprender a repararlos y así poder ahorrar algo de dinero que podrás invertirlo en otras cosas. Sin embargo, hay personas que no tienen los mismos intereses que tú como para poder tomarse el tiempo de hacerlo.

Hacemos mención a esto porque los adaptadores de red Wi-Fi PCI-e (PCI Express) nos proporcionarán una mejor conectividad inalámbrica, tanto en estabilidad, recepción de señal Wi-Fi como también velocidad real que podremos conseguir. Gracias a los adaptadores Wi-Fi por PCIe, podremos exprimir al máximo la red inalámbrica. Sin embargo, el acto de colocarla y ponerla en funcionamiento requiere tiempo y ciertos conocimientos.

La razón por la cual estos adaptadores tienden a ser los preferidos en cuanto a su rendimiento es por la cantidad de antenas externas que tienen. La mayoría de los que podemos encontrar cuentan con dos e incluso tres o cuatro antenas. Las cuales permiten que la recepción de la señal Wi-Fi sea mucho mejor para que podamos contar con conectividad a alta velocidad.

Tarjeta Wi-Fi ASUS PCE-AC88 con su base de antenas

Además, algunos modelos tienen una base de antenas para que las podamos situar encima de la mesa, y no detrás de la torre del ordenador. Por tanto, esta opción es la mejor en cuanto a rendimiento, pero es la peor en cuanto a instalación y configuración ya que necesitaremos de ciertos conocimientos para realizarlo.

Condiciones / TipoAdaptador Wi-Fi PCIeAdaptador Wi-Fi USB
Rendimiento máximoMejorPeor
PrecioMás caroMás barato
Me conecto cerca del routerMejorMejor
Me conecto lejos del routerMejorPeor
No sé desmontar mi PCPeorMejor
Quiero usarla en mi portátilPeorMejor

Wi-Fi 6, MU-MIMO y WPA3: En lo que debes fijarte para elegir la mejor

Para elegir la mejor tarjeta Wi-Fi, independientemente de su interfaz USB 3.0 o PCI-e, debemos fijarnos en ciertos aspectos que hoy en día son muy importantes:

  • Wi-Fi 6: el último estándar inalámbrico nos permitirá disfrutar de las mejoras en velocidad y eficiencia en la señal, gracias a este nuevo estándar podremos transferir datos a velocidades reales de más de 800Mbps aproximadamente. Un aspecto importante es que tenga compatibilidad con 160MHz de ancho de canal en 5GHz, para conseguir el doble de velocidad que las tarjetas compatibles con 80MHz.
  • MU-MIMO (si es posible): esta tecnología nos permite transferir desde el AP a múltiples clientes a la vez, mejorando la velocidad global que es capaz de proporcionar la red Wi-Fi. Es obligatorio que, para poder usar MU-MIMO, tanto el AP o router Wi-Fi y las tarjetas Wi-Fi sean compatibles, de lo contrario, no notaremos ninguna mejoría.
  • MIMO: las siglas de MIMO corresponden a Multiple Input, Multiple Output. Es una tecnología que nos proporciona una calidad de señal mucho más robusta y con menos posibilidad de que se disperse. Esto funciona gracias a que se aprovecha de las diferencias de recepción de señal por parte de las antenas (en este caso, los adaptadores de red Wi-Fi) que se encuentran ubicadas una al lado de otra, o incluso más alejadas unas de otra. MIMO es uno de los principales responsables de que las tasas de transferencias de datos sean más altas, resultando en una experiencia de conectividad inalámbrica bastante mejor. Como sabemos, las redes inalámbricas no dependen de cables sino de dispositivos que tengan la capacidad de recibir la señal de manera eficaz, afectando lo menos posible la calidad de la misma. La utilización de distintos canales a la hora de transmitir datos y/o la multiplexación espacial logran que sea posible una conexión de calidad. Como comentamos, esto es posible, aunque las antenas se encuentren distantes unas de otras.  MIMO se lleva a la práctica cuando existen múltiples transmisores (emisores de señal Wi-Fi) y múltiples receptores (antenas Wi-Fi), para aumentar las velocidades de transmisión. He ahí el detalle que comentamos que resulta más conveniente contar con mayor cantidad de antenas Wi-Fi en nuestros adaptadores. La razón por la cual existe la diversidad de antenas es que no siempre existe una línea de vista al 100% entre el transmisor y el receptor. Es decir, siempre tenemos interferencias que hace que la señal no llegue adecuadamente al receptor. Si mi adaptador de red Wi-Fi tiene múltiples receptores, estos ayudan a que tomen la mejor decisión respecto a qué señales de datos procesar para que llegue a nuestro ordenador y cuáles descartar. Cuanto más existiesen, además de más transmisores, las velocidades aumentarán.
  • Beamforming: esta tecnología permite «focalizar» la señal inalámbrica en un cierto lugar, con el objetivo de conseguir la mejor recepción de señal. Tanto los routers y APs como las tarjetas Wi-Fi, disponen de esta tecnología a partir de Wi-Fi 5 para tener una mejor cobertura Wi-Fi, y, por tanto, una mayor velocidad.

Actualmente existen una gran cantidad de opciones tanto de adaptadores Wi-Fi USB como PCI-e, en RedesZone tenemos un ranking de los mejores adaptadores Wi-Fi donde podréis ver todos nuestros análisis realizados hasta el momento ordenados por valoración, con el objetivo de que tomes la mejor decisión.