Causas de que la cobertura del Wi-Fi no llegue bien

Causas de que la cobertura del Wi-Fi no llegue bien

Javier Jiménez

Las redes inalámbricas son muy importantes hoy en día. Si echamos la vista atrás, hace solo unos años nos conectábamos a través de cable mediante un ordenador. Hoy en día esto ha cambiado. Cada vez hay más dispositivos móviles que funcionan por Wi-Fi. También los routers cuentan con mejoras importantes que facilitan las conexiones. Ahora bien, lo cierto es que no siempre tenemos una cobertura adecuada. En ocasiones podemos sufrir problemas que no nos permitan conectarnos con normalidad con nuestros dispositivos. Vamos a explicar cuáles son las causas principales de una mala cobertura del Wi-Fi.

Las conexiones Wi-Fi, cada vez más importantes

La manera en la que nos conectamos a Internet ha cambiado, como hemos mencionado. Cada vez tenemos más aparatos que funcionan a través de redes Wi-Fi. Tienen una mayor importancia en nuestro día a día. Por suerte la tecnología ha avanzado y la velocidad, calidad y estabilidad de las conexiones ha mejorado notablemente.

El auge de los dispositivos móviles, lo que conocemos también como el Internet de las Cosas, ha hecho que las redes inalámbricas estén más presentes que nunca. Podemos conectarnos desde sitios muy diversos.

El problema es que en muchas ocasiones la cobertura no es la mejor. Esto puede suponer un problema de velocidad, pero también de estabilidad y calidad de la conexión. Podríamos tener problemas para conectarnos. Las causas pueden ser muy variadas, pero vamos a tratar de explicar cuáles son las principales para poder poner remedio.

Problemas de calidad del Wi-Fi

Principales causas de una mala cobertura Wi-Fi

Vamos a explicar cuáles son las causas más comunes de que nuestro Wi-Fi no funcione bien. A veces al conectarnos vemos que la cobertura no es la mejor y eso se traduce en una mala velocidad de Internet.

Mala posición del router

La principal causa suele ser una mala posición del router. A veces lo situamos en lugares que no deberíamos, como puede ser una zona baja de un mueble, al lado de otros electrodomésticos, etc.

Es importante que el router esté en una zona central del hogar. En su defecto debe estar cerca de la zona donde realmente vamos a conectarnos. De esta forma la cobertura se expande mejor y tendremos menos problemas.

Tarjeta de red en mal estado

En este caso estamos ante un problema por parte del dispositivo desde el que nos conectamos. El hecho de tener mala cobertura, de que la señal sea débil, puede deberse a que nuestro móvil, portátil o cualquier otro aparato tenga una tarjeta de red en mal estado.

Con mal estado nos referimos a que no sea la adecuada y que no tenga la potencia que nos gustaría. También puede ocurrir que tenga algún fallo de hardware o que el firmware no esté correctamente actualizado.

Dispositivos desactualizados

Es otra de las causas que normalmente generan problemas. En este caso los dispositivos desactualizados pueden ser tanto el router como los equipos desde donde nos conectamos. Es vital que siempre contemos con las últimas versiones. Debemos tener instalados los últimos drivers. Esto es importante tanto por seguridad como por rendimiento.

Canal saturado

Como sabemos el router puede conectarse a diferentes canales. Es posible que algunos estén más saturados que otros si vivimos en una zona donde hay muchas redes disponibles. Esto puede ser determinante para que la cobertura sea mejor y, en definitiva, que nuestra conexión funcione bien.

En caso de que tengamos problemas con la calidad de la señal debemos asegurarnos de que estamos conectados a un canal adecuado.

Usamos un repetidor inadecuado

Los repetidores o amplificadores son muy útiles para llevar la señal a otros lugares. Ahora bien, puede que el aparato que estemos utilizando no sea el mejor. Quizás la calidad no sea la adecuada, tal vez la configuración sea errónea o simplemente que no nos aprovechemos bien los recursos disponibles.

Red saturada o intrusos

Por último, otro problema que podría derivar en una mala cobertura y velocidad de la red inalámbrica es tener la red saturada. Generalmente esto puede ocurrir cuando hay intrusos. Incluso podrían entrar en nuestro router y configurarlo para que la señal sea más débil.