Conoce las diferencias entre el Bluetooth y el NFC

El Bluetooth y el NFC son dos tecnologías que sirven para transmitir datos de forma inalámbrica. No se trata de algo nuevo, ya que llevan con nosotros mucho tiempo. Eso sí, con el paso de los años han ido mejorando y hoy en día son más estables y veloces que las primeras versiones. Son muy utilizadas especialmente en teléfonos móviles. Vamos a ver cuáles son sus diferencias y también veremos los puntos positivos y negativos en cada caso.

Diferencias entre Bluetooth y NFC

Vamos a dividir en diferentes secciones para poder ver con mayor claridad cuáles son las diferencias que hay entre NFC y Bluetooth. No se utilizan para lo mismo y cada una de estas tecnologías tiene sus peculiaridades en cuanto a distancia, velocidad o la frecuencia en la que funciona.

Usos

La primera diferencia es el uso que le damos a cada tecnología. No sirven para lo mismo, como veremos. Podemos decir que el NFC se utiliza para la sincronización entre dispositivos, mientras que el Bluetooth sirve para la comunicación. Tienen unas capacidades diferentes y no pueden ser usadas para lo mismo.

El NFC se utiliza para recibir información o emitir pagos, por ejemplo. Se encarga de emparejar dispositivos y simplemente los identifica, envía una pequeña información y podemos usar el móvil para pagar en una tienda, por ejemplo. Incluso se puede utilizar en etiquetas, para que muestre información. Aunque sí que podríamos enviar o recibir archivos, realmente no se utiliza para esto.

En cambio el Bluetooth sí que se usa para transferir archivos. Podemos pasar textos, audios o vídeos de un dispositivo a otro. También sirve para conectar dispositivos entre sí, como podrían ser unos auriculares a un móvil, un ratón al ordenador, etc. Ofrece muchas posibilidades en este sentido.

Velocidad de transmisión

La velocidad de transmisión es otra de las claves para diferenciar el Bluetooth y NFC. Ni mucho menos son iguales. El NFC apenas alcanza los 424 kbit/s, por lo que difícilmente podríamos enviar o recibir archivos. Tardaría mucho. Es por eso que su función básicamente consiste en enviar pequeña información para identificar aparatos o realizar pagos.

El Bluetooth sí que tiene una velocidad de transferencia mayor. En este caso podemos superar los 20 MB/s. Lógicamente no es una tecnología con tanta velocidad como puede tener el Wi-Fi, pero sí que sirve para enviar archivos sin mayores problemas. De hecho, aunque ya no es algo tan común, hace unos años se usaba mucho para enviar audios y vídeos entre dispositivos móviles. Incluso para pasar cosas del móvil al ordenador y tener una copia de seguridad.

Frecuencia

También hay una diferencia importante en cuanto a la frecuencia que utiliza. Y esto es un factor esencial para el Bluetooth particularmente, ya que usa una frecuencia similar a otros aparatos y tecnologías y ahí podría haber interferencias y sufrir cortes. El Bluetooth usa la banda de los 2,4 GHz.

En cambio la tecnología NFC se basa en la banda de los 13,56 GHz. Esto va a ser determinante para la distancia a la que va a funcionar, como vamos a ver en el siguiente punto. Es una limitación que tiene, pero que a su vez va a servir precisamente para poder usarlo con seguridad.

Alcance

Aquí existen diferencias enormes también. Aunque el Bluetooth no es una tecnología que tenga un gran alcance como sí tiene el Wi-Fi, lo cierto es que las versiones más recientes pueden llegar a incluso varias decenas de metros. Eso sí, en la mayoría de casos empezaremos a tener problemas más allá de los 10 metros.

Pero la tecnología NFC está muy limitada en este sentido. Va a funcionar a una distancia de 10-20 centímetros. Por tanto, prácticamente vamos a tener que poner pegados los dispositivos. Pero claro, pensemos en un pago que realizamos por NFC, ya sea con una tarjeta física o con el móvil; si pudiera alcanzar 10 o 15 metros, sería una locura al activarse las tarjetas en cuanto pasemos cerca de un TPV para pagar.

Qué influye en la señal Bluetooth

Ventajas y desventajas del Bluetooth

Si empezamos por los puntos más positivos del Bluetooth, debemos hacer mención a la capacidad que tiene para enviar y recibir archivos. La velocidad es bastante mayor y no vamos a tener muchos problemas en pasar archivos que no sean excesivamente pesados entre dos móviles, por ejemplo.

También, la distancia es un punto clave. Sin problemas vamos a poder conectar unos auriculares a 3-5 metros de un ordenador o móvil. Incluso podremos superar los 10 metros siempre y cuando las condiciones no sean malas y estemos utilizando una versión reciente, que permita tener mayor flexibilidad.

Pero también tiene puntos negativos y uno de ellos es el tiempo que tarda en conectarse. Es cierto que en los últimos años ha mejorado bastante, pero no es algo inmediato. Pueden pasar al menos 6 segundos hasta que se conecta. No vamos a darle y va a reaccionar directamente, como sí hace el NFC por ejemplo al pagar.

La frecuencia que utiliza es otro factor negativo. Como mencionamos anteriormente, utiliza la banda de los 2,4 GHz igual que lo hacen algunos electrodomésticos o las redes Wi-Fi. Podemos tener más problemas y conflictos si tenemos muchos aparatos cerca. Eso puede afectar a la calidad.

Puntos positivos y negativos del NFC

El NFC tiene también sus puntos positivos y uno de ellos es la inmediatez para funcionar. El tiempo de reacción es muy pequeño comparado con el Bluetooth. Podemos coger nuestro móvil o tarjeta bancaria y pasarlos por el TPV para realizar el pago y es súper rápido. El tiempo que tarda la transacción no llega a ser 1 segundo.

Otra ventaja clara es el uso de energía. Prácticamente no consume cuando lo usamos, a diferencia de otras tecnologías. Esto permitirá realizar pagos con el móvil, por ejemplo, sin preocuparnos de que la batería se consuma rápidamente.

Ataques por NFC

Sin embargo tiene el punto negativo de la distancia. Ni mucho menos alcanza tanto como el Bluetooth. Ahora bien, ¿Es eso malo o bueno? Si pensamos en la seguridad, es perfecto. No hay riesgos de que nuestra tarjeta o móvil realice un pago por pasar a un metro de un TPV. Para ejecutar ese pago tendremos que ponerlo a menos de 20 centímetros (incluso menos de 10, en realidad).

Pero sin duda el factor negativo más importante es la velocidad para transferir archivos. Esta tecnología no está diseñada para eso y es totalmente inviable intentar pasar cualquier documento o archivo a través de NFC.

En definitiva, estas son las principales diferencias entre Bluetooth y NFC. Como vemos, cada tecnología tiene sus puntos negativos y positivos, además de usarse para algo específico en cada caso. Hoy en día ambas conviven perfectamente en nuestro móvil y las usamos frecuentemente.

¡Sé el primero en comentar!