Errores y peligros al usar un Wi-Fi publico y cómo navegar seguro

Errores y peligros al usar un Wi-Fi publico y cómo navegar seguro

Javier Jiménez

Como sabemos, las redes inalámbricas tienen un papel muy importante en nuestro día a día. Es una realidad que cada vez utilizamos más el Wi-Fi para nuestras conexiones. Si echamos la vista atrás, lo normal hace unos años era navegar desde el ordenador conectado por cable. Esto ha cambiado, en parte gracias al auge de los dispositivos móviles. Sin embargo esto también tiene sus problemas, especialmente en algunas circunstancias. Vamos a hablar de por qué son un peligro las redes públicas. Vamos a explicar todo lo que no debemos hacer en un Wi-Fi público y cómo navegar con seguridad.

Todo lo que no debemos hacer en una red pública

Las redes públicas están presentes en todas partes. Podemos encontrar un Wi-Fi en un centro comercial, estación de tren, aeropuerto, parques… Ahora bien, no sabemos realmente quién puede estar detrás de esa red, si es legítima o no, si puede tener vulnerabilidades… Podría ser aprovechada por un atacante para robar nuestros datos, para observar todo lo que hacemos. Es importante que tengamos esto en cuenta y no cometamos errores.

Enviar información sensible

Algo básico a la hora de conectarnos a una red Wi-Fi pública, ya sea abierta o no, es no enviar información sensible. Por ejemplo no enviar un correo electrónico que pueda contener datos importantes, no subir archivos confidenciales a la red, no rellenar formularios donde aparezcan nuestros datos personales, etc.

A través de una red pública un posible atacante podría recopilar todos estos datos que enviamos. Podría estar al acecho para que la información que enviemos a la red pase por sus dominios.

Iniciar sesión

Por supuesto algo que debemos evitar es iniciar sesión. Como vemos la información que enviamos puede ser interceptada. Esto incluye lógicamente las credenciales y contraseñas a la hora de iniciar sesión en cualquier servicio o plataforma.

Nuestro consejo es evitar iniciar sesión en este tipo de redes, mucho menos si lo hacemos sin protección.

Realizar pagos

Otra cuestión importante y que debemos tener en cuenta es la de evitar realizar pagos. Cualquier transacción puede ser insegura si estamos conectados en un Wi-Fi público. Los datos de nuestra tarjeta, la información que enviamos, podrían estar comprometidos.

Entrar sin antivirus

Siempre debemos navegar por la red con herramientas de seguridad. Sin embargo esto se hace aún más necesario cuando entramos en una red Wi-Fi pública. Nunca debemos acceder sin la protección adecuada y aquí un buen antivirus se antoja esencial.

Podemos contar con programas de seguridad para todo tipo de sistemas y dispositivos. Es algo que debemos tener siempre en cuenta.

Entrar en páginas sin cifrar

Por último, algo que debemos evitar pero que no siempre ocurre, es entrar en páginas sin cifrar. Nos referimos a las webs HTTP. Lo que enviamos o recibimos no va cifrado en este tipo de sitios y si estamos en una red inalámbrica pública podría ser interceptado por los piratas informáticos.

La vida útil de los certificados HTTPS será menor

Errores típicos al entrar en un Wi-Fi público

Aceptar términos sin leer

Cuando nos conectamos a una red inalámbrica pública en muchas ocasiones nos piden aceptar unos términos. En ocasiones esa red no es gratuita, pero si rellenamos una serie de datos y damos nuestro consentimiento podremos conectarnos durante un tiempo determinado.

¿Qué ocurre? A veces eso que estamos aceptando es recibir publicidad. Tenemos que rellenar datos con nuestro nombre, correo electrónico, tal vez incluso número de teléfono. Esto es un problema que en un futuro puede traernos consecuencias en forma de Spam. Es, por tanto, otro error al entrar en un punto Wi-Fi público.

Entrar en el primer «Free» que vemos

Los ciberdelincuentes utilizan sus armas para lograr atacar a posibles víctimas. Se basan siempre en errores que pueden cometer los usuarios desprevenidos. Uno de ellos, uno de esos fallos en los que la mayoría alguna vez hemos caído, es entrar en la primera red Wi-Fi que vemos con la palabra «Free». ¿Es esto correcto?

Hay que mencionar que no todas las redes con la palabra «Free» o «Gratis» van a ser peligrosas. Sin embargo sí que podemos decir que dentro de las peligrosas la mayoría van a contener estas palabras. Y es que los piratas informáticos suelen utilizar cebos para captar la atención de la víctima y qué mejor que ofrecer precisamente lo que están deseando de tener.

Esto es muy habitual en lugares como los aeropuertos, donde llegan muchos viajeros de otros países y no tienen Internet y buscan la primera red que encuentran gratis. Pero también está presente en otros muchos lugares.

Activar la conexión automática

Muchos dispositivos permiten configurar la conexión automática. Esto significa que van a conectarse a la primera red Wi-Fi abierta que haya. Es un problema ya que podríamos estar entrando sin darnos cuenta a una red inalámbrica que sea un peligro, que no nos interese acceder.

Esta opción podría parecer útil cuando por ejemplo estamos de viaje en otro país y no tenemos datos móviles. Activamos esta función en nuestro teléfono y cada vez que estemos cerca de una red abierta se conecta. Incluso sin que nosotros lo sepamos, sin que aceptemos nada, el móvil ya se ha conectado y ha podido recibir o enviar datos. Esto es, en nuestra opinión, un error que debemos evitar.

Wi-Fi abierto en el aeropuerto

Qué podría pasarnos al usar un Wi-Fi peligroso

A la hora de conectarnos a una red Wi-Fi peligrosa podríamos comprometer nuestra seguridad. Eso es un hecho, como hemos visto. Ahora bien, ¿qué podría pasarnos exactamente? ¿Hasta qué punto nuestra seguridad está en peligro? Vamos a ver algunas cuestiones principales que podrían ocurrir por conectarnos a una red peligrosa.

Infectar los dispositivos

Uno de los problemas de conectarnos a un Wi-Fi peligroso es que puedan infectar el dispositivo. Podrían introducir software malicioso a través de la red. Ya sabemos que son muchas las variedades de malware que pueden afectar a todo tipo de equipos y sistemas operativos. Hablamos de ransomware, spyware, adware… Una de las opciones que tienen los ciberdelincuentes de infectarnos es precisamente al hacer uso de redes que no sean seguras.

Como hemos mencionado esto es algo que podría ocurrir en todo tipo de equipos. No importa si estamos navegando desde un ordenador o desde cualquier dispositivo móvil. Podrían infectar nuestros dispositivos.

Robo de datos del sistema

Sin duda otro problema importante es el robo de información que hay en nuestro equipo. Hablamos de cualquier tipo de datos personales, características del dispositivo, historial de navegación… En definitiva, nuestra privacidad estaría en peligro si nos conectamos a un Wi-Fi público que sea inseguro.

Nuestros datos en la red tienen un gran valor. Es por ello que muchos intrusos pueden utilizar métodos para robar información y posteriormente incluirnos en listas de Spam, enviar publicidad orientada o incluso venderlos a terceros.

Interceptar las conexiones

Pero no solo pueden robar datos que ya tenemos almacenados, sino que podrían interceptar todo lo que enviamos o recibimos mediante las conexiones. Cualquier información que salga de nuestro dispositivo, cualquier dato que recibamos, podría pasar también por manos de los posibles intrusos de esa red pública.

Esto es algo que una vez más pone en riesgo nuestra privacidad. Por ello debemos tomar precauciones y no cometer errores que nos queden expuestos en Internet.

Cómo navegar seguro en un Wi-Fi público

Hemos visto algunas de las cuestiones más importantes y que debemos evitar para no comprometer nuestra seguridad al entrar en una red pública. Sin embargo es posible que naveguemos de forma segura, como vamos a ver.

Utilizar un servicio VPN

A todo lo que hemos indicado previamente hay que añadir el uso de un servicio VPN. Es algo muy importante si vamos a conectarnos a redes abiertas, a redes públicas donde no sabemos realmente quién puede estar detrás.

Las VPN son herramientas que cifran nuestra conexión. Básicamente podemos decir que nuestros datos viajan en un túnel sin que puedan ser interceptados. Es muy importante evitar problemas que expongan nuestra información y este tipo de servicios nos ayuda a ello.

Podemos hacer uso de VPN en todo tipo de sistemas operativos y dispositivos. Tenemos a nuestra disposición opciones gratuitas y también de pago. Eso sí, siempre que vayamos a utilizar estas herramientas debemos asegurarnos de que la que utilizamos es fiable y que va a proteger nuestros datos correctamente.

Por tanto, utilizar una VPN para conectarnos a un Wi-Fi público es algo que recomendamos mucho. Una manera más de salvaguardar nuestra privacidad en la red.

Desactivar el uso compartido de archivos

Posiblemente no lo tengamos activado pero sería algo muy importante para evitar. Configurar nuestro dispositivo para compartir archivos, para ser visto por otros equipos de la misma red, es algo interesante en nuestro hogar. Es algo que nos permite interactuar con otros equipos en los que confiamos.

Ahora bien, esto es algo que debemos evitar a toda costa si vamos a conectarnos a una red pública. Lo que menos nos interesa es que terceros puedan obtener información de nuestro sistema y afectar así no solo a nuestra seguridad, sino también a la privacidad.

Analizar muy bien el nombre de la red

Sin duda esto es algo que debemos tener muy en cuenta y es el hecho de analizar, de observar, el nombre de la red. A veces los piratas informáticos crean redes Wi-Fi paralelas para despistar a las víctimas y que crean que están navegando por algo legítimo. Por ejemplo usar el nombre de una red similar a la de un centro comercial o un restaurante.

Hay que comprobar correctamente que la red a la que vamos a conectarnos es realmente la legítima. En caso de dudas, si por ejemplo vemos dos con el mismo nombre, lo ideal es preguntar en el establecimiento o ver un posible panel informativo donde venga el nombre y la contraseña. De esta forma evitaremos acceder a una red falsa, que solo busque imitar.

Evitar las redes sin contraseñas o cifrado débil

Las redes sin contraseñas significa que cualquiera puede entrar en ellas. Esto quiere decir que un posible pirata informático también podría estar fácilmente dentro de esa red y espiar todo lo que ocurre a su alrededor. Por un lado se aprovecha de entrar sin problemas en un Wi-Fi, pero además al ser una red abierta va a tener una mayor cantidad de usuarios posibles.

Por tanto debemos evitar entrar en redes Wi-Fi públicas que no tengan contraseña. Esto podría ser un problema para nuestra seguridad y es una de las cuestiones que debemos evitar en la medida de lo posible. Pero no solo eso, sino que también deberíamos prescindir de las redes que tengan un cifrado débil. ¿Qué significa esto? Podemos toparnos con un Wi-Fi que utilice un cifrado obsoleto como puede ser el WEP, el cual puede ser explotado fácilmente por un intruso con los conocimientos y herramientas adecuados.

Tener los equipos actualizados correctamente

Esto es muy importante y es algo que muchos usuarios no tienen en cuenta. Es vital que a la hora de conectarnos a una red Wi-Fi, así como en general navegar por Internet, nuestros equipos estén actualizados correctamente. Son muchas las ocasiones en las que surgen vulnerabilidades que pueden ser explotadas por posibles piratas informáticos.

Los propios fabricantes y desarrolladores lanzan parches para corregir esos fallos de seguridad. Siempre debemos tener las últimas versiones instaladas y así evitar problemas que puedan comprometernos.

Alternativas a las redes Wi-Fi públicas

Vivimos en una sociedad conectada constantemente. Muchas de las herramientas de nuestro día a día funcionan a través de Internet y es necesario por tanto estar conectados. Ahora bien, como vemos utilizar redes públicas no siempre es la mejor solución. Podríamos sufrir problemas de seguridad que comprometan nuestros dispositivos, así como nuestra propia privacidad. Por suerte podemos utilizar diferentes alternativas para conectarnos a Internet con mayor fiabilidad.

Compartir conexión con el móvil

Una de las alternativas a las redes Wi-Fi públicas más recurridas es la de compartir la conexión desde el móvil. Pongamos que necesitamos navegar desde el portátil o una tablet. No tenemos una red segura cerca pero sí tenemos conexión en nuestro teléfono. En este caso simplemente tenemos que compartir la conexión o hacer Tethering. Es un proceso sencillo y seguro, siempre y cuando pongamos una contraseña fuerte lógicamente.

Por tanto al compartir la conexión con el móvil vamos a poder conectarnos desde otros dispositivos. Podemos incluso compartir la red con amigos o familiares y que todos nos conectemos de la misma manera. Una alternativa interesante a tener que acceder a redes inseguras, aunque debemos tener en cuenta que estamos utilizando datos móviles y también estamos tirando de mucha batería del terminal.

Router 5G/4G

Otra alternativa muy interesante es tener nuestro propio router 5G o 4G. Básicamente lo que hacemos es conectar una tarjeta SIM que tenga acceso a la red y a través de este equipo podemos conectar múltiples dispositivos y acceder a Internet. Tenemos un amplio abanico de posibilidades en este sentido y sin duda es una opción muy segura.

Hay que destacar que algunos routers 5G o 4G cuentan con una batería incorporada. Esto significa que ofrecen una autonomía de varias horas sin necesidad de estar pendientes de enchufes de corriente. Una opción muy interesante para realizar un viaje en tren o autobús y no perder nunca la conectividad.

Router Wi-Fi 4G de TP-Link

Pagar una suscripción

Como hemos visto, el hecho de conectarnos a redes Wi-Fi públicas puede ser un problema de seguridad. Sin embargo existen suscripciones que podemos tener en cuenta. Algunas compañías tienen repartidas redes inalámbricas por múltiples puntos y podemos pagar una cuota para poder acceder a ellas sin necesidad de buscar alguna alternativa que pueda ser más peligrosa.

Incluso en lugares concretos como puede ser un aeropuerto podemos encontrarnos con redes Wi-Fi de pago, donde nos cobrarán una cantidad por ofrecernos una red segura, estable y con buena velocidad. Es, en definitiva, otra alternativa que podemos tener en cuenta.