¿Estás pensando en migrar a Wi-Fi 6? Te recomendamos comprobar todo esto

La conectividad inalámbrica con el nuevo Wi-Fi 6 nos va a permitir transferir archivos casi tan rápido que la red cableada. Wi-Fi 6 es la actualización de uno de los estándares más populares que ha caracterizado al 2019. Las mejoras principales desembocan en mayor velocidad de transmisión, y también una mayor eficiencia cuando tenemos decenas de dispositivos conectados simultáneamente, convirtiendo a las redes inalámbricas Multigigabit en una realidad. Sin embargo, ¿estás preparado para la migración? ¿Realmente necesitas tener Wi-Fi 6?

Los usuarios domésticos utilizan la red inalámbrica de sus hogares principalmente para utilizar sus smartphones, tablets y para conectar dispositivos IoT (enchufes inteligentes, cámaras Cloud y otro tipo de dispositivos). A nivel profesional en pequeñas y medianas oficinas, es posible que no necesites el Wi-Fi, ya que normalmente los puestos de la oficina están todos ellos conectados vía cable. Ahora bien, si el uso que se realiza de la red inalámbrica se caracteriza por las videollamadas o cualquier herramienta que exija alta tasa de transmisión, como streaming de vídeo en 4K, múltiples transferencias de archivos en LAN a un servidor NAS, o subidas de copias de seguridad a la nube, el Wi-Fi 6 puede resultar de gran ayuda.

A nivel hardware, tendremos que realizar ciertos ajustes para exprimir al máximo el rendimiento inalámbrico que nos proporcionaría Wi-Fi 6. La mayoría de los puntos de acceso compatibles con el último estándar, permiten conectividad LAN a una velocidad de 2.5G, aunque los topes de gama con Wi-Fi 6 y triple banda simultánea, ya cuentan con puertos a 5Gbps para que la red cableada no haga de cuello de botella. Si conectamos APs Wi-Fi 6 a nuestra infraestructura actual, notaremos que los usuarios no podrán acceder a velocidades de transmisión por encima de los 1 Gbps, ni siquiera si es que se desea salir a Internet. Esta potencial problemática nos lleva a garantizar que nuestra infraestructura esté preparada para la migración.

Comprobando nuestra infraestructura para migrar a Wi-Fi 6

  •  Cables: se necesita, al menos, del cable Cat6 hasta los APs y a cualquier otra conexión entre éstos y el router. A más largo plazo, ya puedes considerar a los Cables Cat6a e incluso cableado Cat7 de calidad. Si acaso se cuenta con el clásico cable Cat5e o anterior, ten presente que no tendrías que volver a cablear toda la salida Ethernet, solamente hasta el AP profesional en cuestión. Analiza a qué van a estar accediendo los clientes Wi-Fi en la red local y el camino que va a seguir su tráfico.
  • Routers: si optas por la migración, es muy probable que tengas que cambiarlos. Ésto será así si es que los routers tienen soporte de hasta 1 Gbps, no obstante, lo más normal es dejar el mismo router para el acceso a Internet porque la conexión será de menos de 1Gbps, ya que los switches serán los encargados de proporcionarnos velocidad ultrarrápida a la red local.
  • Switches: si los clientes Wi-Fi utilizarán recursos compartidos en la red local, es fundamental que el switch incorpore puertos Multigigabit con el estándar NBASE-T, para proporcionar a los APs velocidades de 2.5Gbps y 5Gbps, con el objetivo de que el cuello de botella no se encuentre en la red cableada.
  • Power-over-Ethernet (PoE): revisa qué estándar de PoE y qué rango de datos soporta, porque la mayoría de los APs Wi-Fi 6 son compatibles con el estándar PoE+ (802.3at), por lo que deberás tener switches PoE+ compatibles. Por supuesto, también ten en cuenta que estos switches PoE deberán soportar el estándar NBASE-T para tener velocidades a 2.5Gbps y 5Gbps.

Observación: este último punto aplica si es que se utiliza el PoE a través del switch o inyectores externos para dar energía a los APs.

Otro punto que resulta determinante para una migración exitosa a Wi-Fi 6, es la ubicación de los nuevos APs. Un estudio en detalle del lugar donde vas a poner los AP te puede ayudar a decidir sobre esto. Así, conseguirás localizar los mejores lugares para ubicar los APs. Es posible encontrar una variedad de herramientas que te pueden ayudar a realizar este análisis, como Acrylic Wi-Fi Professional e incluso Acrylic Wi-Fi Heatmaps. Si no lo haces, el error puede costarte bastante caro, ya que no aprovecharás todas las ventajas del Wi-Fi 6. Si tienes dudas, puedes recurrir a un profesional experimentado para que te pueda ayudar.

Y lo más importante, ¿existen clientes Wi-Fi 6 que aprovecharán las mejoras? Hasta el momento, no existen demasiadas opciones disponibles para el lado cliente. Sin embargo, ya podemos contar con PCs, ordenadores portátiles con la tarjeta Intel AX200 y los últimos smartphones del mercado con esta tecnología. Algunos ejemplos son el iPhone 11, Samsung Galaxy Fold y prácticamente todas las variantes del Samsung Galaxy S10. Es bueno saber que la migración puede resultar inútil de no existir clientes compatibles, porque no aprovecharán todas las mejoras del Wi-Fi 6, además, es muy importante que los dispositivos soporten los 160MHz de ancho de canal en la banda de 5GHz, ideal para tener una alta velocidad inalámbrica con tan solo 2 antenas internas. Evalúa cuáles son los clientes más críticos para saber si es necesario cambiarlos o actualizarlos.

Desde la infraestructura hasta los clientes finales, es fundamental pensar muy bien la nueva red local e inalámbrica, y actuar en consecuencia especialmente si esto involucra adquisición de nuevos equipos. De haber errores, éstos pueden costar muy caros.