Crea un perfil Wi-Fi en Windows 10 desde cero

Son cada vez más los dispositivos que tenemos conectados a la red y esto hace que el Wi-Fi juegue un papel fundamental. Es sin duda un medio muy utilizado para conectar nuestros equipos sin necesidad de utilizar cable. Móviles, ordenadores, tablets, así como una gran cantidad de dispositivos IoT, permiten que estemos permanentemente conectados siempre que haya una red cerca. En este artículo vamos a explicar cómo crear un nuevo perfil Wi-Fi en Windows 10. Es un proceso sencillo que podemos llevar a cabo rápidamente. Vamos a mostrar los pasos necesarios para ello.

Por qué crear un nuevo perfil Wi-Fi

Si queremos crear un nuevo perfil Wi-Fi en Windows de forma manual lo normal es porque hemos tenido un problema. A veces la red a la que intentamos acceder no funciona y no la reconoce automáticamente el sistema. Lo que podemos hacer es simplemente crearla de forma manual.

Estos fallos pueden ocurrir si hemos cambiado la tarjeta de red, de router o hemos cambiado el nombre de la red y contraseña. Windows no reconoce correctamente esos cambios y la red inalámbrica no aparece. También en caso de que hayamos actualizado el sistema operativo y se haya generado algún conflicto con las redes.

Esto nos empujaría a crear un perfil de red inalámbrica de forma manual. Vamos a tener que poner el nombre de esa red, el tipo de cifrado y la contraseña que corresponda. Básicamente todo lo que debería de haber configurado nuestro equipo de forma automática.

Pasos para crear un nuevo perfil Wi-Fi

Para crear un nuevo perfil Wi-Fi en Windows simplemente hay que seguir una serie de pasos que vamos a mencionar. En cuestión de minutos lo tendremos listo para usar en nuestro equipo. Eso sí, vamos a tener dos opciones para ello: utilizar la Configuración o usar el Panel de control. En ambos casos los procesos son muy sencillos.

Configuración de Windows

La primera opción que tenemos para crear un nuevo perfil Wi-Fi en Windows 10 es a través de Configuración. Para ello tenemos que ir a Inicio, posteriormente pinchamos en Configuración y vamos a Red e Internet.

Una vez estemos en Red e Internet tenemos que pinchar en la opción Wi-Fi, que aparece en la lista de la izquierda. Es la segunda opción que nos aparece. Ahora hay que pinchar en Administrar las redes conocidas, que aparece en el centro de la pantalla.

Administrar redes conocidas

Nos aparecerá una lista con las diferentes redes a las que nos hemos conectado, en caso de que ya hayamos conectado el equipo a alguna. De lo contrario, si no nos hemos conectado a ninguna red inalámbrica, la lista aparecerá vacía. Pero lo que nos importa para crear un nuevo perfil Wi-Fi en Windows 10 es pinchar en Agregar una nueva red.

Agregar una nueva configuración de red

Automáticamente nos aparecerá una nueva ventana para rellenar los datos necesarios. Hay que poner el nombre de la red, el tipo de cifrado (o incluso marcar la opción de Abierta), poner la clave y posteriormente seleccionar si queremos que se conecte automáticamente e incluso conectarse aunque la red no esté emitiendo. Para poder rellenar estos parámetros vamos a tener que conocer si el cifrado de nuestra red es WPA-3, WPA-2 o el tipo que utilice. También la clave de acceso a esa red inalámbrica.

Configurar la clave en una nueva red

Si no conocemos alguno de estos parámetros de nuestro Wi-Fi vamos a tener que entrar en el router a través de la puerta de enlace predeterminada. Es lo que hacemos cuando queremos cambiar la contraseña o el nombre de la red, por ejemplo. Basta con poner 192.168.1.1 en el navegador y acceder a la configuración.

Una vez hayamos rellenado todos los pasos necesarios, simplemente tenemos que guardar el proceso. Hay que tener en cuenta que no podemos confundirnos en el nombre o contraseña, ya que de lo contrario no funcionaría la conexión.

En caso de que nos interese quitar alguna red, simplemente tenemos que pinchar en el nombre correspondiente y le damos a Dejar de recordar. Automáticamente dejará de estar disponible en la lista de redes Wi-Fi que tenemos guardadas. Puede que en un momento dado ya no nos interese recordar una en concreto.

Panel de control

Otra alternativa que tenemos para crear un nuevo perfil Wi-Fi en Windows 10 es a través del Panel de control. El objetivo es el mismo, además de que el proceso es muy parecido. La única diferencia es la manera de llegar a ello.

Una vez más vamos a Inicio y escribimos Panel de control y accedemos. Una vez aquí veremos diferentes categorías y hay que hacer clic en Redes e Internet, que aparece la segunda opción en la columna de la izquierda, como vemos en la imagen.

Red e Internet en el panel de control

Cuando estemos dentro de Red e Internet hay que darle a Centro de redes y recursos compartidos, que es la primera opción que veremos arriba. Hecho esto hacemos clic en Configurar una nueva conexión o red, que aparece en el centro de la pantalla. Aparecerán varias opciones, como podemos ver en la imagen, y la que nos interesa en nuestro caso es la tercera: Conectarse manualmente a una red inalámbrica.

Conectarse de forma manual a Internet

Llegaremos a una nueva ventana en la que nos pide una serie de datos. Tendremos que poner el nombre de la red que vamos a crear, la contraseña, tipo de cifrado y marcar o no que se conecte automáticamente. Básicamente es seguir los pasos que vimos en el caso anterior, cuando la opción de crear un nuevo perfil Wi-Fi desde Configuración.

Información de red inalámbrica

Una vez hemos rellenado todo, simplemente hay que dar a Siguiente y guardamos. A partir de ese momento ya habremos creado un nuevo perfil Wi-Fi en Windows 10 a través del Panel de control. Como vemos es muy sencillo e intuitivo y en poco tiempo lo tendremos listo. Igualmente, en caso de que en algún momento queramos borrar alguna de las redes que ya existen o la que hemos creado nueva, podemos hacerlo de una manera sencilla.

En definitiva, siguiendo estos pasos podremos crear un nuevo perfil Wi-Fi en Windows 10. Hemos visto que tenemos la opción de crearlo a través de Configuración y también desde el Panel de control. En ambos casos el proceso es muy sencillo y rápido. Únicamente hay que llevar a cabo una serie de pasos sin necesidad de instalar ningún tipo de software adicional.