Cómo convertir Windows en un punto de acceso Wi-Fi

Cómo convertir Windows en un punto de acceso Wi-Fi

Javier Jiménez

Tener Internet es algo muy accesible hoy en día. Prácticamente en todas partes tenemos una conexión disponible, por lo que podemos conectarnos con el móvil, tablet o cualquier aparato. Pero no siempre esto es posible y a veces es necesario compartir de un equipo a otro la red. En este artículo vamos a hablar de cómo convertir un equipo con Windows en un punto de acceso gracias a una función propia que viene con el sistema de Microsoft y que solo tendrás que configurar.

Por qué compartir Internet en Windows

Es muy útil compartir Internet con otros dispositivos ya que no siempre tenemos acceso a una red de garantías. Por ejemplo, puede que tengas conectado el ordenador con Windows a una conexión por cable, pero necesites tener acceso con otros dispositivos como puede ser un móvil, una tablet o cualquier otro.

También puede que estés conectado por Wi-Fi, pero la red inalámbrica no tenga un gran alcance. Es posible que tu ordenador reciba bien la señal por tener una buena tarjeta Wi-Fi, pero otros aparatos que tengas no van a recibir nada o va a estar muy limitado. En esos casos no podrías conectarte con normalidad.

Otro motivo es por seguridad. Si tienes disponible redes Wi-Fi públicas, tal vez no quieras conectarte a ellas y evitar así que tus datos personales puedan filtrarse. Lo puedes evitar si sabes que la conexión de tu ordenador, por ejemplo si es un portátil que tenga tarjeta SIM y recibas Internet por datos móviles, es segura. Simplemente creas una conexión compartida y conectas el móvil u otros dispositivos a ella.

Es cierto que normalmente suele ser al revés y compartimos datos del móvil al ordenador. Pero en este caso podemos ver que también es interesante el caso contrario y crear una red virtual en Windows y poder conectar así otros aparatos al ordenador. Vas a tener que contar con un programa, además de tener Windows configurado para que pueda funcionar correctamente y empezar a compartir la conexión con otros dispositivos.

Crear zona con cobertura móvil en Windows 11

Para poder crear una red compartida en Windows y conectar otros dispositivos, puedes usar diferentes aplicaciones. Pero también puedes usar la propia función nativa que tiene el sistema de Microsoft. Está disponible de forma gratuita, es sencillo de utilizar y permite hacer justo lo que buscamos. Vamos a ver los pasos que debes dar para ponerlo en funcionamiento y conectar móviles, tablets o cualquier dispositivo compatible con el Wi-Fi.

Crear la red compartida

Lo primero que tienes que hacer es crear la red compartida. Para ello vas a Inicio, entras en Configuración, vas a Red e Internet y allí verás una opción denominada Zona con cobertura inalámbrica móvil. Básicamente esa es la función nativa que tiene Windows 11 para poder crear una red compartida y conectar otros aparatos.

Zona de cobertura móvil

Verás que aparece como Desactivado, por lo que simplemente tienes que pinchar para que se active. Pero en vez de darle directamente, ya que se activaría con los valores predeterminados, vas a darle justo a la flecha que aparece a la derecha. Eso te llevará a una nueva pantalla, donde podrás configurar algunos parámetros.

Configurar zona de cobertura móvil

Ahí puedes cambiar algunos parámetros, como ves en la imagen. Puedes darle a compartir la conexión desde diferentes tarjetas (en caso de que tengas varias), así como darle a Editar y cambiar el nombre de red y poner una contraseña. También puedes elegir qué banda inalámbrica va a utilizar, ya que puede ser la de 2,4 GHz, 5 GHz o ambas. Con esto todo configurado, ya puedes darle a Activar.

Configuración por seguridad

Como has visto, puedes poner en marcha una red compartida en Windows fácilmente. Incluso con los parámetros predeterminados tan solo tienes que darle a Activar y listo, ya aparecerá la red a la que podrás conectarte desde otros dispositivos. Pero es importante que, por seguridad, tengas en cuenta algunos factores.

Es esencial utilizar una contraseña, pero además esa clave debe ser buena. Evita usar cosas básicas, como puede ser tu nombre, fecha de nacimiento o palabras típicas. Lo ideal es que crees una contraseña para esa red que vas a generar lo más compleja posible. Puedes guiarte con los siguientes factores que mencionamos:

  • Contraseña totalmente aleatoria
  • No la uses en otro lugar
  • Utiliza números, símbolos y letras (tanto mayúsculas como minúsculas)
  • Ten en cuenta que es importante una buena longitud

Otro punto a tener en cuenta es el nombre de la red. Si quieres mantener la privacidad en todo momento, lo ideal es que utilices un nombre que no te relacione. Por ejemplo cualquier palabra o frase, sin dar datos de quién eres o qué dispositivo estás utilizando. Eso ayudará a preservar tus datos en cierta medida.

Tanto el nombre como la contraseña los vas a poder cambiar en cualquier momento. De hecho, si vas a utilizar frecuentemente esta opción y vas a conectarte desde un lugar público, si quieres minimizar riesgos es buena idea cambiar la clave de vez en cuando.

 

 

Listo para conectarte

Desde ese momento ya podrás encontrar la red virtual que has creado desde otros dispositivos. Puedes coger el móvil o una tablet y darle a buscar redes inalámbricas y te aparecerá el nombre de la que has creado en Windows gracias a esta función nativa. Simplemente tendrás que poner la contraseña y te conectarás igual que si accedieras a cualquier red inalámbrica.

Debes tener en cuenta que esta característica va a consumir batería. Si compartes Internet entre dispositivos, en ambos casos va a haber un consumo de batería importante. Cuidado si necesitas trabajar con el ordenador, por ejemplo, y vas a compartir la conexión con otros aparatos, ya que podría caer más rápido el consumo de la batería.

Conclusiones

En definitiva, como has podido ver es sencillo crear una red virtual en Windows y poder conectar otros dispositivos. Existen diferentes herramientas para ello, pero en este artículo simplemente hemos usado la propia nativa que viene con el sistema. Hay que mencionar que es muy sencilla de usar y además gratuita. Podrás usarla para conectar móviles, tablets o cualquier dispositivo que sea compatible con la red Wi-Fi.

Para usarla solo tendrás que configurar algunos puntos como el nombre de red, la contraseña o el método para obtener Internet. Esto lo podrás cambiar en cualquier momento. Eso sí, asegúrate siempre de usar una clave que sea segura, tener Windows actualizado correctamente y no tener problemas de seguridad en este sentido.

1 Comentario