¿Por qué de repente el Wi-Fi pierde alcance? Soluciónalo así

Que nuestra red Wi-Fi rinda según nuestras exigencias tiene una gran importancia. Hoy en día, salvo algún PC de sobremesa, una smart TV o un equipo Android TV que se conecten por cable de red Ethernet, el resto de dispositivos se conectan por Wi-Fi. Por lo tanto, que nuestra red inalámbrica rinda bien es muy importante para el buen desempeño de nuestros smartphones, tabletas y otros dispositivos de IoT o de domótica que podamos tener. La primera vez que cae en nuestras manos un router, afinamos su configuración para poder exprimir al máximo nuestro Wi-Fi. No obstante, con el paso del tiempo notamos que de repente el Wi-Fi pierde alcance, hoy veremos cuáles son sus causas y las posibles soluciones que podemos aplicar.

Lo primero que veremos son los equipos que pueden estar causando ese bajo rendimiento por Wi-Fi. También veremos de forma individual esas causas por las que esos equipos no rinden como debieran y el Wi-Fi pierde alcance. Luego iremos ofreciendo una serie de soluciones para resolver este problema.

Qué elementos debemos revisar cuando el Wi-Fi pierde alcance

Una conexión inalámbrica con el paso del tiempo puede perder cobertura. No nos debemos fijar en un único elemento porque en la comunicación participan dos elementos. Uno es el emisor y otro es el receptor, en el momento que falla uno de los dos, vamos a tener problemas.

Por lo tanto, hay que revisar los siguientes equipos para averiguar si el Wi-Fi pierde alcance:

  • El router.
  • Los puntos de acceso, el sistema Wi-Fi mesh o PLC con Wi-Fi si los tuviéramos.
  • Ese ordenador de sobremesa o portátil, smartphones y los dispositivos domóticos.

Problemas con el router

Ya hemos visto los equipos que pueden estar provocando algún fallo. Generalmente, cuando se produce un fallo en el que notamos que la red Wi-Fi pierde alcance tiene que ver con:

  • La ubicación del equipo.
  • El estado del hardware.
  • Intrusos en la red WiFi y configuraciones del WiFi.
  • Problemas relacionados con el software.

A continuación, iremos viendo cómo afectan estas causas a los distintos elementos de lo los que hablamos en un principio.

Ubicación del router

Una mala ubicación del router o pequeños cambios que hagamos pueden repercutir en que el Wi-Fi pierde alcance. Por lo tanto, lo ideal sería situar nuestro router en un lugar céntrico de nuestra casa para que se pueda distribuir la señal Wi-Fi de forma equitativa y pueda llegar a bien a todos lados.

Otra cosa a tener en cuenta es su colocación, éste debe estar colocado a media altura y preferiblemente en un mueble de madera. Un aspecto muy importante, es que no debe estar metido en un cajón y siempre libre de obstáculos a su alrededor, porque en caso contrario, el Wi-Fi pierde alcance.

El otro gran problema a los que nos podemos enfrentar es a las interferencias electromagnéticas. Así, debemos evitar tener cerca del router dispositivos como:

  • Bases de teléfonos inalámbricos.
  • Microondas y frigoríficos.
  • Ordenadores y otros dispositivos electrónicos que generan ruido eléctrico.

Es muy importante ubicar correctamente el router, para no tener problemas ni en el corto ni en el largo plazo, por lo que antes de instalarlo en la ubicación final, asegúrate de que es el lugar correcto.

Problemas de hardware del router

Otro de los problemas por los que una red Wi-Fi pierde alcance tiene relación con el hardware del router. En algunas ocasiones, vamos viendo que poco a poco vamos perdiendo cobertura, hasta tal punto que sólo somos capaces de conectarnos al Wi-Fi cuando estamos cerca del router. En bastantes ocasiones nos suele indicar que tenemos una avería en el router. Si es así, en la mayoría de ocasiones nos va tocar reemplazar el router por uno nuevo.

También relacionado con esto, otra situación que se nos puede presentar es que el hardware de nuestro router sea insuficiente para nuestras necesidades. Esto es porque cada vez tenemos más equipos conectados a Internet y el router no puede con la carga de trabajo. Así, problemas de este tipo se presentan cuando utilizamos programas P2P, descargamos grandes archivos, juegos online y vemos vídeos en streaming. Estamos obligando a la parte Wi-Fi del router a ofrecer un ancho de banda y número de conexiones que no nos puede ofrecer. Al principio, quizás esta situación cueste un poco más detectarla ya que sólo se producirá en ocasiones puntuales con varios dispositivos conectados a la vez. Lo que pasará como en el caso anterior es que tocará su sustitución.

En otras ocasiones el problema vendrá derivado de los problemas con las interferencias con las redes vecinas. En estos casos, la solución puede venir por un cambio de canal del Wi-Fi. Aquí tendríamos que mirar si admite la selección automática de canales y si vemos que no funciona bien del todo, proceder al cambio de canal de forma manual. Uno de los programas que podríamos utilizar en Windows para realizar esta tarea sería Acrylic WiFi. Luego tendríamos que elegir el canal más alejado posible de las dos o tres redes Wi-Fi que tengamos más cerca.

Intrusos en la red Wi-Fi del router y configuraciones del WiFi

Otra cosa que también debemos revisar es que no tengamos intrusos en nuestra red Wi-Fi. Entrando por web al router solemos tener un apartado en el que se puede apreciar los dispositivos que están conectados en ese momento. En caso de detectar que un intruso está usando nuestra conexión deberemos:

  1. Cambiar la clave por una robusta de 13 caracteres. Debe contener mayúsculas, minúsculas, números y símbolos como el $.
  2. Revisar que mínimo tengamos establecido un cifrado WPA2 y si admite uno WPA3 mejor.

También otro aspecto muy importante es tener actualizado el firmware. Así evitamos brechas de seguridad y obtenemos las mejoras que va implementado el fabricante en nuestro router.

La elección de banda puede ser la causa por la que el Wi-Fi pierde alcance. Si estamos alejados del router, generalmente, lo que nos conviene utilizar es la de 2.4GHz porque ganamos alcance, pero a cambio perdemos velocidad y estabilidad por las interferencias de las redes vecinas. En cambio, con la banda de 5GHz ganamos más velocidad, pero soporta peor la distancia. Si notamos que estando cerca del router no tenemos la velocidad que debería, quizás sea porque estamos en la banda de 2.4GHz.

Problemas con los repetidores Wi-Fi

Las causas en la que el Wi-Fi pierde alcance o velocidad son muy similares a las que nos enfrentamos con el router. En ese sentido, el estado de ese punto de acceso en relación con su hardware, y las interferencias con las redes inalámbricas vecinas que ya explicamos antes, también les afectan mucho.

Otro factor muy importante es la ubicación de ese punto de acceso o repetidor WiFi. Hay que colocarlo a una distancia media entre el router y la zona que tenemos baja o nula cobertura Wi-Fi. La razón es que, si la dejamos cerca de la zona donde tenemos mala cobertura, la señal que recibirá no será muy buena, y casi no tendremos mejoría. También, como en el caso del router, hay que colocarlo en un espacio abierto y lo más lejos posible de otros aparatos electrónicos que le puedan causar interferencias.

También habría que revisar que tanto router como punto de acceso soporten el mismo estándar y velocidad. Por ejemplo, que ambos sean Wi-Fi AC1200, si no es así, aunque no perderían alcance, no se aprovecharía todo el ancho de banda disponible. Por último, es recomendable siempre comprar un repetidor WiFi doble banda simultánea, con el objetivo de proporcionar la mejor cobertura y velocidad posible.

Verificar los PC, smartphones y otros dispositivos

En un ordenador deberemos buscar que tenga el sistema operativo actualizado con las últimas actualizaciones puestas. También el causante de que el Wi-Fi pierde alcance pueda ser debido a que los drivers del adaptador Wi-Fi de nuestro ordenador estén anticuados por lo que procederíamos a actualizarlos. Tampoco deberíamos descartar que tuviéramos algún tipo malware o software dañino que estuviera ralentizando nuestro equipo. Por ese motivo, en nuestro ordenador debemos contar con un antivirus, y a ser posible, software antimalware como Malwarebytes.

Además de comprobar que el router y el repetidor WiFi funcionen correctamente, estén bien configurados y los tengamos en una buena ubicación, es fundamental también realizar pruebas de velocidad en los dispositivos finales, es decir, en los ordenadores y smartphones que tengamos.

La cobertura WiFi la podemos averiguar directamente en el icono de cobertura WiFi de nuestro smartphone, cuanta mayor cobertura tengamos mayor velocidad obtendremos en la red local y en Internet. Una forma de averiguar si el Wi-Fi pierde alcance o velocidad es realizando un test de velocidad por los diferentes lugares de la casa. Este es un ejemplo de los resultados que hemos obtenido con nuestra conexión inalámbrica:

En este caso, viendo la velocidad conseguida, podría orientarnos si tenemos problemas y también ayudarnos a escoger la mejor ubicación para un punto de acceso WiFi. Otro causante también podría ser nuestro proveedor de Internet, que no nos esté ofreciendo todo el ancho de banda contratado por una avería o mala instalación. Lo mejor en estos casos es comprobarlo con un ordenador por cable de red, ya que son los que mejor alcanzan todo el potencial de la conexión.

En Android podríamos hacerlo con esta app de la Play Store, aunque también podríais realizar un test de velocidad directamente desde el navegador de vuestro smartphone:

En cuanto a smartphones, tablets también deben tener puestos los últimos parches de seguridad y actualizaciones. Por último, tampoco debemos olvidarnos de actualizar el firmware de nuestro equipamiento de red como PLC, enchufes inteligentes y otros dispositivos de domótica.

¡Sé el primero en comentar!