Wi-Fi vs Bluetooth: Seguridad, frecuencias, uso y cobertura

Wi-Fi vs Bluetooth: Seguridad, frecuencias, uso y cobertura

Oscar Espinosa

Muchos usuarios utilizan a diario conexiones Wi-Fi y Bluetooth. Se ha convertido en algo tan habitual en nuestro día a día el uso de estas redes inalámbricas, que se han vuelto algo imprescindible para nosotros. Hoy en RedesZone os vamos a explicar las características y las principales diferencias entre el último estándar Wi-Fi 6, y la última versión de Bluetooth 5.1.

Hace poco más de un año, empezaron a aparecer a nivel doméstico los primeros routers Wi-Fi compatibles con el estándar Wi-Fi 6. Y a día de hoy ya disponemos de routers, puntos de acceso e incluso tarjetas Wi-Fi y smartphones para exprimir al máximo esta tecnología inalámbrica. Asimismo, también tenemos la última versión disponible de Bluetooth, concretamente la versión Bluetooth 5.1, que ya están empezando a incorporar los últimos smartphones lanzados al mercado.

Las principales características del Wi-Fi 6 son una mayor velocidad inalámbrica, mayor cobertura, tecnologías como Beamforming para focalizar la señal inalámbrica, MU-MIMO y OFDMA para optimizar al máximo la red Wi-Fi cuando tenemos múltiples dispositivos conectados, y por supuesto, tecnologías como TWT para el ahorro de energía, y BSS Color para mitigar las interferencias con las redes vecinas. Todas estas opciones son muy importantes en un mundo donde cada vez hay más dispositivos que prácticamente solo usan redes Wi-Fi.

Principales características del Wi-Fi 7

Las últimas novedades más importantes que incorpora Bluetooth 5.1, es que los dispositivos que tengan esta versión podrán saber la ubicación de otros dispositivos con la misma versión que estén conectados, con escasos centímetros de error. Las versiones anteriores solo podían detectar dispositivos que estuvieran a máximo 10 metros.

Principales usos de Wi-Fi y Bluetooth

Los principales usos de ambos estándares son muy diferentes e iguales a la vez. Wi-Fi se utiliza sobre todo para conectar los dispositivos de forma inalámbrica con el router o punto de aceso Wi-Fi, y tener acceso a Internet. Son muchos los dispositivos que hoy en día lo utilizan, como móviles, televisiones, tablets, ordenadores, e incluso vehículos. Gracias al Wi-Fi, tanto en entornos domésticos como en empresariales, los usuarios y clientes no tendrán que depender de ningún cable, y podrán moverse con total libertad por todo el hogar teniendo conexión Wi-Fi.

En cambio, el estándar Bluetooth despegó su uso desde el principio utilizándose sobre todo para establecer conexiones inalámbricas con manos libres en vehículos. También tuvo mucho éxito una época en el que se usaba para transferir archivos multimedia de un dispositivo móvil a otro. Sin embargo, hoy en día se sigue utilizando para los manos libres del coche, pero han entrado en acción otros usos como mandos, localización de objetos o retransmisión de música a equipos musicales. Actualmente ya no se utiliza para transferir datos entre smartphones, debido a que la velocidad real de transferencia es muy lenta comparado con el Wi-Fi.

Como podemos ver cada estándar ha sido enfocado hacía usos diferentes.

Velocidad

Con cada versión del Wi-Fi, se ha ido aumentando gradualmente la velocidad real de los clientes inalámbricos. Dependiendo en gran medida del número de antenas externas e internas, la modulación de amplitud en cuadratura, y también del ancho de canal Wi-Fi utilizado. Os recomendamos leer nuestro artículo sobre la velocidad Wi-Fi máxima que podremos conseguir dependiendo del número de antenas y configuración. También podéis visitar una completa comparativa entre el estándar Wi-Fi 5 y el nuevo estándar Wi-Fi 6.

Con cada versión de Bluetooth que ha ido saliendo, la velocidad de la transmisión de datos ha seguido siendo la misma pese a aumentar sus características. Actualmente con la tecnología Bluetooth 5.1 podremos conseguir velocidades máximas de unos 2Mbps, aunque dependerá de la distancia entre los dispositivos. Esta baja velocidad (en comparación con el Wi-Fi) hace que para pasar archivos entre smartphones haya caído totalmente en desuso.

Cobertura

La cobertura del nuevo estándar Wi-Fi 6 depende de muchos factores, como, por ejemplo, el número de antenas Wi-Fi, el tipo de antena que estamos utilizando, la potencia de transmisión, la ganancia de la antena y otros, como por ejemplo, la banda de frecuencias donde estamos transmitiendo. La cobertura inalámbrica en la banda de 2.4GHz suele cubrir fácilmente un hogar doméstico de tamaño normal, pero la banda de 5GHz no será capaz de cubrirlo por completo, y necesitaremos repetidores Wi-Fi. En Wi-Fi nunca se puede afirmar que un determinado router es capaz de cubrir todo nuestro hogar, porque dependemos enormemente de los materiales de las paredes, espejos, interferencias con redes vecinas etc.

La cobertura inalámbrica del Bluetooth suele ser de unos 10 metros como máximo, aunque de manera teórica el Bluetooth 5.1 es capaz de llegar desde los 40 metros hasta los 400 metros. No obstante, dependemos de muchos factores para que podamos establecer un enlace vía Bluetooth con estas distancias tan elevadas.

Redes Mesh

Las redes Mesh, o también conocidas como redes malladas, nos permite que los dispositivos inalámbricos se conecten entre sí para proporcionar roaming. En RedesZone hemos hablado sobre redes Wi-Fi Mesh en multitud de ocasiones, donde hemos podido analizar en detalle el rendimiento real de los principales sistemas Wi-Fi Mesh del mercado. Cuando montamos en nuestro hogar o empresa un sistema Wi-Fi Mesh, los nodos se conectan entre ellos vía Wi-Fi o vía cable, con el objetivo de proporcionarnos una cobertura global a todo el espacio, y roaming Wi-Fi con band steering. El roaming nos permitirá pasar de un nodo a otro fácilmente sin corte en la conexión, y el band steering nos permitirá conectarnos a la banda de frecuencias mejor (2.4GHz o 5GHz) en un determinado momento.

Aunque muchos usuarios piensan que las redes Mesh solo son exclusivas para redes Wi-Fi, la realidad es que también existen para las conexiones Bluetooth y se llaman Bluetooth LE Mesh. Bluetooth LE Mesh es compatible con dispositivos que ejecuten la versión 4.0 o más moderna de Bluetooth. Está pensando para el Internet de las cosas, y su funcionamiento se basa en usar otros dispositivos Bluetooth para expandir su alcance. La ventaja de usar una red mesh Bluetooth, radica en el menor consumo que tiene respecto a una red Wi-Fi. El Bluetooth LE Mesh funciona de manera diferente que en el Wi-Fi, y es que, mientras el Bluetooth utiliza los propios dispositivos de antena para ir ampliando la cobertura, la red Wi-Fi mesh funciona mediante un router y equipos satélites que conforman la red Mesh.

Qué bandas de frecuencias utilizan

El Wi-Fi 6 utiliza las mismas bandas de frecuencia que sus predecesores, es decir las bandas 2,4 GHz y 5 GHz. Si queremos conseguir la máxima velocidad teórica del estándar, deberemos usar la red de 5 GHz. Próximamente se habilitará la banda de 6GHz para conectar aún más equipos sin que haya interferencias entre ellos. En Wi-Fi también tenemos el estándar 802.11ad, el cual utiliza la banda de frecuencias de 60GHz, pero este estándar está en desuso debido a la pobre cobertura que proporciona.

Bluetooth 5.1 utiliza la misma frecuencia que todos sus predecesores, es decir la frecuencia 2,4 GHz, y para poder conseguir la máxima velocidad teórica, deberemos estar a menos de 10 metros del otro dispositivo Bluetooth.

Seguridad

En cuanto a la seguridad, en Wi-Fi actualmente disponemos de WPA2-AES, y el nuevo WPA3-AES que se está comenzando a implementar en los principales routers y puntos de acceso profesionales, pero aún deberán pasar unos meses e incluso hasta mediados de 2020 no lo veremos desplegado. Actualmente se conocen vulnerabilidades de seguridad tanto en WPA2 como en WPA3, tal y como os hemos ido informando en RedesZone. No obstante, según uno de los investigadores de seguridad especializados en seguridad Wi-Fi, siempre es más seguro utilizar WPA3 con los fallos descubiertos, que el antiguo WPA2. Por supuesto, en redes Wi-Fi tenemos la posibilidad de que la autenticación se realiza vía servidor RADIUS, y no compartir la clave PSK entre todos los clientes inalámbricos.

Las conexiones Bluetooth para los usuarios utilizan como método de seguridad un código numérico normalmente de cuatro dígitos que se tiene que introducir al establecer comunicación con el dispositivo, o confirmar un código que se muestra en ambos dispositivos que intentan establecer comunicación sea el mismo en ambos. La comunicación también va cifrada con el popular estándar AES, pero se han encontrado vulnerabilidades en este estándar como, por ejemplo, poder hacer Bluejacking, Bluesnarfing, e incluso, salió una vulnerabilidad muy importante llamada Blueborne.

Wi-Fi Direct vs Bluetooth

Wi-Fi Direct es un estándar que permite a los dispositivos Wi-Fi conectarse directamente entre ellos, sin depender de un punto de acceso o router, tal y como ocurre con el Bluetooth, donde los dispositivos se conectan entre ellos sin necesidad de una «infraestructura» como sí ocurre con las redes Wi-Fi.

Gracias a Wi-Fi Direct, podremos establecer un enlace inalámbrico entre dos smartphones, y realizar transferencias rápidas entre ellos, llegando fácilmente a superar los 200Mbps, mucho más rápido que transferir datos vía Bluetooth. Además, otro aspecto que debemos destacar es la cobertura, al utilizar Wi-Fi Direct tendremos una mayor distancia para transferir datos entre los dispositivos que con el Bluetooth, algo fundamental.

Por último, en cuanto a la seguridad de Wi-Fi Direct, heredamos el mismo protocolo WPA2 de las redes Wi-Fi tradicionales. En cuanto al consumo, aquí el ganador indiscutible es Bluetooth, ya que es un estándar que está pensado para el mínimo consumo, en cambio, Wi-Fi Direct consume muchísimo más que Bluetooth.

Tal y como habéis visto, aunque los estándares Wi-Fi y Bluetooth son inalámbricos, están diseñados para unos determinados usos en concreto. Hoy en día seguimos utilizando ambos estándares, el Wi-Fi para conectarnos a Internet, y el Bluetooth para conectarnos con los manos libres del coche, con auriculares y con altavoces, es decir, donde haya poca tasa de transferencia de datos. Por otra parte, con el objetivo de proporcionar la máxima velocidad entre dos dispositivos para transferir datos, el Wi-Fi Direct es lo que deberás utilizar en lugar del Bluetooth.