Principales amenazas de las memorias USB y cómo protegernos

Principales amenazas de las memorias USB y cómo protegernos

Javier Jiménez

Son muchas las amenazas que nos podemos encontrar a la hora de navegar por Internet. Muchos tipos de virus y malware que ponen en riesgo el buen funcionamiento de los sistemas. Es cierto que también tenemos muchas herramientas que nos ayudan a protegernos y mejorar la seguridad, pero también los ciberdelincuentes perfeccionan sus técnicas para saltarse esas medidas de seguridad. En este artículo vamos a hablar de una amenaza que está presente en nuestro día a día: las memorias USB. Vamos a explicar qué tipo de problemas podemos sufrir simplemente con un pendrive y qué hacer para evitarlo.

Qué amenazas pueden llegar a través de una memoria USB

Keylogger

Una de las amenazas más frecuentes que nos puede llegar a través de una simple memoria USB son los keyloggers. Como sabemos son un tipo de malware diseñado para robar contraseñas y datos personales. Básicamente su función es la de recopilar las pulsaciones de teclas que ponemos en nuestro equipo.

A través de una memoria USB podrían introducir un keylogger en nuestro dispositivo. Esto es algo que afecta directamente a nuestra seguridad y privacidad. es un tipo de amenaza que ha crecido en los últimos años tanto en equipos de escritorio como en dispositivos móviles.

Troyanos

También es común la entrada de troyanos a través de los pendrives. Como sabemos un troyano es capaz de recopilar información de los usuarios, modificar aspectos claves del sistema y, en definitiva, poner en riesgo el buen funcionamiento de los equipos.

La entrada de troyanos puede ocurrir por medios muy diversos. Por ejemplo a la hora de descargar software de Internet, abrir un archivo malicioso del correo electrónico o, como hemos visto, mediante una memoria USB.

Programar tareas

En muchas ocasiones las amenazas llegan en forma de tareas programadas en nuestro sistema. Podríamos poner en riesgo los archivos del equipo, la información almacenada y los programas instalados.

Se trata de archivos maliciosos que tienen como único fin modificar el registro del sistema o llevar a cabo diferentes tareas maliciosas que comprometan nuestros equipos. Podrían, por ejemplo, programar el borrado de información.

Recopilar información del sistema

Es una realidad que hoy en día nuestros datos e información tienen un gran valor en la red. Podrían utilizarlos para campañas de marketing, venderlos a terceros o enviarnos publicidad orientada. Muchas plataformas buscan la manera de recopilar información relacionada con el uso que damos a Internet, lugares donde nos movemos, los gustos que tenemos, etc.

A través de una memoria USB podrían utilizar herramientas diseñadas para recopilar todo tipo de información de nuestros equipos. De esta forma podrían enviar posteriormente amenazas diseñadas específicamente para nosotros.

Secuestradores de navegador

Una amenaza más que puede llegar a través de un pendrive son los secuestradores de navegador. En este caso estamos ante un problema que afecta a nuestro navegador y que pone en riesgo la seguridad. Podríamos ser redirigidos a páginas controladas por los atacantes.

Evitar malware por USB

Cómo evitar infectarnos a través de un pendrive

Herramientas de seguridad

Por supuesto algo básico es utilizar herramientas de seguridad. De esta forma podremos hacer frente a las muchas variedades de malware que están presentes en la red. Un buen antivirus es esencial para prevenir la entrada de software malicioso en el sistema.

Mantener los sistemas actualizados

De la misma manera es esencial mantener los equipos actualizados. Esto hay que aplicarlo tanto al propio sistema operativo como también a las diferentes aplicaciones que tenemos instaladas. A veces surgen vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Gracias a tener los equipos actualizados podremos prevenir este tipo de ataques.

En caso de duda utilizar sistemas alternativos

Por último, algo que podemos tener en cuenta es el uso de sistemas operativos alternativos para probar una memoria USB. En caso de duda sobre si esa memoria está infectada o no, siempre podremos utilizar un sistema operativo que no corra peligro. Por ejemplo hacer uso de Linux antes de poner la memoria en nuestro equipo Windows.