Antimalware Service Executable: qué es esta función imprescindible de seguridad

Windows 10 es hoy en día el sistema operativo más utilizado en equipos de escritorio. Son muchas las aplicaciones de terceros que podemos instalar para mantener el buen funcionamiento de los sistemas. Sin embargo también hay características que vienen integradas. En este artículo vamos a hablar de la función Antimalware Service Executable. Vamos a explicar por qué es importante y cuál es su misión en el sistema de Microsoft.

Para qué sirve Antimalware Service Executable

En Windows podemos encontrar diferentes características que nos ayudan a mejorar la seguridad. Son aplicaciones y funciones que vienen integradas con el propio sistema operativo. También, como sabemos, podemos instalar más programas adicionales con el objetivo de evitar problemas que comprometan el buen funcionamiento.

Una de esas funciones que encontramos es la de Antimalware Service Executable. Muchos usuarios lo encuentran como uno de los servicios que están en ejecución y pueden pensar que se trata de un malware, algún programa de terceros o cualquier software sin importancia. Sin embargo nada de eso.

Se trata de una característica muy importante para la seguridad de Windows 10. Es un programa oficial de Microsoft que se asegura de proteger un ordenador que tenga su sistema operativo. Si entramos en el Administrador de tareas lo veremos ejecutado como msmpeng.exe.

Para entrar aquí tenemos que hacer clic con el botón derecho del ratón en Inicio y le damos a Administrador de tareas. Automáticamente se abrirá una nueva ventana donde nos muestra todos los procesos y aplicaciones que tenemos abiertos en ese momento en Windows. Es muy útil para poder detectar malware también. Podemos ver posibles funciones sospechosas que no sepamos de dónde proceden y si podría o no ser un problema.

Antimlware Service Executable

Como vemos, ahí nos muestra una función denominada Antimalware Service Executable (msmpeng.exe). Puede despistar a muchos usuarios porque consideren que es una amenaza o una función inservible que únicamente está consumiendo recursos. Sin embargo, como hemos indicado, se trata de un proceso importante para la seguridad de Windows.

Esta función está vinculada directamente con Windows Defender. Como sabemos, es el antivirus que viene integrado en Windows 10. Una herramienta muy utilizada y que nos ayuda a proteger los sistemas para evitar problemas de seguridad. Siempre recomendamos tenerlo activo y actualizado.

Antimalware Service Executable consume muchos recursos

Escribimos este artículo principalmente para resolver la duda en referencia al consumo de recursos por parte de Antimalware Service Executable. A veces podemos ver que está consumiendo mucha memoria y eso podría asustar a los usuarios. Podrían pensar que se trata de un malware y que puede poner en riesgo el equipo.

Pero, como hemos dicho, se trata de una función vinculada a Windows Defender. En caso de que veamos que está consumiendo muchos recursos se debe principalmente a que está ejecutando en segundo plano un escaneo. Está rastreando el equipo y buscando posibles amenazas que puedan afectarnos.

Algunos usuarios han reportado que incluso han visto esta función consumiendo el 30% de la CPU. Si esto ocurre es más que probable que esté analizando posibles archivos que hemos descargado, algún programa que hemos instalado o cualquier escaneo programado en busca de amenazas de seguridad. No es algo que vaya a afectar el buen funcionamiento del sistema ni debamos preocuparnos.

Realiza análisis cuando el equipo está inactivo

Generalmente la función Antimalware Service Executable realiza análisis cuando el equipo está inactivo. De esta forma evita problemas que puedan ralentizar el uso. Por tanto no debería de suponer un problema para los usuarios, salvo casos concretos en los que debamos iniciar alguna aplicación o proceso mientras esta función ha comenzado a ejecutar un escaneo.

Podemos programar o modificar cuándo se realizan estos análisis. Para ello tenemos que ejecutar la combinación de teclas Windows + R y ponemos taskschd.msc. Una vez aquí pinchamos en Biblioteca del programador de tareas, vamos a Microsoft, Windows y Windows Defender.

Programador de tareas

Allí podemos entrar en Condiciones. Podremos modificar para que solo se ejecute cuando el equipo lleve 10 minutos inactivo o detenerlo si el equipo deja de estar inactivo. Así evitaremos problemas que puedan ralentizar el sistema, sin tener que cerrar ese proceso y poner en riesgo la seguridad.

En definitiva, la función Antimalware Service Executable es importante para mantener la seguridad de nuestro equipo. Debemos siempre mantenerla activa para que realice un escaneo cuando sea necesario y evitar así la entrada de malware.

Controlar las aplicaciones en segundo plano por seguridad

Para mantener la seguridad al navegar por Internet o utilizar cualquier dispositivo, es muy importante también controlar las aplicaciones en segundo plano. Debemos en todo momento saber cuál es la función de cada programa y asegurarnos de que no se trata de un malware. En ocasiones el software malicioso se cuela de tal manera que actúa como si fuera realmente una función legítima de Windows.

Entonces, ¿cómo podemos estar protegidos e identificar las aplicaciones que hay en segundo plano? Lo primero que debemos hacer es llevar a cabo una revisión completa. Necesitamos saber si esos programas han aparecido recientemente, si se trata de algo que hemos instalado nosotros mismos o una función propia del sistema.

Para ello podemos apoyarnos en realizar una búsqueda en Internet con el nombre de ese proceso o aplicación que nos causa dudas. Así podremos saber cuál es realmente su función, si se trata de una característica del sistema, algún programa, etc. Esto nos ayudará en gran medida.

Pero además, algo fundamental es contar con programas de seguridad. Un buen antivirus, como puede ser el propio Windows Defender, Avast, Kaspersky o cualquier otro, va a ayudarnos a rastrear el equipo y detectar posibles amenazas que puedan dañar el buen funcionamiento.

Ahora bien, lo más importante de todo es el sentido común. Si queremos evitar molestas aplicaciones en segundo plano que nos hagan dudar o que incluso lleguen a ser una amenaza real, debemos controlar qué instalamos. Hay que usar siempre fuentes oficiales y evitar sitios de terceros, ya que podríamos estar instalando una aplicación que ha sido modificada de forma maliciosa con el único objetivo de infectar el sistema.

Por tanto, controlar las aplicaciones en segundo plano en Windows es muy importante. Hemos hablado de la función Antimalware Service Executable y de por qué es importante para nuestro equipo. Pero más allá de ello, es imprescindible mantener la seguridad y controlar las aplicaciones en segundo plano.

¡Sé el primero en comentar!