El Bluetooth, una puerta abierta para sufrir ataques, apágalo si no lo usas

El Bluetooth es una tecnología para transferir datos y archivos de forma inalámbrica que lleva mucho tiempo con nosotros. Es muy utilizada hoy en día a la hora de utilizar auriculares inalámbricos, conectar dispositivos muy diversos y está presente en la gran mayoría de dispositivos móviles actuales. Ahora bien, lógicamente se trata también de una posible fuente de entrada de amenazas. En este artículo vamos a explicar por qué deberías apagar el Bluetooth si no lo usas. Una medida que puede prevenir problemas de seguridad que afecten a nuestros dispositivos.

El Bluetooth, muy presente en nuestros días

Seguramente muchos lectores han utilizado esta tecnología para enviar archivos de música, vídeo, fotos o incluso texto de un móvil a otro. Era algo muy habitual hace años, incluso antes de que aparecieran los móviles 3G. Sin embargo esta tecnología ha mejorado notablemente con el paso de los años y hoy en día tiene muchos más usos.

Más allá de servir para enviar y recibir archivos, algo que aunque ha mejorado sigue siendo un proceso más lento y limitado que otras opciones más modernas, es una tecnología que nos permite conectar diferentes dispositivos de forma inalámbrica. Vivimos en una época en la que los cables poco a poco han ido pasando a un segundo plano. Cada vez nos conectamos más por Wi-Fi, tenemos ratones inalámbricos y hasta podemos cargar nuestros móviles sin necesidad de cables.

El Bluetooth nos permite conectar auriculares a nuestro móvil, así como otros muchos dispositivos. Ofrece un amplio abanico de posibilidades, pero esto también puede ser utilizado por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques.

Mejorar la seguridad del Bluetooth

Por qué debemos apagar el Bluetooth

Podemos decir que es algo lógico. Cuando aparcamos el coche cerramos la puerta con llave. Lo mismo cuando salimos de casa o al echar el candado del buzón. Ponemos una barrera para evitar que posibles intrusos entren. Lo mismo podríamos aplicar a la tecnología de este tipo.

El hecho de tener el Bluetooth activado significa que podríamos ser víctimas de ataques dirigidos contra nuestros dispositivos. Un ciberdelincuente podría aprovecharse de ello y desplegar sus amenazas. Ahora bien, si no tenemos activada esta tecnología lógicamente plantamos una barrera que difícilmente podría atravesar.

Minimizar el uso del Bluetooth significa que minimizamos la exposición a posibles ataques. A lo largo del tiempo han surgido diferentes amenazas y ataques dirigidos contra dispositivos Bluetooth. Uno de los últimos es el llamado BlueBorne, que permite que un dispositivo que tenga esta tecnología inalámbrica activada pueda ser atacado a través de una serie de vulnerabilidades.

Hay que tener en cuenta que esto podría afectar sin importar el sistema operativo o dispositivo que utilicemos. Es decir, no importa si estamos utilizando Windows, Linux o algún sistema operativo móvil como iOS o Android. Todos ellos podrían ser vulnerables a ataques de este tipo y comprometer nuestra seguridad.

Por ello desde RedesZone recomendamos apagar el Bluetooth siempre que no lo utilicemos. ¿Realmente necesitamos tener las 24 horas del día activado este dispositivo? Nunca sabemos quién podría intentar en un momento dado acceder a nuestro dispositivo, enviar un archivo malicioso o aprovecharse de una vulnerabilidad existente para poner en riesgo nuestra privacidad.

Es cierto que hoy en día hay algunos usuarios que pueden necesitar mantener el Bluetooth encendido la mayor parte del día, ya que utilizan constantemente auriculares inalámbricos o relojes inteligentes. Sin embargo siempre que sea posible lo ideal es no mantenerlo conectado más allá de lo realmente imprescindible.

Los piratas informáticos, siempre al acecho

En muchas ocasiones surgen vulnerabilidades que afectan a los dispositivos. Estos fallos de seguridad pueden poner en riesgo nuestra privacidad y comprometer el buen funcionamiento de los equipos. Normalmente son corregidos a través de parches y actualizaciones, por lo que recomendamos también tener siempre las últimas versiones disponibles.

La cuestión es que los piratas informáticos siempre buscan la manera de mejorar sus mecanismos de ataques. Se basan en las vulnerabilidades existentes, como mencionamos, pero también buscan la forma de llevar a cabo sus ataques y alcanzar los dispositivos de las víctimas.

El problema principal es que hoy en día, y cada vez más, podemos encontrar numerosos dispositivos que cuentan con conexiones Bluetooth o Wi-Fi. Hablamos principalmente de lo que se conoce como el Internet de las Cosas. Muchos de estos dispositivos pueden ser vulnerables tanto por parte de los fabricantes como por errores que cometen los usuarios. Esto lo aprovechan los ciberdelincuentes.

Es por ello que debemos prestar mucha atención a cualquier dispositivo que pueda tener conexiones inalámbricas, aunque no los utilicemos. Siempre debemos contar con contraseñas que sean fuertes y seguras, desactivar las conexiones cuando nos las usemos y cambiar los valores de fábrica.