Archivos adjuntos maliciosos más comunes que llegan por e-mail

Archivos adjuntos maliciosos más comunes que llegan por e-mail

Javier Jiménez

Son muchas las amenazas que podemos recibir a la hora de navegar por Internet. Muchos tipos de virus que de una u otra forma pueden comprometer nuestros sistemas. Sin embargo también tenemos una gran cantidad de herramientas y funciones que podemos utilizar para protegernos. En este artículo vamos a hablar de los principales archivos adjuntos maliciosos que podemos recibir por correo electrónico.

El correo electrónico, muy utilizado por los piratas informáticos

Dentro de todas las opciones que los ciberdelincuentes utilizan para atacar a sus víctimas podemos destacar el correo electrónico. Como sabemos, el e-mail es un medio de comunicación muy utilizado. Nos permite estar en contacto con amigos y familiares, enviar documentos o almacenar información muy variada. Sin embargo también es usado para atacar.

Los piratas informáticos hacen uso de este tipo de servicios para robar contraseñas, infectar equipos, recopilar información de las víctimas… Utilizan métodos muy variados como el Phishing, por ejemplo. Pero también envían archivos adjuntos maliciosos, configurados para robar información o comprometer los equipos.

De ello hablaremos en este artículo. Vamos a mostrar qué tipos de archivos son los más utilizados para este fin. El objetivo es estar alertas y no cometer errores en caso de que recibamos alguno. Hay que tener en cuenta que en ocasiones simplemente con abrir un archivo de este tipo puede que nuestra información que de expuesta o que nuestro sistema se infecte.

Archivos adjuntos más usados por los piratas informáticos

Es cierto que los correos electrónicos cada vez tienen mejores filtros para evitar este tipo de e-mails. Sin embargo siempre es posible que pueda colarse alguno y que termine en nuestra bandeja de entrada.

Facturas falsas

Sin duda uno de los tipos de archivos adjuntos más comunes que nos llegan por e-mail son las facturas falsas. Recibimos un correo donde nos indican que ya tenemos disponible nuestra última factura del móvil, luz o Internet. También puede ser la supuesta factura de un pedido que hemos realizado por Amazon o similares, así como algo que tenemos que cobrar o pagar.

Lo normal es que se trate de un archivo de texto donde encontraremos la información relacionada con esa factura. Nos piden que lo abramos y es ahí donde está el problema. Posiblemente nos soliciten habilitar las macros para poder ver el contenido, pero esto significa que nuestro equipo podría ser infectado por ese archivo.

Comprobar seguridad en un PDF o imagen

Cupones descuento

También es muy frecuente recibir supuestos cupones descuento. Aquí el abanico de posibilidades es muy amplio. Generalmente utilizan marcas muy conocidas, como por ejemplo restaurantes de comida, tiendas de ropa, supermercados…

Adjuntan un archivo o una imagen donde aparece un supuesto código de descuento que podríamos utilizar para ahorrar en la futura compra que vayamos a realizar. El problema, una vez más, es que se trata de una estafa.

Excel o PDF con información

Esto es un clásico también. Recibimos un archivo PDF o Excel con supuesta información relacionada con un tema. Un ejemplo es todo lo relacionado con la pandemia del Covid-19. Pueden enviar algún tipo de dato importante, de cambio de políticas o cualquier información.

El objetivo, como en los casos anteriores, es que la víctima abra esos archivos. Al hacerlo están descargando malware en el sistema y habilitando que puedan ejecutar acciones que nos comprometan.

Correos que suplantan una compañía legítima

Sin duda esto también es muy típico. Recibimos un correo electrónico de una supuesta compañía legítima. Nos dicen que tenemos un archivo informativo que debemos abrir para obtener algún tipo de dato o respuesta.

Aquí podemos encontrar archivos Word, imágenes, PDF… Una gran variedad de opciones que siempre van a tener como objetivo infectar nuestros equipos.

Premio

Otro truco más es el de utilizar un supuesto premio. Nos envían un correo para decirnos que nos ha tocado algo y vemos un archivo adjunto para rellenar nuestros datos y que nos puedan enviar eso que hemos ganado.

Sin embargo lo que buscan es recopilar información. Obtener nuestros datos reales para incluirnos en listas de Spam o incluso hacer que nos descarguemos algún software malicioso.

En definitiva, es muy importante tener en cuenta el peligro de los archivos adjuntos por correo electrónico. Debemos siempre tener presente el sentido común y no abrir o descargar archivos en los que no podamos confiar por completo.