Cierra la sesión de Google o Gmail de forma remota

Es posible que en un momento dado te hayas dejado la cuenta de Gmail abierta en otro ordenador o que sospeches que alguien puede tener acceso a un dispositivo. Es normal abrir la cuenta en el móvil, ordenador o incluso en cualquier otro aparato fuera de casa y que no siempre es de nuestra propiedad. ¿Qué pasa si por un descuido hemos dejado la sesión iniciada? Por suerte podemos cerrar la sesión de Google de forma remota fácilmente.

Pasos para cerrar sesión en Google en otros dispositivos

Cerrar sesión en Google o Gmail es muy fácil. Simplemente vas a la página web o a la versión móvil, pinchas en la imagen del usuario y le damos a Cerrar sesión. Pero claro, ¿y si queremos cerrar la sesión de otro ordenador o móvil al que no tenemos acceso en ese momento? También es posible.

Lo primero que tenemos que hacer es iniciar sesión con nuestra cuenta en la versión web en un ordenador. Allí tendremos que seguir una serie de pasos hasta llegar al apartado para poder cerrar sesión en otros dispositivos donde tengamos abierta la cuenta. Simplemente tienes que hacer lo siguiente:

  • Puedes acceder también desde Gmail y en este caso tienes que ir al botón de Aplicaciones de Google, que aparece arriba a la derecha, al lado de la campana de notificaciones
  • Allí tienes que pinchar en Cuenta, que es la primera opción que te aparecerá
  • En la siguiente ventana te aparecerán diferentes opciones. Una de ellas es Seguridad

Sección seguridad de Gmail

Una vez estés dentro de Seguridad, tendrás que ir al apartado de Tus dispositivos. Aparecerán diferentes equipos donde tienes iniciada sesión o has iniciado recientemente. Saldrán ordenadores, móviles, etc.

Tus dispositivos de Google

Tienes que pinchar en el dispositivo donde quieres cerrar sesión. Basta con hacer clic en su nombre (aunque en realidad da igual si le das a otro) y te llevará a una nueva ventana donde aparecen nuevamente los inicios de sesión activos. Te aparecerán tanto donde tienes activa la cuenta en este momento, como también otros dispositivos donde hayas iniciado sesión en los últimos meses.

Cerrar sesión en el móvil

Lo que tienes que hacer es pinchar en los tres puntos que aparece encima de cualquiera de esos dispositivos y posteriormente a Cerrar sesión. Además, si pinchas en Más detalles te aparecerá información como por ejemplo cuándo iniciaste sesión o desde qué navegador, para tener más datos.

Hemos visto cómo cerrar sesión en Google de forma remota en cualquier dispositivo. Sin embargo también puedes acceder desde Gmail y ver dónde has iniciado sesión y cerrarlo. En este caso tienes que ir nuevamente a la versión web e ir a Detalles, que aparece en la parte de abajo a la derecha.

Allí te aparecerán todos los dispositivos donde está iniciada la sesión, cuándo, etc. Si ves algo raro o simplemente quieres cerrar la sesión de alguno de esos dispositivos, tendrías que pinchar en Revisión de seguridad, que aparece en la parte de arriba.

Retirar sesión de Gmail

En este caso te aparecerá una lista de todos los dispositivos que tienen acceso a tu cuenta de Gmail. En cualquiera de ellos puedes pinchar en Retirar y automáticamente ya no tendrían acceso. No obstante, también puedes ir a la parte de abajo y encontrarte con los dispositivos que están activos o donde has iniciado sesión recientemente, pinchas en los tres puntos y le das a Cerrar sesión.

Por qué cerrar sesión de forma remota

Como has podido ver, cerrar sesión en Gmail y Google es muy sencillo. Solo tienes que seguir una serie de pasos que hemos visto y rápidamente habrás expulsado la cuenta de un móvil, ordenador o cualquier aparato donde estuviera abierta, de forma remota. Pero vamos a dar algunos motivos por los cuales esto puede ser interesante. El objetivo es evitar problemas y que nuestra seguridad nunca se vea afectada.

Evitar molestias

El primer motivo es evitar molestias. Puedes tener iniciada la sesión de Gmail y Google en muchos aparatos al mismo tiempo. Esto significa que cada correo electrónico que recibas te va a saltar la notificación, así como cualquier otro aviso relacionado con la cuenta. Te va a saltar en tablets, móviles, ordenadores… En definitiva, en cualquier dispositivo.

Esto puede llegar a ser molesto, ya que tal vez no quieras recibir notificaciones mientras usas la tablet, por ejemplo. De esta forma, al cerrar sesión de forma remota podrás quitarla de cualquier equipo donde no te interese. No obstante, también puedes quitar la sincronización o las notificaciones para que no haya este tipo de molestias.

Seguridad

Pero sin duda la razón principal es por seguridad. Un ejemplo claro es cuando iniciamos sesión en un equipo ajeno, como puede ser al ir a una tienda a imprimir un documento. Tal vez nos hayamos olvidado de cerrar la cuenta y cualquiera puede ver nuestros correos y tener acceso a la cuenta de Google.

ataque Pass the Hash

También para prevenir posibles ataques. Pensemos por ejemplo en un ordenador que apenas usamos y no lo tenemos actualizado correctamente. En caso de que haya alguna vulnerabilidad, un posible atacante podría explotarla y acceder a las cuentas donde hayamos iniciado sesión o cualquier archivo que tengamos guardado en ese equipo. No es buena idea mantener el acceso en equipos obsoletos que no utilicemos, ya que pueden ocurrir problemas de este tipo.

Además, puede ocurrir que tengamos conocimiento de que un equipo donde tenemos iniciada la sesión ha sido atacado. Por ejemplo que haya entrado algún malware, algún intruso, etc. Para prevenir, conviene quitar la sesión de cualquier cuenta que tuviéramos activada en ese sistema y así reducir la probabilidad de que nos afecte.

Pérdida de dispositivo

Tiene relación con la seguridad, pero otro motivo más es perder el móvil o cualquier dispositivo. Vamos a tener la sesión iniciada en ese equipo y podría ser accesible para cualquiera que tuviera acceso físico. Podría leer todos los correos, suplantar nuestra identidad, etc.

Para evitar que esto llegue a ser un problema, más allá de cerrar la cuenta de Google de forma remota también conviene proteger los dispositivos. Así, en caso de que nos lo roben o lo perdamos, van a tener que poner una clave o cualquier método de autenticación para poder entrar.

En definitiva, como has visto es muy sencillo cerrar sesión de forma remota en Google o Gmail. Es un proceso rápido y que puedes realizar desde cualquier lugar y dispositivo. Solo tienes que iniciar sesión en tu cuenta y seguir las explicaciones que hemos dado. Lo podrás hacer tanto desde el móvil como desde cualquier ordenador. Esto te ayudará a evitar problemas de seguridad y estar más protegido en caso de que pierdas el móvil, por ejemplo.

¡Sé el primero en comentar!