Cómo detectar una web hackeada y evitar que te infecte

Cómo detectar una web hackeada y evitar que te infecte

Javier Jiménez

Muchas de las amenazas de seguridad más importantes llegan a través de la navegación. Visitamos muchas páginas a lo largo del día y hay que tener en cuenta que no todas ellas son seguras. Podemos descargar archivos fraudulentos, acceder a links que pongan en riesgo nuestra seguridad o acabar en sitios donde la información que hay es falsa. Si caemos en determinados problemas podríamos ver cómo nuestra seguridad y privacidad se ven comprometidas. En este artículo vamos a explicar cómo detectar una web hackeada o peligrosa y evitar así que nos infecte.

El problema de las páginas peligrosas en Internet

Como hemos mencionado en Internet podemos encontrar infinidad de sitios web. No todos ellos son seguros, ni mucho menos. Hay que tener en cuenta que podemos ser víctimas de muchos tipos de ataques. Esto podría poner en peligro nuestra seguridad, privacidad, así como el buen funcionamiento de los dispositivos.

Entrar en una página que haya sido hackeada no supone por sí mismo y de manera automática que nos infecte, pero sí podría si cometemos errores. El hecho de ser infectado puede suponer problemas serios para nuestro dispositivo, así como nuestra propia seguridad y privacidad.

Una página puede ser creada de forma maliciosa para atacar a los usuarios. Podrían utilizar un nombre falso, por ejemplo, para despistar y hacer creer que estamos ante algo legítimo. Pero también podría haber sufrido un ataque por parte de piratas informáticos y tener como objetivo dañar la seguridad y privacidad de los usuarios.

Por todo ello es importante saber si estamos ante una página que ha podido ser atacada y que puede ser por tanto un peligro para nuestra seguridad y privacidad. De esta forma podremos prevenir posibles ataques y no comprometer nuestros dispositivos. Vamos a explicar cómo podemos detectar este tipo de amenazas.

Saber si una web ha sido hackeada

Cómo saber si una web ha podido ser hackeada

Por suerte podemos tener en mente diferentes tipos de formas de averiguar si una web ha podido ser hackeada. El objetivo aquí es saber detectar señales que puedan indicarnos que esa página que estamos visitando es en realidad un peligro y puede poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad.

Vamos a detallar algunas de las señales más visibles y que pueden mostrarnos que ese sitio no es seguro.

Contenido extraño

Sin duda una de las muestras más importantes de que una página ha sido hackeada es ver contenido extraño. Pongamos por ejemplo que estamos visitando una página de noticias relacionadas con el baloncesto. De repente vemos contenido muy diferente hablando de ofertas relacionadas con televisiones, supuestos artículos relacionados con programas de descarga para ordenador, etc. Contenido que, como vemos, nada tiene que ver con el original.

Esto podría suponer que ese sitio ha sido hackeado. Puede que haya incluido artículos que sirven de cebo para que descarguemos programas maliciosos o entremos en contenido que pueda ser un peligro para nuestra seguridad.

Aparece mucha publicidad y ventanas emergentes

Otra prueba que suele estar muy presente es cuando nos aparece mucha publicidad o ventanas emergentes. Esta señala suele ser inequívoca de que esa página ha podido ser hackeada o ha sido víctima de algún tipo de ataque. Normalmente esa publicidad que muestra es invasiva, engañosa e insistente.

Lo mismo ocurre con las ventanas emergentes, que son muy molestas y pueden mostrarnos links para actualizar el sistema, descargar un antivirus o similar. Hay que tener cuidado con ello.

Inicio de sesión no cifrado

También puede ocurrir que entremos en una plataforma donde es necesario poner nuestro usuario y contraseña. Normalmente este tipo de servicios está cifrado, como sabemos. De esta forma nuestros datos están seguros.

Puede ocurrir que entremos al link para iniciar sesión y nos lleve a una página sin cifrar. Esto podría ser un problema para nuestra seguridad. Podríamos ver cómo nuestros datos y contraseña se filtran.

Links acortados y que llevan a páginas diferentes

Por último, otra señal de que una página ha podido ser hackeada es encontrarnos con links acortados para ocultar realmente el contenido, así como enlaces a páginas diferentes. Esto podría ocultar ataques, descarga de malware o Phishing. Hay que observar muy bien a qué links estamos accediendo.