Conoce el Control de Cuentas de Usuario en Windows (UAC)

Conoce el Control de Cuentas de Usuario en Windows (UAC)

Lorena Fernández

Existen características y funcionalidades de Windows con las que interactuamos a diario. Hasta que no interiorizamos al respecto mediante alguna guía o tutorial, muchas veces no sabemos cómo se llaman, o simplemente, a partir de ese momento comenzamos a entender las razones por las cuales tales características y funcionalidades existen. En esta ocasión, os vamos a presentar una característica que aparece con frecuencia: el Control de Cuentas de Usuario (UAC). No sólo te comentaremos cuál es su esquema de funcionamiento, sino que te daremos los consejos para configurarlo en detalle. Así, asegurarás una experiencia segura de uso tanto para ti como para las personas que podrían utilizar tu ordenador.

El Control de Cuentas de Usuario (UAC por User Access Control) consiste, básicamente, en la ventana emergente que acostumbra a aparecer al momento de la instalación de aplicaciones en tu ordenador. Un par de datos curiosos: esta funcionalidad comenzó con una de las peores versiones de Microsoft: Windows Vista. En aquel tiempo, se consideraba que exageraba con los criterios de seguridad y los usuarios sufrían con las constantes apariciones de esta ventana emergente. Sin embargo, cuando el querido Windows 7 hizo su aparición, se ha vuelto bastante más popular y se realizaron ajustes para reducir la cantidad de criterios y condiciones. Todo esto, sin afectar a las medidas de seguridad más críticas. Por esta razón, es posible configurar este control de cuentas en distintos niveles de acuerdo a nuestra necesidad y/o gusto.

Cómo funciona el Control de Cuentas de Usuario en Windows

Si has sido usuario de Windows 7, la imagen que hemos compartido te será bastante familiar. Por supuesto, en versiones posteriores a éste (incluyendo Windows 10) ha mejorado bastante y forma parte de la suite de seguridad que todo usuario Windows debería conocer y aprender a configurar. Consideremos a este control de cuentas como una capa de protección eficaz ante las múltiples posibilidades de que pueda ingresar malware, ransomware, código malicioso, etc. Si acontece algo así, el UAC se encarga de bloquearlo.

Desafortunadamente, esta funcionalidad no se salva de los inconvenientes. Puede pasar que un programa no se pueda instalar o ejecutar de manera adecuada o cualquier inconsistencia que no permita el uso normal del programa de tu preferencia, aunque hayas permitido que el UAC ejecute tal programa, gran parte de ellos se dan en el momento en que instalamos algo.

La solución, en varios casos es deshabilitar este control. También es posible intentar realizar la ejecución del programa haciendo lo siguiente: clic del botón derecho del ratón o mousepad -> Ejecutar como Administrador. Lo que se dará luego de esto es que aparezca la ventana de UAC después de haber abierto la aplicación. Debes conceder el permiso de ejecución y finalmente, seguir utilizando el programa como siempre.

Niveles de Control de Cuentas de Usuario

Hemos mencionado que el UAC en Windows puede ser configurado en distintos niveles. Te comentamos sobre estos niveles a continuación:

Alto (Notifica en todo momento)

En esencia, va a aparecer la ventana emergente siempre que queramos instalar programas de todo tipo en el ordenador. También, aparecerá en el caso de que realice ajustes en la configuración de Windows. El propio sistema operativo recomienda esta configuración, más aún si es que el usuario está acostumbrado a instalar programas. O bien, tener cierto hábito de navegación a Internet que podría exponerlo a potenciales programas maliciosos. Piensa que UAC puede ser un gran aliado para educar en la materia de uso seguro de recursos tecnológicos como el ordenador.

Si eres un usuario que no tiene permisos de administrador, la ventana emergente tendrá dos campos: el de usuario y contraseña de administrador. Así, este último es aquel que podrá conceder los permisos para que siga instalándose/ejecutándose el programa. O bien, que siga operando el ordenador con normalidad.

Medio

Este es el nivel de UAC que se encuentra configurado por defecto para cualquier usuario Windows que no cuente con permisos de administrador. Este notifica al usuario cuando algún programa desea realizar algún cambio en el ordenador. Algunos ejemplos: instalación por primera vez, actualización de software, instalación de complementos y otros. Sin embargo, esta ventana no aparecerá si es que tú mismo realizas un cambio. En consecuencia, este nivel asume que tienes programas y sitios web que utilizas con confianza.

Así como en el nivel alto, los usuarios que no sean administradores, deberán ingresar los datos del usuario que sí lo sea para continuar.

Medio Bajo

Aquí solamente se notifica cuando un programa intenta realizar cambios en el ordenador, sin que la ventana «bloquee» lo que el usuario está haciendo en ese momento. Tampoco notifica si es que realizas algún cambio por tu cuenta. Un punto importante a saber es que este nivel es recomendado solamente si tienes recursos limitados en cuanto a gráficos o alguna que otra restricción de software.

Observación: si escoges esta opción, otras aplicaciones podrían interferir con la apariencia de la ventana emergente del UAC. Esto es un riesgo en cuanto a la seguridad del ordenador, especialmente si es que existiese malware dentro del mismo.

Bajo (No notifica)

En este caso, no se notifica al usuario de absolutamente nada, ni si quiera de los cambios que el mismo puede llegar a hacer. Es bueno tener presente que aún existirán medidas esenciales de protección que Windows aplicará, pero, de todas formas, este nivel «bajo» no es recomendado.

Pasos para la configuración de UAC en Windows 10

En el caso de que estés utilizando el ordenador proporcionado por una organización, muy probablemente te sucederá algo como esto:

Si te metes en Cambiar configuración de cuentas de usuario. Aparece una ventana emergente como esta, solicitando credenciales. Tal vez piensas que ingresando nuevamente tus datos de usuario y contraseña podrás continuar. Sin embargo, vuelve a aparecer esta misma ventana.

Como vemos más arriba, te pedirá ingresar los datos del usuario administrador del equipo o del dominio. En este caso, únicamente el administrador podrá introducir esos datos y continuar con la ejecución del programa o su instalación. Debes contactar con el administrador por alguna de las vías propuestas por tu organización para obtener asistencia respecto a los programas que puedes instalar o no.

Sin embargo, si tu ordenador es de uso particular, pero cuenta con más de una cuenta de usuario, debes hacer lo siguiente:

Ingresas a Cambiar configuración de cuentas de usuario:

El nivel de Control de Cuentas de Usuario predeterminado es aquel que notifica solamente cuando un programa quiere realizar cambios en el equipo. Sin embargo, se recomienda con mucho énfasis elegir el nivel más conveniente de acuerdo al tipo de usuario que operará con el ordenador.

Con unos pocos pasos podrás configurar el Control de Cuentas de Usuario. Es una característica sencilla pero súper útil, en especial si es que un sólo ordenador es utilizado para más de un usuario. De acuerdo a las necesidades de cada uno, puedes configurar para cada usuario el nivel más adecuado. Por fortuna, el desempeño de esta característica mejoró muchísimo a lo largo de los años, así también, las aplicaciones desarrolladas para Windows lograron mejorar su relación con esta característica. Evitando la necesidad de desactivarla para que «no cause más problemas». Recordemos que, si no la tenemos activada en el nivel más adecuado, podríamos poner en riesgo a nuestro ordenador en general.