¿Windows Defender bloquea un archivo o programa? Desbloquéalo

Los programas de seguridad son muy importantes para proteger nuestros equipos. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades. Los hay tanto gratuitos como de pago y están disponibles para todo tipo de sistemas y dispositivos. Uno de los más populares es Windows Defender, que está disponible de forma gratuita en el sistema operativo de Microsoft. Ahora bien, en ocasiones pueden identificar y bloquear archivos o programas que considera peligrosos pero que sabemos que no lo son. En este artículo vamos a explicar cómo desbloquearlos de forma manual.

Cómo desbloquear archivos o programas bloqueados por Windows Defender

Muchos usuarios se encuentran con que, al descargar un archivo de Internet, Windows Defender lo bloquea. Esto es así ya que lo considera una amenaza. Puede que por el nombre, por la extensión, etc. No siempre tiene que ser realmente un peligro y eso podría hacer que no podamos descargarlo correctamente.

Lo mismo podría ocurrir al intentar utilizar un programa determinado. El antivirus de Microsoft lo considera un peligro y lo bloquea. ¿Qué podemos hacer? Por suerte tenemos algunas soluciones. Vamos a explicar cómo desbloquearlo de forma manual y evitar que no podamos abrirlos.

A modo de advertencia, hay que recordar que lo normal es que si el antivirus ha detectado ese archivo o programa como malicioso, es que realmente lo es. Por tanto solo debemos aplicar esto a aquellos archivos o programas que estemos seguros de que son legítimos y que no van a representar un problema para nuestra seguridad.

Lo primero que tenemos que hacer es abrir Seguridad de Windows. Para ello podemos ir simplemente a la barra de tareas del sistema operativo, abajo a la derecha junto al reloj, y pinchar en el icono de Windows Defender. De esta forma entraremos en el apartado de configuración.

Una vez dentro tenemos que ir a la pestaña de Protección antivirus y contra amenazas. Allí hay que entrar en Historial de protección.

Historial de protección de Windows Defender

Allí nos aparecerán todos los archivos y programas que ha bloqueado Windows Defender. Si pinchamos en uno de ellos y confirmamos, nos mostrará información como el nombre, cuándo ha sido detectado o la ruta. Veremos que a la derecha hay una flecha para desplegar diferentes opciones.

Podemos eliminar esa advertencia, ponerla en cuarentena o permitir. Esto último es lo que va a evitar que Windows Defender bloquee ese archivo o aplicación. Una vez más, esto lo debemos hacer solamente si estamos seguros de que ese archivo o programa es realmente fiable. De lo contrario podríamos poner en riesgo nuestro equipo.

¿Cómo podríamos revertir la situación? Pongamos que por error hemos permitido un archivo o programa y nos damos cuenta de que realmente es una amenaza. Para ello volvemos a ir nuevamente a Protección antivirus y contra amenazas, pero en esta ocasión le damos a Amenazas permitidas.

Amenazas permitidas en Windows Defender

En caso de que hayamos agregado algún archivo o programa a esta lista de amenazas permitidas en Windows Defender nos aparecerán. Si no hemos agregado ninguna, simplemente nos aparecerá como en la imagen de arriba.

Por qué debemos contar con herramientas de seguridad

Hoy en día hay muchas amenazas que pueden comprometer la seguridad de nuestros sistemas. Esto afecta a todo tipo de dispositivos, sin importar si es un móvil, ordenador, etc. Por suerte tenemos una gran cantidad de programas que nos ayudan a protegernos en la red. De esta forma podemos detectar amenazas que nos comprometan.

Por tanto, tener herramientas de seguridad es algo fundamental hoy en día. Programas como Windows Defender van a ayudar a proteger nuestra privacidad y evitar que los piratas informáticos tomen el control de nuestros equipos.

Hemos visto cómo desbloquear archivos o programas que Windows Defender pudiera considerar como una amenaza. Sin embargo esto debemos hacerlo únicamente si estamos completamente seguros de que son fiables y no van a representar un problema.

Eso sí, no basta con tener antivirus y otros programas de seguridad instalados. Es importante también tener el equipo correctamente actualizado, ya que en ocasiones surgen vulnerabilidades que podrían ser utilizadas por los ciberdelincuentes. Además, el sentido común debe estar presente en todo momento y no cometer errores.