Detecta y controla archivos adjuntos sospechosos para evitar malware

Detecta y controla archivos adjuntos sospechosos para evitar malware

Javier Jiménez

La manera en la que se distribuye el malware puede variar mucho. Son muchos los ataques que podemos sufrir. Muchas las amenazas que hay presentes en la red. Los piratas informáticos perfeccionan sus técnicas constantemente para lograr su objetivo. Sin embargo hay que mencionar que el correo electrónico es un medio muy utilizado para enviar malware. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cómo detectar y controlar archivos adjuntos maliciosos que puedan llegarnos a través de un simple e-mail.

El correo electrónico es muy utilizado para atacar

Hoy en día todos los usuarios cuentan con al menos una dirección de correo electrónico. Ya no es solo un medio para estar en contacto con otros usuarios, sino que también es necesario para registrarnos en plataformas, lo usamos para recordar contraseñas que hemos olvidado o utilizar diferentes servicios en Internet.

Los piratas informáticos utilizan este medio para llevar a cabo sus ataques. Pueden enviar un correo que contenga malware en un archivo adjunto. Pueden también llevar a cabo ataques Phishing con el objetivo de robar nuestras credenciales y contraseñas. Es, en definitiva, un servicio de Internet tan utilizado como peligroso si no tomamos medidas adecuadas y cometemos errores.

Con un simple archivo adjunto podrían infectar nuestro equipo. Por ello es importante evitarlo, utilizar el sentido común y saber identificar cuándo puede ser una amenaza. Por ello vamos a dar una serie de consejos para explicar cómo detectar archivos adjuntos maliciosos y qué hacer en caso de que nos topemos con uno.

Malware a través de archivos adjuntos

Cómo detectar archivos adjuntos maliciosos

Este problema es muy frecuente y puede afectar a todos los usuarios en algún momento. podemos recibir un correo que aparentemente es normal, sin mostrar peligro alguno, pero realmente guarda un archivo adjunto que puede atacar nuestro sistema.

Observar la extensión del archivo

Algo muy importante es mirar la extensión del archivo. Hay determinadas extensiones que debemos evitar a toda costa, como son .jar, .cpl, .bat, .js o .wsf. Pero también hay otras más comunes que pueden ser utilizadas por los ciberdelincuentes para llevar a cabo sus ataques, como pueden ser un simple archivo PDF o Word. También los .exe, aunque es raro que hoy en día nos llegue un archivo de este tipo ya que normalmente el proveedor de correo electrónico lo va a bloquear.

Es importante por tanto que miremos bien la extensión del archivo. No obstante, incluso en archivos que consideremos seguros habría que tomar precauciones y evitar abrirlos si vemos también alguno de los siguientes puntos sospechosos.

Quién es el remitente

Esto también es fundamental. ¿Conocemos al usuario que nos envía ese e-mail? Puede que sea algún familiar o amigo que nos envía algo que estamos esperando. Puede que se trate de alguna cuenta desconocida y de la que debamos desconfiar.

Sin embargo hay que tener cuidado también en este sentido, ya que un usuario conocido ha podido mandar ese archivo adjunto malicioso de forma inconsciente. Puede que le hayan robado la cuenta o que su equipo esté infectado y reenvíe correos de este tipo.

Contenido general del e-mail

Sin duda es otro punto clave para determinar si un correo electrónico, si un archivo adjunto que recibimos, puede ser un peligro. Debemos observar detalles en la forma de escribir, si hay posibles traducciones mal hechas, etc.

Por tanto es importante que observemos el contenido general de ese correo para determinar si puede haber o no algo que nos haga sospechar. Alguna pista que nos indique que estamos ante un e-mail peligroso.

Piden algún tipo de datos

A veces podemos recibir un correo electrónico en el que nos piden datos personales. Puede que nos inviten a abrir ese archivo adjunto para obtener más información al respecto. Eso debería hacernos sospechar y mostrarnos que posiblemente estemos ante un intento de estafa.

Asunto sospechoso

Por supuesto también hay que observar el asunto del mensaje. ¿Nos piden con urgencia que abramos ese archivo? ¿Tal vez nos indican que hemos ganado un premio y que la información está en ese PDF o Word que hemos recibido? Eso también nos da pistas de que podemos estar ante un archivo adjunto peligroso.

Qué hacer si recibimos un archivo adjunto malicioso

Es muy importante que si recibimos un archivo adjunto malicioso tomemos precauciones. Algo básico es nunca llegar al abrirlo. Necesitamos cuidar nuestro sistema y algo muy negativo sería abrir un archivo malicioso y que pueda comprometer nuestra seguridad.

También es interesante no interactuar de ninguna manera con ese correo electrónico. No ya el hecho de descargar ese archivo, sino tampoco responder o hacer clic en algún link que nos envíen. De esta forma evitaremos problemas que puedan comprometer nuestra seguridad.

Lo mejor llegado el caso es borrar directamente ese correo electrónico que hemos recibido. Además, si queremos garantizarnos que no vamos a recibir más correos desde esa cuenta siempre podremos darle a bloquear. Así no tendremos problemas si en algún momento nos pilla despistados y abrimos ese archivo que recibamos.