Consejos para evitar que los datos terminen en la Dark Web

No hay dudas de que nuestros datos personales tienen un gran valor en la red. Los piratas informáticos pueden buscar constantemente la manera de averiguarlos para ponerlos a la venta, incluirnos en campañas de Spam o incluso llevar a cabo ataques cibernéticos más personalizados. Por ello es importante siempre estar protegidos. En este artículo vamos a hablar de cómo evitar que nuestros datos se filtren en la Dark Web. Vamos a dar una serie de recomendaciones interesantes.

La Dark Web está llena de datos robados

Podemos decir que la Dark Web es la parte oculta de Internet donde terminan los datos robados, donde los ciberdelincuentes descargan software malicioso, donde se intercambian productos ilegales… Es una parte de la red a la que únicamente es posible acceder desde determinados navegadores como Tor.

Es un hecho que nuestra información personal tiene mucho valor. Es muy cotizada por las empresas de marketing para poder enviar publicidad orientada, campañas de Spam, etc. Pero incluso los piratas informáticos podrían llegar a vender cuentas robadas, como servicios de vídeo en Streaming, redes sociales, cuentas bancarias y una amplia variedad.

Los métodos que utilizan los cibercriminales para robar datos de los usuarios son muy variados. Pueden basarse en ataques Phishing, envío de malware a través del correo electrónico o en páginas de descargas inseguras. Incluso pueden aprovecharse de filtraciones y ataques a un sitio web donde tenemos nuestros datos.

Todo esto hace que la Dark Web se haya convertido en un lugar donde comercializar con la información personal de los usuarios. Es esencial por tanto tomar medidas para evitar que esto ocurra y estar protegidos en todo momento. El objetivo será dificultar la tarea a los piratas informáticos.

Qué hacer para evitar que nuestra información se filtre

Vamos a dar una serie de recomendaciones para evitar que nuestros datos terminen en la Dark Web. Es muy importante que no se filtre información cuando navegamos por la red o al utilizar cualquier tipo de servicio o plataforma. Las herramientas que utilizan los ciberdelincuentes son muy diversas, por lo que es conveniente tomar precauciones en todo momento.

Proteger los equipos

Para evitar que nuestros datos terminen en la Dark Web, algo muy importante es tener totalmente protegidos nuestros dispositivos. Debemos siempre contar con programas de seguridad, como un antivirus o firewall. Esto va a ayudar a detectar software malicioso que pueda afectarnos, así como bloquear conexiones peligrosas.

Tenemos un amplio abanico de opciones a nuestra disposición. No importa qué sistema operativo utilicemos, siempre debemos tener software que nos proteja. Es la mejor barrera para evitar problemas de seguridad en nuestro día a día. Eso sí, debemos elegir una buena opción, que realmente ayude a evitar estos problemas.

Amenazas de seguridad en la red

Mantener todas las actualizaciones

Un complemento muy importante a lo que mencionábamos anteriormente es tener siempre nuestros sistemas actualizados. Esto es fundamental para evitar vulnerabilidades que puedan afectarnos. Los piratas informáticos pueden explotar fallos que no han sido corregidos y eso es un problema importante.

Nuestro consejo es siempre tener todos los parches y actualizaciones que haya disponibles. Esto lo debemos tener en cuenta para el sistema operativo, cualquier programa que utilicemos y también para los controladores de la tarjeta de red o cualquier componente. Esto impedirá que puedan encontrar alguna brecha de seguridad y robar información que puedan vender en la Dark Web.

Evitar hacer pública la información en la red

Sin duda este punto es muy importante. En la Dark Web no solo podemos encontrar a la venta cuentas de redes sociales o bancarias con sus contraseñas, sino también simplemente datos personales como puede ser el número de DNI o similar. Esto podría ser utilizado para un atacante que quiera suplantar nuestra identidad.

Por tanto, debemos siempre evitar hacer pública cualquier información sensible en la red. Nunca debemos publicar datos personales relevantes en redes sociales, foros abiertos o cualquier servicio que pueda quedar expuesto a cualquier usuario. De lo contrario estaríamos facilitando la tarea a los atacantes.

Usar solo programas oficiales

Una técnica muy habitual que utilizan los cibercriminales es la de colar malware dentro de programas que descargamos de Internet. Esto normalmente ocurre si vamos a bajar algo desde fuentes no oficiales y que han podido ser modificadas por terceros para lanzar sus ataques.

Es un método que podría derivar en que nuestros datos terminen en la Dark Web. Por ello es fundamental utilizar únicamente aplicaciones que sean oficiales y de garantías. Solo así evitaremos problemas que puedan afectarnos en nuestro día a día. Lo mismo debemos aplicar si lo que vamos a hacer es descargar una actualización o cualquier complemento para una herramienta que ya usamos.

Utilizar contraseñas fuertes

No hay que olvidarse de la importancia de usar claves que sean realmente fuertes y complejas. De lo contrario un ciberdelincuente podría robar nuestras cuentas con facilidad y venderlas en la Dark Web. Hay que tener en cuenta ciertos requisitos que debe contener para que esa segura.

Uno de los requisitos imprescindibles es que sea única. Jamás debemos utilizar una misma contraseña en varios sitios a la vez. Si nos roban una cuenta se produciría lo que se conoce como efecto dominó. Además, la contraseña debe contener letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y otros símbolos. Esto hará que los ataques de fuerza bruta no tengan efecto o al menos dificultar mucho.

Pero más allá de la propia clave, algo indispensable hoy en día y que cada vez está más presente es la autenticación en dos pasos. Esto va a permitir que, en caso de que nos roben una contraseña, necesiten un segundo paso para entrar. Por ejemplo suele ser un código que recibimos por SMS a nuestro móvil y así verificar que somos el usuario legítimo.

Sentido común

Pero si hay algo importante para que nuestros datos no terminen en la Dark Web es el sentido común. No debemos cometer ningún tipo de error que pueda comprometernos. Por ejemplo hablamos de evitar la descarga de software peligroso o hacer clic en links sospechosos.

Una técnica muy usada por los cibercriminales para robar nuestras cuentas y ponerlas a la venta en la Dark Web son los ataques Phishing. Lanzan un cebo para que pongamos la contraseña pensando que estamos ante un servicio legítimo, aunque en realidad estamos entregando en bandeja todos nuestros datos.

Por tanto, estos consejos que hemos mencionado son esenciales para evitar que nuestra información personal, nuestras cuentas, terminen en la Dark Web. Es muy importante mantener la seguridad en todo momento y reducir el riesgo al navegar por la red. Hemos visto que hay muchos tipos de ataques que pueden llegar a afectarnos y exponer nuestros datos.