Cómo evitar que Google sepa dónde estoy

Cómo evitar que Google sepa dónde estoy

Javier Jiménez

Siempre que navegamos por Internet, que abrimos una página o iniciamos sesión en cualquier servicio como redes sociales o foros, dejamos rastro. Dejamos información sobre nuestro equipo, la dirección IP, la ubicación real… Esto también puede ocurrir simplemente con hacer una búsqueda en Google. En este artículo vamos a explicar cómo podemos evitar que Google sepa dónde estamos. Es algo que podemos configurar y reducir así la cantidad de datos que pueden recopilar.

Por qué ocultar la ubicación al navegar

Muchos usuarios buscan la manera de ocultar su ubicación real al navegar por Internet. Ahora bien, ¿por qué esto puede ser útil? Uno de los motivos principales es para poder acceder a determinados servicios que puedan estar restringidos en un lugar concreto, como podría ser un país.

Pero si nos centramos en Google, hay que tener en cuenta que el famoso buscador va a ofrecernos resultados según dónde nos encontremos. Si por ejemplo hacemos una búsqueda de “qué tiempo va a hacer”, nos dirá si va a llover o no o qué temperatura hará en el lugar en el que nos encontremos o en los alrededores. También nos mostrará resultados de restaurantes que haya por la zona o cualquier otra cosa.

A veces esto puede no ser útil y queremos evitar que ocurra. Incluso también por temas de privacidad, para reducir la cantidad de información que Google tiene de nosotros. Por ello podemos ocultar la ubicación al navegar o hacer una búsqueda. También veremos cómo borrar las ubicaciones que ha ido registrando con el paso del tiempo.

Pasos para evitar que Google sepa la ubicación

El propio Google permite configurar diferentes parámetros relacionados con su uso y la privacidad. Uno de ellos nos permite evitar que sepa cuál es nuestra ubicación real. Para ello solo hay que seguir una serie de pasos y lo primero será abrir el buscador e iniciar sesión con nuestra cuenta.

Una vez estemos dentro de Google, en la parte de arriba a la derecha aparecerá el círculo con nuestra imagen. Si no aparece tendremos que iniciar sesión. Hay que pinchar en ella y darle a Gestionar tu cuenta de Google para que nos lleve a una nueva página.

Personalizar la privacidad en Google

Cuando estemos en este apartado hay que entrar en Controles de la actividad de tu cuenta. Allí veremos un cuadro con diferentes opciones. De forma predeterminada todo aparecerá como Activado. Entre esas opciones veremos el Historial de ubicación. Ese es el punto que nos interesa para nuestro objetivo de evitar que Google sepa dónde estamos.

Evitar que Google sepa dónde estoy

Si pinchamos en Historial de ubicaciones nos llevará a una nueva ventana donde podremos desactivarlo. Basta con pulsar la casilla correspondiente y a partir de ese momento Google no sabrá ni registrará dónde nos encontramos. Lógicamente esto tiene la contrapartida de que no podremos saber qué sitios hemos visitado, generar mapas, etc.

Desactivar ubicaciones en Google

Borrar todos los datos de ubicación de Google

Más allá de poder pausar la recopilación de datos relacionados con la ubicación, también podemos borrar todos los que ya han registrado. Para ello tenemos que seguir nuevamente los pasos que hemos visto, pero esta vez pinchamos en Gestionar actividad.

Automáticamente nos llevará a una página donde nos mostrará un mapa con todos los puntos que ha ido registrando. Tenemos que pinchar en el icono del mapa, que nos llevará a las opciones, y allí eliminar el historial de ubicaciones.

Hecho esto, todo el contenido que había ido almacenando Google relacionado con nuestra ubicación quedará eliminado. Hay que tener en cuenta que ya no podremos verlo y puede que en algún momento en el futuro nos interese ver algo en concreto y ya no esté disponible.

Cómo falsificar la ubicación al navegar

Hemos visto que Google puede recopilar nuestra ubicación real cuando realizamos búsquedas o utilizamos sus servicios. Ahora vamos a ver de qué manera podemos falsificar esa ubicación. Para ello podemos utilizar diferentes programas y métodos, como vamos a ver. Es algo que además podemos tener en cuenta tanto en ordenadores como en móviles.

Utilizar VPN

Una de las opciones que tenemos para falsificar la ubicación es usar una VPN. Lo que hace este tipo de servicio es cifrar la conexión y ocultar ciertos datos. Por ejemplo oculta la dirección IP, la ubicación física o el proveedor de Internet que estamos utilizando.

Podemos usar programas como ExpressVPN, NordVPN o ProtonVPN, por nombrar algunos de los más populares. Lo que hacemos es conectarnos a través de un servidor como si estuviéramos en otro país. De esta forma la página que visitamos recibe datos como si nos encontráramos en otro lugar.

Aunque hay opciones tanto gratuitas como de pago, nuestro consejo es evitar las que son gratis. No siempre van a cuidar nuestros datos y podríamos tener problemas de privacidad, además de tener un peor servicio para lograr una buena velocidad.

Usar un proxy

Una alternativa similar a la de VPN es usar un proxy. En este caso estamos ante un servicio que actúa como intermediario entre nuestro dispositivo y el servidor final. Pongamos que entramos en una página, como sería por ejemplo Google. Ese sitio web va a recibir datos relacionados con nuestra conexión.

Lo que hace ese intermediario es actuar como si fuera un escudo y los datos que recibe el sitio web final que visitamos son los de ese proxy. Esto va a permitir una vez más ocultar la dirección IP y ubicación real. Funciona parecido a la VPN al menos en cuanto a los resultados que podemos obtener.

Navegador Tor

Como tercera opción para ocultar la ubicación real al navegar podemos mencionar el navegador Tor. Es uno de los más utilizados cuando se trata de mejorar la privacidad y seguridad. Es gratuito y está disponible tanto para dispositivos móviles como para ordenadores.

En este caso nuestros datos viajan a través de múltiples nodos y oculta el inicio, que sería nuestro dispositivo. Por tanto, en vez de pasar directamente de nuestro ordenador o móvil hasta la página de destino, todo el contenido viaja por múltiples nodos, como si fueran capas de cebolla, hasta llegar al final.

En definitiva, estas son algunas opciones interesantes que tenemos para ocultar la ubicación real al navegar por Internet. De esta forma los sitios que visitamos no sabrán dónde nos encontramos, ni tendrán datos como la IP o la operadora de Internet que usamos.