Consejos para evitar el rastreo al navegar en modo privado

La privacidad puede estar en peligro cada vez que entramos en una página web, nos conectamos a una red Wi-Fi o iniciamos sesión en cualquier lugar. Podemos ser víctimas de ataques informáticos o simplemente que las páginas recopilen datos como la dirección IP, dónde estamos, qué proveedor usamos, etc. Esto es independiente de si navegamos en modo privado en Chrome o Firefox o por el contrario abrimos una ventana nueva en el navegador normal. Vamos a explicar qué hacer para evitar el rastreo.

Por qué nos rastrean al navegar

¿Cuál es la razón de que nos rastreen cuando navegamos? Hay que tener en cuenta que los motivos son muy diversos y no solo hay que interpretarlo como algo negativo donde nuestra privacidad puede quedar expuesta y los datos correr peligro.

Una razón es para ofrecer un mejor servicio. Pongamos por ejemplo que entramos en una página web para consultar el tiempo meteorológico. Van a recibir datos personales nuestros, como la dirección IP, dónde nos encontramos, etc. Esto les va a permitir ofrecer información más cercana, para que veamos qué tiempo va a hacer en nuestra ciudad o alrededores.

También pueden recopilar datos para crear un perfil de los usuarios y ofrecer posteriormente publicidad orientada. Por ejemplo si visitamos muchas páginas de móviles y miramos tiendas online para comprar un teléfono, nos aparecerá publicidad relacionada con ello.

Pero sí, además podrían rastrearnos con fines lucrativos y en los que pueden comprometer realmente nuestra privacidad. Incluso podemos entrar en sitios web donde podrían filtrar toda esa información ya sea por propia voluntad o por medio de algún fallo de seguridad en un futuro.

Qué hacer para evitar el rastreo en modo de incógnito

Entonces, ¿podemos evitar el rastreo y que nuestros datos queden expuestos? Lo cierto es que sí tenemos diferentes métodos para ello. Muchos usuarios entran en modo de incógnito en Google Chrome o Mozilla Firefox con el objetivo de evitar enviar información y que los datos no se filtren. Sin embargo esto realmente no nos protege, ni va a evitar que un sitio al que entramos pueda llegar a rastrearnos.

El modo de incógnito o modo privado lo que hace realmente es no almacenar información en caché en el navegador. Por ejemplo no va a guardar el historial de los sitios visitados o las búsquedas realizadas en Google. Pero los sitios web sí van a recopilar información de los visitantes, aunque sea solamente datos básicos como la ubicación o dirección IP.

Si por ejemplo entramos desde una red de una universidad o un lugar en el que controlen qué visitamos, eso lo van a recopilar igualmente. Lo mismo que una operadora puede saber qué páginas visitamos o qué servicios usamos pese a estar en modo de incógnito. Tampoco evitará que el administrador de una red pueda llegar a acceder a los datos. Por ello podemos tener en cuenta algunos consejos.

Cuidado con las redes públicas

Lo primero es tener cuidado con las redes Wi-Fi públicas. Es un hecho que pueden ser un peligro para la seguridad y privacidad. Puede haber intrusos en un Wi-Fi gratuito y tener como objetivo recopilar información de los visitantes e incluso lanzar ataques.

El problema es que hay usuarios que creen que al navegar en modo de incógnito este riesgo puede desvanecerse, pero nada más lejos de la realidad. Aunque estemos en modo privado en el navegador, a través de una red Wi-Fi insegura podemos estar filtrando datos personales, por ejemplo si realizamos un pago o iniciamos sesión en algún sitio.

Por ello, es importante que tengamos siempre cuidado con las redes Wi-Fi a las que accedemos y evitar así el rastreo y la filtración de datos personales.

Usar VPN

Una de las mejores opciones que tenemos para evitar ser rastreados en Internet, ya sea que naveguemos en modo de incógnito o no, es usar una VPN. Este tipo de programa lo que hace es cifrar la conexión. Todo lo que enviamos o recibimos pasa a través de una especie de túnel. Podemos nombrar como ejemplo NordVPN o ExpressVPN, que son algunas de las más populares.

Esto es muy útil especialmente si vamos a conectarnos a través de redes Wi-Fi públicas, ya que en el caso de que haya intrusos esperando a robar datos e información, la VPN nos protege y nos ayuda a navegar con mayor seguridad.

También va a evitar que los sitios web que visitamos en modo privado puedan recibir datos personales como la dirección IP, ubicación, la operadora que tenemos contratada… Es, por tanto, una herramienta muy útil para mantener la privacidad en todo momento.

No exponer datos personales al navegar

En este caso estamos ante un consejo de sentido común. Si navegamos en modo de incógnito podemos cometer los mismos errores que si lo hacemos por navegación normal. Por ejemplo hay que evitar poner nuestros datos en foros abiertos, poner la dirección de e-mail o número de teléfono al escribir un comentario en un artículo de una web, etc.

Además de esto, también podemos ser rastreados en cuanto iniciemos sesión. De forma predeterminada, cuando navegamos en modo de incógnito y abrimos Facebook, Gmail o cualquier servicio online, no vamos a tener la sesión iniciada. No va a guardar cookies con el usuario y contraseña. Ahora bien, si entramos en esas páginas e iniciamos sesión, automáticamente van a rastrearnos igual que si lo abrimos en el modo normal.

Deshabilitar extensiones en modo de incógnito

Hay que tener cuidado también con las extensiones que tenemos instaladas en el navegador. Hay algunas que se desactivan automáticamente en el modo de incógnito, pero no todas. Además, es algo que podemos configurar para que no estén activas.

Un complemento para el navegador es una especie de programa que podemos instalar para tener algunas mejoras. Por ejemplo para leer PDF, para agrupar las pestañas de las páginas, etc. En muchas ocasiones van a recopilar datos personales. Si entramos en el navegador en modo privado y no hemos configurado correctamente las extensiones para que no reciban datos, igualmente van a poder espiarnos.

Utilizar un navegador realmente privado

¿Queremos la máxima privacidad al navegar? Siempre podemos utilizar navegadores que realmente se centren en proteger los datos. Aunque Google Chrome y Mozilla Firefox, por nombrar algunos de los más usados, son seguros y tienen funciones de privacidad interesantes, lo cierto es que hay otros que están especialmente diseñados para evitar la filtración de datos.

Uno de ellos es Tor Browser, que permite navegar a través de múltiples nodos como si fueran capas de una cebolla. De esta forma la información no pasa directamente de nuestro equipo al servidor de destino, sino que pasa antes por muchos nodos hasta llegar.

Por tanto, estas son algunas cuestiones importantes que podemos tener en cuenta cuando vamos a navegar en modo de incógnito y queremos evitar que se filtren datos personales e información. Es algo que puede ocurrir, pero podemos evitarlo fácilmente.

¡Sé el primero en comentar!