¿Es seguro usar una extensión VPN en el navegador?

Las VPN son herramientas muy útiles y que están cada vez más presentes en nuestro día a día. Las podemos utilizar en equipos de escritorio y también en dispositivos móviles. Son muy interesantes para conectarnos a redes inalámbricas públicas que puedan ser un problema de seguridad. También para evitar bloqueos geográficos, ya que ocultan la dirección IP real. Sin embargo siempre que usemos este tipo de programa debemos hacerlo con total seguridad, sin comprometer nuestros datos. Vamos a hablar de las extensiones VPN para el navegador y de cómo usarlas con seguridad.

Tener una VPN insegura es un problema importante

Mantener la seguridad en la red es algo fundamental. No debemos en ningún momento exponer nuestros datos o permitir que los piratas informáticos tomen el control de nuestros equipos. Precisamente al utilizar una VPN que sea insegura, todo esto puede volverse en nuestra contra.

Hay que tener en cuenta que un programa de este tipo va a recibir los datos que enviamos a través de Internet. Puede saber qué visitamos, cuál es nuestra IP real, qué dispositivos utilizamos… En definitiva, pueden lograr una gran cantidad de información, algo que tiene un gran valor en la red.

Esto hace que debamos elegir siempre una VPN que sea fiable, que proteja nuestros datos correctamente y que no exponga en ningún momento nuestra información personal. Pero claro, esto no siempre ocurre. Hay muchos programas disponibles y especialmente los que son gratuitos pueden servir para robar datos.

Las extensiones para el navegador son herramientas muy útiles. Tenemos a nuestra disposición muchos complementos que nos ayudan en nuestro día a día, pero hay que asegurarse de estar instalando software que no sea peligroso.

Por qué puede ser peligrosa una extensión VPN

En primer lugar hay que indicar que una extensión VPN no siempre va a ser peligrosa. Se trata de una herramienta más que podemos instalar en nuestro navegador y tenemos muchas disponibles. No obstante, sí es cierto que podría ser utilizada para malos fines. Especialmente esto ocurriría cuando instalamos una gratuita, que no cumple con todas las garantías de seguridad.

Vamos a explicar algunas cuestiones importantes por las cuales hay que tener cuidado a la hora de usar un complemento de este tipo en nuestro navegador, ya sea Google Chrome, Mozilla Firefox o cualquier otro que usemos.

Monitorizan la actividad

Uno de los principales objetivos de las VPN maliciosas es monitorizar la actividad de los usuarios. De esta forma pueden recopilar datos sobre qué páginas visitamos, qué servicios utilizamos, dónde estamos registrados…

Hay que tener en cuenta que nuestros datos tienen un gran valor en la red. Pueden ser utilizados para incluirnos en listas de Spam, recibir publicidad personalizada según los intereses o que incluso puedan venderlo a terceras empresas y obtener así beneficio económico.

Por ello, una extensión VPN insegura podría estar diseñada específicamente para ello. Podría tener como objetivo principal recopilar todos los datos posibles y así servir de negocio para un pirata informático que haya desarrollado el software.

Pueden robar nuestros datos personales

Pero esto que mencionamos no incluye solo datos más generales, como sería las páginas visitadas, dónde nos encontramos, etc. También podrían robar datos personales como nuestras contraseñas, tarjetas bancarias, DNI…

A fin de cuentas a través de la navegación podemos enviar y recibir una gran cantidad de contenido. Podemos iniciar sesión en nuestras cuentas bancarias, realizar pagos, abrir las redes sociales… Por tanto, podrían robar datos sensibles y usarlos en nuestra contra.

Mejorar la privacidad

Podrían contener malware

Por supuesto las VPN para el navegador, especialmente aquellas inseguras, las que son gratuitas y de fuentes desconocidas, podrían contener software malicioso. Esto podría ocurrir simplemente con instalarla en el navegador. Podrían instalar en realidad malware en nuestro equipo.

Pero además, otra cuestión a tener en cuenta es que ese complemento podría estar diseñado para redirigir el tráfico web a sitios inseguros. Es ahí el momento en el que la víctima podría terminar en una página que cuele malware en el sistema.

Consumir ancho de banda

¿Estamos usando una VPN gratuita? Esto no solo es exclusivo de las extensiones, sino también de los programas instalados. Nuestro ancho de banda podría ser utilizado por otros usuarios, generalmente aquellos que pagan, y de esta forma afectar en gran medida al buen funcionamiento de la conexión. Podríamos tener problemas de velocidad, cortes y, en definitiva, un mal funcionamiento.

Esta es una de las razones por las que no recomendamos hacer uso de este tipo de servicios gratuitos. Podríamos tener problemas y siempre es conveniente asegurarnos de que la versión que estamos utilizando es legítima, es segura y además va a ofrecer un rendimiento óptimo para nuestra conexión.

No cifra la IP real

Una de las misiones principales de cualquier VPN es ocultar la dirección IP real. Esto va a permitir mejorar la privacidad a la hora de navegar por Internet, pero también saltarnos posibles bloqueos geográficos que pueda haber.

El problema es que al utilizar extensiones como alternativa, en muchas ocasiones no cifran correctamente nuestra IP y puede haber filtraciones. Esto hace que nuestra privacidad realmente no esté a salvo y podamos tener problemas importantes, como es que nuestros datos queden expuestos.

Cómo usar una VPN en el navegador con seguridad

Por tanto, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para no tener problemas. Vamos a dar algunos consejos para instalar un complemento de este tipo en nuestro navegador y que nuestros datos personales estén siempre a salvo.

Instalar siempre de fuentes oficiales

El primer paso para utilizar una VPN en el navegador con total seguridad es instalarla siempre desde fuentes que sean oficiales. Hay que evitar los sitios de terceros, ya que podemos descargar software que ha sido modificado de forma maliciosa para robar información e infectar los equipos.

En Internet hay muchas opciones para bajar aplicaciones y para registrarnos en servicios y plataformas. Sin embargo no todas estas alternativas van a ser fiables y podríamos tener problemas importantes de seguridad. De ahí que siempre debamos asegurarnos de instalar complementos desde sitios seguros.

Comprobar que la extensión no cambia

También, algo importante es comprobar que ese complemento no ha cambiado con el paso del tiempo. Es común que una extensión cambie de dueño y que actúe de forma diferente. Podemos ver los permisos que hemos otorgado, así como la información directamente desde el navegador y asegurarnos de que no ha habido ningún cambio que pueda perjudicarnos.

Este es uno de los problemas más importantes de las extensiones para el navegador. Puede que tengamos instalado un complemento que funcione bien, que sea seguro, pero que en un momento dado cambie y deje de funcionar como lo hacía antes.

Buscar información en Internet

Por supuesto tenemos la opción de informarnos bien en Internet sobre esa extensión que vamos a instalar. Podemos ver comentarios de otros usuarios, la valoración que han dado, etc. Todo esto ayuda a elegir correctamente qué programa vamos a instalar y evitar problemas. Hay muchos datos en la red donde podemos ver qué tal funciona algo que vamos a probar.

Esto es importante para evitar estar utilizando un servicio que pueda llegar a ser malicioso o que por algún motivo no actúe como debería y provoque un mal funcionamiento. No todas las herramientas de este tipo van a funcionar igual, lógicamente.

Tener nuestro equipo protegido

La seguridad es muy importante a todos los niveles. Debemos contar con programas que protejan nuestros equipos. Un buen antivirus, firewall y otras herramientas pueden evitar la entrada de aplicaciones maliciosas que puedan robar datos y afectarnos. Es algo que hay que tener en cuenta para no correr riesgos que puedan afectarnos en nuestro día a día.

Los piratas informáticos pueden hacer uso de técnicas muy diversas para robar información o colar alguna de las muchas variedades de malware. Esto también podría ocurrir si instalamos una extensión VPN en el navegador, por lo que debemos asegurarnos de mantener el equipo siempre protegido.

Cambios para mejorar la seguridad y privacidad

Actualizar siempre el navegador

Otro consejo más para evitar problemas es tener siempre el navegador correctamente actualizados. Son muchas las vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por terceros para lograr su objetivo. De ahí que debamos contar con todos los parches y las últimas versiones que haya disponibles.

Esto también va a ayudar a tener un rendimiento óptimo. Evitaremos que haya cortes, que la velocidad de navegación no sea la adecuada, etc. Contar con las últimas versiones siempre va a ser un consejo muy a tener en cuenta para conseguir que todo funcione lo mejor posible.

En definitiva, estos son algunos consejos que podemos tener en cuenta para utilizar con total seguridad las extensiones VPN en el navegador. Así evitaremos problemas que puedan comprometer nuestra seguridad y ponga en riesgo los dispositivos. Se trata de un servicio muy usado pero que debemos contas con ciertas recomendaciones para no tener problemas.