Las extensiones del navegador pueden atacarte fácilmente

Las extensiones del navegador pueden atacarte fácilmente

Javier Jiménez

Las extensiones para el navegador son herramientas muy interesantes y que ofrecen un gran abanico de posibilidades. Están disponibles para la mayoría de navegadores modernos y son muy variadas. Ahora bien, hay que tener en cuenta que también pueden ser un problema de seguridad si no tomamos las medidas adecuadas. En este artículo vamos a explicar cómo las extensiones pueden afectar de forma negativa a nuestra seguridad y privacidad. Vamos a dar también una serie de consejos para instalarlas y utilizarlas con total seguridad y no correr ningún tipo de riesgo.

La utilidad de las extensiones para el navegador

Son muchas las extensiones que tenemos a nuestra disposición, como hemos mencionado. Hoy en día los navegadores más populares y utilizados son Google Chrome y Mozilla Firefox. Para ambos tenemos un gran abanico de posibilidades cuando hablamos de complementos. Son herramientas muy utilizadas y las hay tanto gratuitas como de pago.

Ofrecen muchas posibilidades para nuestro día a día. Algunas incluso pueden ayudar a mejorar nuestra seguridad y privacidad. Aportan un valor extra al navegador y hacen que sea más fiable en determinadas ocasiones.

Ahora bien, más allá de la utilidad de las extensiones también hay que indicar que pueden ser un problema de seguridad para nosotros. Podrían ayudar a la entrada de malware, así como servir para llevar a cabo múltiples ataques que comprometan nuestra privacidad y el buen funcionamiento de los dispositivos.

Las extensiones están disponibles tanto para equipos de escritorio como también para dispositivos móviles. Esto hace que esos problemas de seguridad de los que hablamos afecten sin importar el tipo de sistema operativo que estamos utilizando o el tipo de dispositivo.

Cómo pueden afectar a la seguridad las extensiones

Las extensiones para los navegadores ofrecen muchas funciones interesantes, pero también pueden ser un arma de doble filo. Los piratas informáticos pueden utilizarlas para llevar a cabo diferentes tipos de amenazas que pongan en riesgo nuestros dispositivos. Vamos a hablar de cómo pueden afectar a nuestra seguridad.

Robo de información

Sin duda uno de los peligros más latentes es el robo de información. Podríamos instalar una extensión que está configurada de forma maliciosa para obtener todo tipo de datos sobre nosotros y nuestra navegación.

Al instalar una extensión estamos concediéndole permisos. Podrían acceder a determinados datos. A veces esto es necesario, como puede ocurrir cuando damos permisos a aplicaciones en el móvil. Sin embargo en ocasiones simplemente piden esos permisos para robar nuestra información.

Adware

Por supuesto las extensiones de navegadores pueden ser fuente de distribución de adware. Como sabemos el adware es un tipo de amenaza que carga publicidad maliciosa en nuestro dispositivo.

Hay que tener en cuenta que el adware puede ser inofensivo o muy peligroso. Podríamos estar ante adware que simplemente resulta molesto pero también frente a algunos que tienen como objetivo distribuir todo tipo de amenazas.

Pueden ser la entrada de diferentes tipos de ataques

Las extensiones podrían convertirse en la entrada de muchos tipos de ataques. A veces puede que la propia herramienta esté configurada de forma maliciosa para ello, pero en otras ocasiones puede que simplemente tengan vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para entrar libremente.

Esto es algo que podría afectar a cualquier tipo de extensión, pero especialmente ocurrirá en aquellas que no estén actualizadas y no tengan un cuidado a nivel de desarrollo.

Cambios sin aviso

También puede pasar que tengamos una extensión legítima, que funciona correctamente y no representa una amenaza, pero que cambie radicalmente. Puede que cambie de responsable por haber sido vendida. Tal vez ese nuevo desarrollador quiera darle una funcionalidad totalmente distinta que incluso podría ser el robo de datos o atacar de alguna forma.

Problema de seguridad de las extensiones

Cómo usar extensiones de navegador con total seguridad

Por suerte podemos hacer uso de las extensiones con seguridad si seguimos una serie de consejos. Es importante tener en cuenta estas recomendaciones para no caer en problemas que pongan en riesgo nuestra privacidad y seguridad.

Descargar solo de fuentes oficiales

Un punto importante y que hay que tener muy en cuenta es descargar solamente de fuentes oficiales. Con esto nos referimos a agregar extensiones desde la tienda de Chrome o de Firefox. Es cierto que podemos descargarlas de sitios de terceros, pero no es lo aconsejable.

Tendremos mucho ganado si este tipo de herramientas las descargamos siempre desde sitios oficiales. De esta forma evitaremos agregar software que ha podido ser modificado de forma maliciosa.

Mantener actualizadas las extensiones

A veces pueden surgir vulnerabilidades que afecten a las extensiones. Esto puede ser aprovechado por los atacantes para distribuir malware y amenazas. Por ello es muy importante que siempre tengamos las extensiones perfectamente actualizadas con las últimas versiones. Así podremos corregir cualquier problema que surja.

Tener siempre herramientas de seguridad

De la misma manera es vital tener en nuestros dispositivos programas de seguridad. Así podremos hacer frente a posibles extensiones fraudulentas que puedan distribuir malware. Un buen antivirus puede evitar este tipo de problemas.

Comprobar los permisos frecuentemente

Por último, algo esencial es comprobar los permisos de las extensiones. Pero no nos referimos únicamente a la hora de instalarlas, sino también de manera periódica. Hemos visto que pueden cambiar de dueños y también su funcionalidad. Podrían agregar nuevos permisos con actualizaciones más recientes y conviene siempre vigilar esto.