Filtración de dirección IP pública: cómo puede ocurrir y cómo nos afecta

Si conocemos la dirección IP pública de alguien, puede ofrecernos una gran cantidad de información sobre un usuario. Así, por ejemplo, utilizando las herramientas adecuadas sería fácil geolocalizar con relativa exactitud el lugar donde está ubicado geográficamente ese internauta. Pero aún hay más, conocer cuál es su proveedor de servicios de Internet y qué rutas hay hasta llegar a esa IP también sería posible. Por lo tanto, si se filtra nuestra IP pública vamos a tener problemas de privacidad, de seguridad y más. En este tutorial vamos a abordar el tema de cómo puede filtrarse mi dirección IP pública.

Lo primero que vamos a hacer es conocer el concepto de «IP pública»  y las dos clases diferentes que existen. También abordaremos el tema de la información que se puede extraer a través de conocer una IP pública. Luego explicaremos lo que sucede al filtrarse mi dirección IP pública y también cómo podemos protegernos.

El concepto de dirección IP en nuestras redes domésticas y sus clases

Una dirección IP podemos decir que es un identificador lógico y único para cada uno de los equipos conectados a una red. Respecto a las clases de IPs, podríamos decir que existen fundamentalmente dos: la IP privada y la IP pública.

En cuanto a la IP privada, es aquella que va a identificar a nivel local a cada uno de los equipos que están conectados a nuestra red doméstica. En este caso, nos referimos a cada una de las direcciones IP que el router asigna al PC, al smartphone y otros dispositivos. Si quisiéramos podríamos establecer una manualmente en el router o en el TCP / IP de Windows.

Respecto a la IP pública podemos definirla como el identificador de nuestra red de cara a Internet. Una diferencia importante respecto a la privada es que no podemos ponerle la que queramos. Así, va a ser nuestro proveedor de servicios de Internet o ISP el encargado de la asignación de una. Por otra parte, dentro de la IP pública tenemos dos clases:

  • La IP pública fija o estática, es cuando siempre vamos a tener la misma y no va a cambiar.
  • Una IP pública dinámica, al contrario, es la que puede cambiarse por otra. El cambio va a producirse al apagar nuestro router o tras un periodo de tiempo establecido por el ISP.

Hoy en día, la gran mayoría de clientes cuenta con una una IP pública dinámica para su red doméstica. La gran ventaja que tiene es el aumento de la seguridad ya que aunque hoy podríamos ser localizables, mañana es posible que hayamos cambiado de IP. En ese sentido, si se filtrarse mi dirección IP pública correría menos riesgos, porque la IP se va renovando, y por lo tanto estaríamos más seguros.

Por otra parte, tenemos la IP estática que es la que suelen contratar las organizaciones para montar sus servidores a cambio de un pago extra en la factura de Internet. En este caso, si se filtrarse mi dirección IP pública la situación sería más preocupante ya que el ciberdelincuente podría realizar sus fechorías día tras día.

Qué pueden llegar a conocer al filtrarse mi dirección IP pública

En el momento que obtenemos una IP pública, nos puede aportar una información muy relevante. Si lo hacéis utilizando la vuestra, podréis ir viendo el rastro que luego vais dejando por Internet. Si utilizamos nuestro navegador de Internet en Windows, Android o Linux podremos averiguarla fácilmente. Para descubrir nuestra IP pública vamos a hacerlo utilizando la web cual-es-mi-ip.net y pulsando sobre en el enlace anterior podremos descubrir la dirección IP pública que tenemos asignada. Este es el resultado que he obtenido utilizando un PC con Windows 10:

A priori, puede no parecer mucha información pero como veremos a continuación, es bastante:

  • La IP pública que tenemos.
  • El proveedor de internet, en este caso Telefónica de España.
  • Clase de IP pública que al señalar static ip indica que es estática o fija. En caso de ser dinámica no pone nada.
  • País: España.
  • Proxy: no, esto significa que entramos a Internet de forma directa y que no navegamos a través de un proxy.

Pero eso no es todo, si pulsamos sobre el botón del recuadro rojo Geolocalizar IP que tenéis arriba os va a ofrecer una información más detallada.

En la mayoría de los casos esta geolocalización es muy exacta y nos va a mostrar la ciudad donde está ubicada esa IP pública. Por otro lado, si quisiésemos comprobar una IP pública, tras anotarla, en el mismo sitio web podríamos comprobarlo desde aquí .

Su forma de utilización es muy sencilla, en dirección IP ponemos la que queremos averiguar, y luego pulsamos sobre el icono de la lupa. En este caso vemos que es de Dinamarca.

No obstante, también podríamos indagar más. Si hacemos un escaneo de puertos podemos saber si tiene un servidor FTP o web, y también si tiene algún puerto abierto. Para realizar esta tarea podemos realizar un test de puertos a través de una web. Aquí tenemos que teclear la IP pública, y después añadir el puerto o los puertos que queremos comprobar. Aquí podemos comprobar rangos de puertos usando este formato (1-80), separándolos por comas para que los haga de uno en uno (20,21) o en aplicaciones poner el nombre para que añada los puertos.

Por lo tanto, si se llegase a filtrar mi dirección IP pública, como habéis podido observar van a poder obtener bastante información nuestra. Además, no debemos olvidar herramientas online como Shodan que nos permite poner una dirección IP y comprobar si tiene diferentes servicios funcionando, e incluso podremos saber si alguno de esos servicios es vulnerable a algún fallo de seguridad para posteriormente explotar este fallo y poder hacernos con el control total del equipo.

Luego también tenemos las Adware Tracking Cookies que son unas cookie de tipo de seguimiento que se usa para obtener información sobre las costumbres de navegación de los usuarios. Estas y otro tipo de cookies pueden terminar siendo una ayuda para que termine de filtrarse mi dirección IP pública. En ese sentido, borrar la caché y las cookies semanalmente para mejorar la privacidad puede ser una buena idea.

Cómo afecta que se filtre mi dirección IP y cómo se puede prevenir

A lo largo de este tutorial hemos visto las consecuencias que puede tener si se filtrarse mi dirección IP pública.

Sin duda alguna, uno de los riesgos más importantes que vamos a tener es que va afectar negativamente a nuestra privacidad. Ya hemos visto toda la información que podrían obtener de nosotros, como, por ejemplo, la ubicación. También hay que tener en cuenta que tanto los servidores DNS como nuestro proveedor de internet van a tener mucha información sobre nuestro historial de navegación. En el hipotético caso de que llegasen a descubrir su dirección IP pública, su historial de navegación, información de cuenta y ubicación, un ciberdelincuente podría llegar a descubrir su identidad personal.

Por lo tanto, también va repercutir de manera negativa en nuestra seguridad. Una solución que podríamos adoptar para mejorar esa seguridad sería la utilización de una VPN o un proxy para mejorar nuestro anonimato. No obstante, desde RedesZone no recomendamos utilizar los tipo gratuito porque al final el producto es uno mismo y suelen terminar vendiendo cierta información. Por eso es mejor utilizar uno de pago como Surfshark, NordVPN, HMA VPN o PureVPN.

En resumen, al filtrarse mi dirección IP pública vamos a tener problemas de privacidad y de seguridad.