Frases de contraseñas vs contraseñas: qué debes tenerlo en cuenta

Frases de contraseñas vs contraseñas: qué debes tenerlo en cuenta

Javier Jiménez

La clave de acceso es la principal barrera que tenemos para evitar intrusos en nuestros sistemas y cuentas. Es lo que evita que cualquiera pueda entrar, recopilar información, acceder a nuestros contactos, suplantar nuestra identidad… Ahora bien, esto hace precisamente que debamos tomar medidas importantes para protegernos. Hay que crear claves fuertes, complejas, que no sean fácilmente averiguadas por terceros. En este artículo vamos a hablar de las frases de contraseñas y por qué pueden ser una alternativa muy importante a las claves.

Usar contraseñas fuertes es imprescindible

Como decimos, utilizar contraseñas que sean fuertes, seguras, difíciles de averiguar, es importante para protegernos. Es lo que evita que algún intruso pueda entrar en nuestras cuentas, que nuestros datos estén expuestos y que, en definitiva, podamos correr riesgos.

Todos sabemos de la importancia de generar claves que sean largas, que contengan diferentes caracteres para dificultar ser averiguadas. Por ejemplo todos podemos pensar que una contraseña que sea del tipo 49219431 o ejoasfwj no son seguras; en estos casos simplemente estamos utilizando una serie de números o de letras.

Por el contrario sí podríamos decir que una contraseña que contenga una mezcla de letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales, sí sería fiable. Por ejemplo una que sea del tipo iD3$Nw28%-r). Esto hace que nuestra cuenta esté mucho más protegida, que un posible intruso que intente llevar a cabo ataques por fuerza bruta lo tenga mucho más difícil.

Ahora bien, ¿es fácil recordar una contraseña así? La respuesta lógicamente es que no. Menos aún si tenemos en cuenta que cada uno de los registros que tengamos, de las claves que utilicemos, tienen que ser únicas. No podemos repetir una misma contraseña en varios sitios si no queremos comprometer la seguridad.

Ahí es donde entran en juego las frases de contraseñas. Vamos a ver por qué son una alternativa muy interesante a las claves tradicionales, las contraseñas que, como hemos mencionado, pueden ser difíciles de recordar.

Crear contraseñas fuertes

Frases de contraseñas frente a las contraseñas tradicionales

Las frases de contraseñas pueden ser una opción muy interesante para proteger nuestras cuentas y poder recordarlas fácilmente. Por un lado vamos a tener todo lo bueno de las claves complejas, el hecho de utilizar símbolos, letras mayúsculas y minúsculas, números… Pero por otra parte vamos a darle un toque que haga que podamos recordarlas más fácilmente.

La idea de las frases de contraseña es facilitar ser recordadas, pero sin tener que usar claves que sean básicas. Es decir, todo el mundo podría recordar una contraseña que contenga nuestro nombre, apellidos, fecha de nacimiento… Algún lugar donde hayamos vivido, deporte favorito o cualquier cosa que forme parte de nuestra vida. Sin embargo eso significa crear claves inseguras, contraseñas que únicamente contienen letras y números.

Las frases de contraseñas consisten en hacer una fusión entre palabras, cifras y caracteres que podamos recordar, pero utilizando todo lo que una clave fuerte debe tener. El resultado es una contraseña larga, con una cantidad de caracteres importante, y además utilizando letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos.

Pongamos una contraseña que sea “mellamosantiago”. Podríamos recordarlo fácilmente. Ahora bien, como clave es un desastre. Ahora pensemos en una frase de contraseña relacionada justo con eso. Esa clave podría transformarse en “M3114m0$4n/I460”. Básicamente lo que hemos hecho es crear una frase muy fácil de recordar, pero dándole un toque diferencial con letras mayúsculas y minúsculas, cambiando letras por números y símbolos. De esa forma, un pirata informático que utilice un diccionario de fuerza bruta tendría muy complicado averiguar esa clave.

Ese ejemplo que hemos puesto es muy básico y sencillo. La idea es crear una frase de contraseña que contenga palabras o dígitos que nos sean familiares, pero sin realmente llegar a utilizarlos como tal. Siempre dándole ese toque distinto, esos símbolos “aleatorios” que hagan que esa clave sea compleja, pero además que podamos recordarla más fácilmente.

¿Qué os parecen las contraseñas de frases? ¿Consideráis que es una solución útil para crear claves complejas y fáciles de recordar?