Esto es lo que debes hacer para que tus datos desaparezcan de Internet

Esto es lo que debes hacer para que tus datos desaparezcan de Internet

José Antonio Lorenzo

Mucha información nuestra, más de la que creemos, está expuesta de manera pública. Las empresas suelen crear un perfil para saber nuestros gustos y ofrecernos productos personalizados. En un momento dado, podemos querer desaparecer de Internet, o al menos, minimizar nuestra huella digital. Aquí vamos a explicar cómo hacer que nuestros datos desaparezcan de Internet, aunque hay que señalar que no se puede hacer por completo, ya que lo que se sube a Internet, se queda en Internet.

Debido a la complejidad del tema, evidentemente no podremos eliminar en su totalidad la información que hay sobre nosotros. Sin embargo, sí podemos reducir el impacto de nuestra huella digital, y, por lo tanto, que nuestros datos no estén disponibles en la red de redes.

El rastro que dejamos y por qué eliminarlos

Cada vez que entramos a Internet vamos dejando un rastro inevitable. A medida que pasa el tiempo, te puedes arrepentir de la huella digital que has ido dejando en forma de comentarios, fotos en redes sociales y más. No obstante, esa puede que no sea tu razón principal, y que sea que simplemente quieres mantener a salvo tu privacidad. Hacer que nuestros datos desaparezcan de Internet es una tarea compleja, pero si se hace bien, tienes la posibilidad de eliminar en gran medida tu huella digital.

También hay que tener en cuenta que hacerlo tiene sus consecuencias, porque al desaparecer, será más difícil que se pongan en contacto empleadores y alguna gente con interés legítimo en nosotros.

Eliminar o desactivar las cuentas de redes sociales

Sin duda alguna, las redes sociales son una de las fuentes que más impacto tienen al aumento de nuestro rastro en Internet. Aquí, debemos hacer memoria y recordar las redes sociales en las que tenemos perfiles. No debes pensar únicamente en las más típicas que se utilizan ahora como Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram. Nos referimos a si habéis tenido cuentas públicas en Tumblr, Google+ e incluso en MySpace.

El siguiente paso que tenemos que dar es deshacernos de este tipo de cuentas. Lo que hay que hacer es ir a las opciones de configuración, y buscar un apartado para eliminar, cerrar o desactivar esa cuenta. Generalmente, dependiendo de la plataforma, se suele encontrar en la sección de seguridad o privacidad. En el caso de tener problemas con una determinada cuenta en una red social, intentad realizar una búsqueda en vuestro buscador habitual escribiendo «Cómo eliminar» más el nombre de la red social.

Por otro lado, si por alguna razón no podemos eliminar la cuenta, entonces lo mejor es sustituir la información inicial por otra que no sea cierta. Otro aspecto a tener en cuenta respecto a las redes sociales, es que lo mejor es eliminar el perfil por completo. En algunas ocasiones ofrecen que lo hagas de forma temporal, pero eso a la larga no soluciona el problema. Tu rastro sigue ahí, y al final puedes terminar eliminando tu la cuenta o pidiendo que lo hagan.

Ahora vamos a explicar cómo hacerlo para las principales redes sociales:

  • Facebook: entramos a configuración, vamos a «Tu información» de Facebook, buscamos la opción «Eliminar tu cuenta y tu información» y pulsamos en ver. Luego tenemos que tocar sobre el botón que pone «Eliminar cuenta».
  • Twitter: vamos «Configuración y privacidad» en el menú desplegable debajo de tu ícono de perfil. Luego en la pestaña «Cuenta» hacemos clic en «Desactiva tu cuenta». Más información en este link.
  • Instagram: si queremos eliminarla tenemos que ir aquí e iniciar sesión si todavía no lo hemos hecho. A continuación, seguimos las instrucciones que nos pide.
  • LinkedIn: hacemos clic en nuestro icono «Yo» que se encuentra en la página de inicio de LinkedIn. En el menú desplegable escogemos «Configuración y privacidad». En la sección «Gestión de la cuenta» de la pestaña Cuenta, pulsamos en «Cambiar», junto a «Cerrar tu cuenta» de LinkedIn. Luego seguimos las instrucciones y si tenéis alguna duda aquí podéis consultar este enlace.

Elimina las cuentas de compras online

El siguiente paso que debemos dar para que nuestros datos desaparezcan de Internet, es eliminar nuestras cuentas de compra on-line. Si lo pensamos fríamente, las grandes tiendas online o de grandes superficies como Amazon, PCComponentes, MediaMarkt o el Corte Inglés tienen mucha información nuestra. Por ejemplo, saben dónde vivimos, el número de nuestra tarjeta de crédito y nuestros gustos. Gracias a ello, se puede crear un perfil nuestro y utilizarlo para hacernos ofertas personalizadas. Otro aspecto a tener en cuenta, es eliminar nuestras cuentas de foros, blogs etc. donde hayamos facilitado información personal nuestra.

Busca información en los principales buscadores

Después de haber eliminado o desactivado nuestras cuentas, una buena opción es buscar información nuestra en los buscadores de Internet. Se trata de una opción recomendable ya que a veces encontramos cuentas que teníamos olvidadas u otra información personal.

La forma de realizar esa búsqueda sería poniendo en el buscador:

  • Los nicks y apodos que utilizamos más habitualmente.
  • Nuestro nombre y apellidos.
  • Correos electrónicos que tengamos.

En cuanto a los buscadores, deberíamos probar en Google, Yahoo y Bing y si queréis alguno más también se puede. Una vez hecho esto, procederemos a eliminar esas cuentas. Si no os acordáis de la cuenta y contraseña, recordad que muchas veces permiten recuperarla enviando un mensaje al correo de registro.

Qué hacer cuando no sé la clave de la cuenta que quiero borrar

En el caso de querer eliminar una publicación anterior del foro o un blog antiguo del que no tengamos los datos de acceso, deberemos comunicarnos con el webmaster de esa web. Generalmente en la parte de abajo de la web, o ubicado en una sección propia llamada «Contacto» o similar, podemos obtener estos datos. Otra forma para encontrar información de contacto es ir a Whois, y buscar el nombre del dominio con el que deseamos contactar. Allí también encontrarás la información que necesitas.

Una cosa que debéis saber, es que los dueños de sitios web privados no tienen la obligación de eliminar sus publicaciones. Por este motivo, cuando establezcáis la comunicación, hay que ser educados y explicar de forma concisa por qué deseamos que se elimine esa publicación.

Eliminar información confidencial que no hemos puesto nosotros

En el caso de que encontremos publicada información confidencial nuestra, y el webmaster del sitio donde se publicó no la elimina, podemos enviar una solicitud legal a Google para que se elimine. Cuando hablamos de información confidencial, en esa situación nos referimos al DNI, número de la seguridad social o a los datos de nuestra cuenta bancaria. Este proceso de eliminación puede llevar algún tiempo, y no hay garantía de que sea exitoso, pero a veces es la mejor opción.

También puede darse el caso de que queramos retirar información personal nuestra obsoleta. Una cosa que puede pasar, es que hayamos cambiado de trabajo. Imaginad que en el buscador todavía sale nuestro nombre, aunque en la web de nuestra empresa ya no esté. Lo que hay hacer es enviar la URL a Google para que actualice sus servidores, y elimine el resultado de la búsqueda en caché de esa web. En este proceso no hay garantía de que Google elimine la información almacenada en caché por estas razones.

El paso final la eliminación de nuestras cuentas de correo electrónico

Según el tipo de cuenta de correo electrónico que tengamos, Google, Yahoo etc. la cantidad de pasos que deberemos seguir será diferente. Lo que tenemos que hacer es iniciar sesión, y a continuación, buscar la opción para eliminar o cerrar la cuenta. En este sentido, hay que señalar que algunas permanecerán abiertas un período de tiempo por lo que, si os arrepentís, podréis recuperarla.

Una cosa muy importante antes de dar de baja esa cuenta de e-mail, es que debéis estar seguros que ya no la necesitáis para dar de baja ninguna otra cuenta. Por último, recuerda que para que datos desaparezcan de Internet lleva su tiempo y no se hace en unos pocos días.