Cosas que no deberías compartir nunca en redes sociales

Nuestra información en Internet tiene un gran valor hoy en día. Son muchas las empresas de marketing que buscan la manera de obtener todo tipo de datos. De esta forma pueden incluirnos en una lista de Spam, campañas publicitarias o incluso vender esa información a terceros. La manera de averiguarla puede variar y afecta a todo tipo de sistemas operativos o dispositivos. Sin embargo a veces los usuarios cometemos errores que dejan en bandeja todos estos datos. En este artículo vamos a explicar qué cosas no debemos compartir nunca en redes sociales si no queremos comprometer nuestra privacidad.

Todo lo que no debemos hacer público en redes sociales

Las redes sociales son plataformas muy utilizadas. Cuentan con funciones muy diversas, como es el poder subir fotos o vídeos, estar en contacto con amigos o familiares, así como compartir nuestra opinión. Sin embargo hay que tener en cuenta que también exponemos mucha información si no tomamos las medidas adecuadas.

A través de las redes sociales podrían obtener datos de los usuarios como es el nombre y apellidos, correo electrónico, datos de nuestra residencia, gustos… ¿Queremos que todo eso esté disponible para cualquiera? Por ello hay que tomar medidas en ocasiones. Vamos a explicar qué tipo de información nunca debemos compartir en las redes sociales si queremos realmente preservar la privacidad y no tener problemas.

Localización

Es una de las cuestiones más importantes cuando hablamos de preservar la privacidad en las redes sociales. Nuestra ubicación puede estar disponible para cualquiera. Es lo que ocurre al iniciar un vídeo, subir una foto o cualquier comentario. Puede aparecer el lugar exacto en el que nos encontramos.

Por tanto nuestro consejo si no queremos problemas de privacidad en las redes sociales es evitar poner la localización. Al menos cuando se trate de contenido que subimos en directo.

Datos personales

Lógicamente todo lo relacionado con datos personales que publiquemos en las redes van a poner en riesgo nuestra privacidad. Sin embargo hay que tener especial cuidado a la hora de poner datos como nuestro teléfono o dirección de e-mail. Podrían estar disponibles para cualquiera y eso significa que podríamos acabar en campañas de Spam o que incluso suplanten nuestra identidad.

En este sentido nuestro consejo es mostrar los mínimos datos personales posibles. Esto hay que aplicarlo a todo tipo de redes sociales. No sabemos realmente quién puede tener acceso a un perfil e incluso la cuenta de un familiar o amigo podría ser atacada y permitir que un intruso llegara a recopilar todo tipo de información.

Información compartida en redes sociales

Fechas en las que te vas de vacaciones

¿Queremos que sepan exactamente en qué fechas vamos a irnos de vacaciones y, en definitiva, vamos a estar fuera de casa? Eso podría traer consecuencias. Es importante tener esto en cuenta y no poner en riesgo nuestra privacidad. Hay que saber que a nuestra red social pueden tener acceso usuarios que no son amigos y familiares y en los que no podemos confiar.

Por esto que mencionamos es importante mantener la privacidad en este sentido. Nunca debemos publicar datos relacionados con cuándo vamos a estar fuera de casa. Quizás sea un tema extremo, pero es una cuestión más que debemos tener en cuenta para evitar problemas que puedan afectarnos.

Dirección de la vivienda

Algo similar ocurre con la dirección de nuestra vivienda. Hay redes sociales donde nos permiten introducir los datos exactos con la calle e incluso número. ¿Realmente queremos que estos datos estén disponibles? Posiblemente no. Hay que cuidar esto. Podríamos llegar a ser víctimas de envío de cartas indeseadas, que incluso puedan ser utilizadas para recopilar datos personales al suplantar la identidad de una organización legítima.

Este tipo de datos es importante que no los hagamos públicos en sitios como Facebook, Instagram o Twitter. Un simple descuido podría afectarnos negativamente y afectar a nuestra privacidad y seguridad personal.

Demasiada información relacionada con el trabajo

También es un error compartir demasiada información relacionada con el trabajo. Eso podría acabar en manos de la competencia o traer problemas de algún tipo en nuestro propio entorno laboral. Es importante que no compartamos datos de este tipo cuando utilicemos las redes sociales a nivel personal.

En este caso no solo estaríamos poniendo en riesgo nuestros datos personales, sino también la privacidad de la empresa para la que trabajamos. Podría ser utilizado para lanzar ataques Phishing contra otros trabajadores, enviar correos suplantando nuestra identidad para obtener acceso a determinados servicios, etc.

Imágenes que puedan comprometer a terceros

Pero no solo la privacidad debe ser protegida por nosotros mismos, sino también a nivel de terceros. Cuando subimos una imagen podríamos comprometer la privacidad de terceros. Es importante también tener esto en cuenta. A veces colgamos fotografías de viajes, de comidas, fiestas, reuniones… No somos los únicos que podemos aparecer.

La privacidad hay que entenderla como algo más extenso que el propio individuo. Internet está lleno de páginas, servicios y plataformas que podemos usar en nuestro día a día. No todo esto va a ser proteger nuestros propios datos, sino también el de otras personas que puedan estar en nuestro entorno.

Imágenes o contenido que incumplan la ley

Por último, otro punto que debemos evitar es el de subir imágenes o contenido que puedan incumplir la ley. Esto no solo podría perjudicar a nuestra privacidad en caso de que se comparta posteriormente por las redes, sino que podría traer consecuencias legales. Por ejemplo compartir contenido protegido, imágenes que correspondan a terceros, etc.

Al utilizar las redes sociales debemos ser conscientes de que pueden tener un impacto muy grande. Puede llegar a muchos usuarios que no conocemos, repartidos en todo el mundo y con ideas muy diferentes.

Consejos para usar con seguridad las redes sociales

Hemos visto qué debemos evitar compartir en las redes sociales para no poner en riesgo nuestra privacidad. Ahora vamos a dar también una serie de recomendaciones para usarlas con seguridad y no tener ningún tipo de problema. Así evitaremos la entrada de intrusos en nuestros equipos, malware que pueda robar contraseñas y, en definitiva, complicaciones al usar estos servicios.

Usar aplicaciones oficiales

Algo esencial es utilizar siempre programas y plataformas que sean oficiales. Es cierto que en ocasiones podemos hacer uso de algunas herramientas de terceros que ofrecen ciertas funciones adicionales, pero no sabemos si realmente es algo fiable o si podría afectar a nuestra seguridad de alguna manera.

Por tanto, siempre que vayamos a instalar la aplicación de Facebook, Twitter o de cualquier red social, así como cuando vayamos a iniciar sesión en la versión web, debemos hacerlo de forma segura en los sitios oficiales. Solo así lograremos la máxima garantía de evitar problemas de seguridad.

Otro de los trucos que podemos seguir, es mirar que la páginas empiecen por https, lo cual indica que implementan un certificado de seguridad SSL. Por la contra, si solo vemos http, sin la letra s, puede que el sitio no sea seguro, y no será el oficial.

Mantener los equipos seguros

También va a ser importante tener los dispositivos protegidos al máximo. Aquí hay que hacer mención a la importancia de contar con un buen antivirus, firewall o incluso extensiones para el navegador. Todo esto va a ayudar a mantener alejados a los piratas informáticos y evitar el acceso indeseado a nuestras cuentas.

Uno de los métodos más habituales para robar contraseñas es lo que se conoce como keylogger. Los ciberdelincuentes utilizan este tipo de malware para recopilar las credenciales y claves de acceso de la víctima y de esta forma poder acceder a las cuentas y dañar la privacidad y acceder a todo el contenido.

Configurar parámetros de privacidad

Cuando nos damos de alta en las redes sociales, siempre podemos configurar ciertos parámetros con respecto a la privacidad. Y es una tarea muy recomendable el revisar esto, pues solo nos llevará unos minutos establecer ciertos parámetros.

Si hablamos de contenido multimedia, como pueden ser fotos o vídeos, podemos configurar quién podrá ver ese contenido, como por ejemplo, dejar que solo lo puedan ver los amigos agregados, o directamente que sea abierto a todo el mundo, por ejemplo.

También podemos configurar esto a niveles de interacción, de forma que podemos bloquear que se nos envíen peticiones, mensajes o que nos etiqueten en ciertas publicaciones.

Actualmente, muchos dispositivos como los móviles, ya incorporan opciones de configuración que bloquean cierta información a las aplicaciones, no solo redes sociales, si no de todo tipo. Por lo cual, si en la propia plataforma está habilitado disponer de estos datos, pero están bloqueados en el dispositivo, esta no podrá verlos.

Control Parental

El buen uso de las redes sociales, también va ligado a una buena educación. Por lo cual el uso del control parental nos puede ayudar en este aspecto. Siempre es bueno ayudar a nuestros hijos a manejar la red social, y que se entiendan los peligros que estas pueden conllevar.

Entre ellos, puede estar que no solo sea uno el afectado por alguna acción, si no que puede extenderse a otras personas cercanas. Ante todo esto, las redes sociales tienen políticas de edad para sus usuarios, que si bien muchas veces no se cumplen, es bueno tenerlas en cuenta.

Sentido común

Sin duda puede que sea lo más importante de todo. Es esencial no cometer errores que puedan afectarnos. Hablamos, por ejemplo, de no hacer clic en enlaces que nos llegan por correo electrónico o incluso por la propia red social y que realmente es una estafa. Es así como los piratas informáticos pueden lanzar ataques Phishing.

Tampoco debemos descargar archivos que puedan ser peligrosos o dar más información de la cuenta para que puedan averiguar datos con los que llevar a cabo determinados ataques. Por tanto, mantener el sentido común será fundamental en todo momento.

También es recomendable no dejar las contraseñas guardadas en los equipos, bien sea escritas o con la función de recordar las credenciales. Si estamos seguros que el equipo solo se usará por nosotros, es buena opción, pero si va a ser usado por más usuarios, no es recomendable dejar habilitada la opción de recordar.

En definitiva, estos son algunos puntos que hay que tener en cuenta para evitar compartir en las redes sociales. El objetivo no es otro que preservar siempre nuestros datos y no poner en riesgo nuestra seguridad y el buen funcionamiento de los equipos. Son muchos los servicios que tenemos a nuestra disposición y siempre hay que mantener la información protegida y que no esté disponible para cualquiera.

1 Comentario