Abre Chrome o Firefox siempre en modo privado

Abre Chrome o Firefox siempre en modo privado

Javier Jiménez

Cuando navegamos por Internet, uno de los factores que debemos tener en cuenta es la privacidad. Es un hecho que nuestros datos pueden verse comprometidos simplemente por abrir una página que está infectada. En este artículo vamos a explicar cómo podemos abrir Chrome o Firefox siempre en modo privado. De esta forma no tendremos que activarlo manualmente cuando lo iniciemos, sino que ya directamente estaremos en este modo.

Pasos para iniciar en modo de incógnito en Chrome y Firefox

Si hablamos de dos de los navegadores más utilizados debemos mencionar Google Chrome y Mozilla Firefox. Sin duda son de los más populares que podemos encontrar en la red y están disponibles para todo tipo de dispositivos y sistemas operativos.

En ambos casos podemos encontrar numerosas extensiones y configuraciones para mantener la privacidad. Una de esas opciones integradas es la de usar el navegador en modo de incógnito. Esto no es una medida de seguridad en realidad, pero sí podría beneficiar a la privacidad al evitar almacenar datos e información en el sistema.

Tanto en Chrome como en Firefox podemos iniciarlo siempre en modo de incógnito. Podemos crear un acceso directo para tal efecto. Vamos a explicar cómo hacerlo. Simplemente hay que llevar a cabo una serie de pasos sencillos.

Abrir Chrome siempre en modo de incógnito

Lo que vamos a hacer es crear un acceso directo que abra automáticamente el navegador en modo privado. En primer lugar debemos ir al Escritorio de Windows y hacemos clic con el botón derecho en cualquier lugar vacío. Allí le daremos a Nuevo, crear acceso directo. Automáticamente nos abrirá una nueva ventana para escribir la ubicación del elemento que vamos a crear.

Abrir siempre Chrome en modo privado

En esa ubicación debemos poner la ruta de Chrome.exe. Además de la ruta tenemos que añadir –incognito. Una vez hecho esto simplemente tenemos que darle a Siguiente y poner un nombre a ese acceso directo que estamos creando. Por ejemplo podemos nombrarlo como Chrome privado.

Chrome en modo privado

A partir de ese momento, cada vez que hagamos clic en ese acceso directo que hemos creado se abrirá Google Chrome en modo de incógnito. Una manera sencilla y rápida. Podemos simplemente usar ese icono en vez del acceso directo normal y así entrar siempre de esta forma.

Abrir Firefox siempre en modo de incógnito

Los pasos a seguir para abrir Mozilla Firefox siempre en modo de incógnito son muy similares. Podemos crear fácilmente un acceso directo en el Escritorio de Windows y siempre que lo abramos nos mostrará una ventana en modo privado del popular navegador.

Una vez más, lo que tenemos que hacer es ir al Escritorio, hacemos clic con el botón derecho, le damos a crear un acceso directo y en la ruta esta vez buscamos la que corresponde a Firefox. Hasta aquí no cambia nada. Sí debemos tener en cuenta que habrá que poner –private en vez de incógnito, como pusimos anteriormente.

Crear un acceso privado en Firefox

Tenemos que darle a Siguiente y asignarle un nombre. Por ejemplo podemos poner Firefox privado. Automáticamente se agregará un acceso directo. De esta forma, siempre que abramos ese icono podremos iniciar el navegador sin que almacene información.

Cómo mejorar la privacidad en Internet

Hay que mencionar el modo privado de Chrome o Firefox realmente no aporta una seguridad extra. Es decir, siempre podemos descargar algún virus sin darnos cuenta o hacer clic en un enlace que no debemos, por ejemplo. Ya que nuestros datos tienen un gran valor, pueden ser utilizados por terceros para lucrarse. Podrían incluirnos en campañas de Spam, enviar publicidad orientada o incluso venderlo a otros que busquen recopilar este tipo de información. Es por ello que conviene mejorar la privacidad, como vamos a ver.

Cuidado con los programas instalados

Para robar nuestros datos pueden utilizar muchas técnicas variadas. A veces simplemente por descargar e instalar un programa podríamos estar exponiendo datos. También al navegar por la red, al entrar en cualquier página. Esto no quiere decir que ese software que usamos sea ilegítimo, pero sí que podría estar recopilando más información de la necesaria.

Es por ello que resulta fundamental cuidar los programas instalados y siempre bajar aplicaciones desde fuentes que sean oficiales, legítimas y que nos ofrezcan garantías de que no estamos instalando algo que ha sido modificado por un tercero de forma maliciosa. Por ejemplo, si vamos a instalar una extensión de Chrome es fundamental ir a la tienda oficial.

Las redes sociales, clave en la privacidad

Pero sin duda las redes sociales son muy usadas para recopilar datos personales. Es ahí donde nuestros datos pueden quedar expuestos para cualquiera si no hacemos que el perfil sea privado. Debemos por tanto ocultar información personal sensible y siempre comprobar quién puede acceder a esos datos y quién no.

Algunas redes sociales como Facebook o Instagram permiten configurar la cuenta para que no expongamos datos personales que no sean conveniente que estén disponibles para cualquiera. Por ejemplo dónde trabajamos, dónde vivimos, dónde estamos…

Evitar el malware

A través de virus y malware en general también podrían recopilar datos personales. Por ejemplo si descargamos algo que ha sido creado de forma maliciosa para registrar qué sitios visitamos, qué aplicaciones usamos o incluso con quién hablamos. Podemos tener en cuenta la posibilidad de instalar programas de seguridad para protegernos.

En este caso podemos hablar de los antivirus como Windows Defender, Avast o Bitdefender. Son solo ejemplos, ya que hay muchas opciones. También podemos contar con un firewall que ayude a bloquear las conexiones inseguras.

No exponer datos públicamente

Esto es muy importante y es sin duda una de las causas por las que nuestros datos personales terminan en malas manos. A veces ocurre por publicar algún mensaje en un foro o en un artículo de una web. Dejamos la dirección de e-mail y puede ser registrada por bots. Incluso a veces los usuarios cometen el error de poner datos personales como el número de teléfono.

Por ello, lo aconsejable es no exponer más datos de los necesarios. Esto nos ayudará a preservar siempre la privacidad y no ser víctimas de alguno de los muchos tipos de ataques que existen.

En definitiva, proteger nuestra privacidad en la red es algo fundamental. Siempre debemos evitar que la información quede expuesta para cualquiera y tener problemas. Debemos usar un buen antivirus, firewall, tener todo actualizado… Pero sin duda lo más importante es el sentido común. Si evitamos cometer errores tendremos mucho ganado de cara a proteger los datos personales y que la información no se filtre en la red.

¡Sé el primero en comentar!