Consejos de seguridad y privacidad para mensajería instantánea

Consejos de seguridad y privacidad para mensajería instantánea

Javier Jiménez

La manera en la que nos comunicamos a todos los niveles ha cambiado mucho en los últimos años. El uso del correo electrónico en muchas situaciones ha perdido peso frente a la mensajería instantánea. Hoy utilizamos diferentes aplicaciones para móviles con las que podemos estar en contacto fácilmente con otras personas sin necesidad de enviar un e-mail. La cuestión es que en ocasiones las utilizamos para enviar información o documentos importantes. Usar las aplicaciones de mensajería instantánea podría traer consecuencias negativas para la seguridad y privacidad. Vamos a dar algunos consejos.

El riesgo de sustituir el e-mail por la mensajería instantánea

A la hora de mandar documentos importantes, incluso firmarlos, responder a mensajes corporativos o compartir información confidencial, el correo electrónico sigue siendo un lugar mucho más fiable que las aplicaciones de mensajería instantánea. Sin embargo la inmediatez, la facilidad de uso en muchos casos, hace que utilicemos herramientas como WhatsApp, Line, Facebook Messenger y otras similares que puedan sustituirlo.

Podemos ver que incluso las propias empresas envían facturas y documentos a los clientes mediante aplicaciones de este tipo. Los propios clientes pueden enviar sus datos personales por estos medios, así como enviar archivos variados. El problema es que esto puede poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad. Especialmente si no ponemos en práctica consejos y recomendaciones básicos para ello podría darnos problemas.

Cuando hablamos de mensajería instantánea nos referimos tanto a las propias aplicaciones de móvil, como podemos mencionar a WhatsApp, Telegram, Line y similares, como también aquellas que cuentan con una plataforma web, como puede ser Facebook, principalmente, pero también otras redes sociales y servicios de mensajería de los que hemos mencionado en su versión web. Servicios de chat integrado en redes sociales como Facebook nos permiten enviar documentos.

Lo cierto es que en los últimos tiempos hemos visto cómo estas aplicaciones de mensajería han mejorado enormemente sus posibilidades. Esto hace que sean más atractivas para los usuarios de cara a tenerlas en cuenta como un sustituto del correo electrónico en muchos casos. Pero hay que tener en cuenta que la seguridad y privacidad no siempre están presentes.

Principales causas de los problemas de seguridad a través de la mensajería

Está demostrado que un alto porcentaje de todos los ataques que ocurren cada día necesitan de la interacción del usuario. Un pirata informático en casi todos los casos va a necesitar que la víctima lleve a cabo una acción, cometa un error o simplemente no preste atención a lo que está ocurriendo.

La precaución que toman los usuarios a la hora de utilizar las aplicaciones de mensajería instantánea, especialmente para enviar o recibir documentos importantes, como mencionamos, es fundamental. La cuestión es que esto no siempre está presente. Pueden ocurrir circunstancias en las que pillen a un usuario desprevenido, alguien inexperto y que no tenga cuidado con lo que descarga, etc.

Generalmente el malware a través de programas de este tipo llega mediante descargas de archivos que recibimos. No prestamos atención realmente en qué estamos descargando o incluso confiamos en la persona que nos lo envía. Esto último es muy común especialmente en programas como WhatsApp o Facebook Messenger, donde lo normal es que un contacto nuestro sea quien nos envía ese archivo o enlace que puede ser peligroso. Quizás nos lo envía por error o de forma inconsciente tras haber sufrido previamente un ataque.

Respecto a los principales problemas de privacidad normalmente se debe a exceso de confianza. Creemos que nuestra información no puede filtrarse en la red tan fácilmente y sin embargo es todo lo contrario. Simplemente con enviar un archivo a quien no debemos, publicar una foto en redes sociales o enviar un documento podríamos poner en riesgo nuestra privacidad.

El sentido común es muy importante para protegernos a la hora de utilizar programas de mensajería instantánea. Vamos a dar una serie de consejos interesantes para mejorar tanto la privacidad como la seguridad a la hora de utilizarlos. Todos estos consejos son genéricos a cualquier tipo de aplicación o servicio de mensajería. Nos referimos a las principales como WhatsApp, Facebook Messenger, Line o Telegram, pero especialmente hay que tener cuidado con otras secundarias que pueden no tener los mismos estándares de seguridad.

Consejos para mejorar la privacidad en aplicaciones de mensajería instantánea

No envíes información sensible

Una de las pautas más importantes es no enviar información sensible a través de este tipo de aplicaciones. Con esto nos referimos a tener cuidado a la hora de enviar o recibir documentos que contengan datos personales o información confidencial.

No sabemos realmente quién podría acceder a ese dispositivo, si tiene algún tipo de malware o cómo podrían administrar la información. Por tanto nuestro consejo es no utilizar este tipo de medios para enviar o recibir documentos importantes. El correo electrónico es más seguro en estos casos.

Ten en cuenta que el número es visible

Cuando contactamos por correo electrónico podemos hacer pública con la persona o personas que contactamos nuestra dirección. Sin embargo a la hora de usar aplicaciones como WhatsApp estamos haciendo que nuestro número sea visible. ¿Queremos realmente que tengan el número?

Esto es algo que hay que tener presente cuando queramos utilizar este tipo de comunicación. En muchas ocasiones las empresas pueden permitir el envío de documentos por WhatsApp, por ejemplo. Sin embargo estamos entregándoles nuestro teléfono.

Hacer nuestra cuenta privada

No hay mejor consejo de privacidad que justamente hacer que nuestra cuenta sea privada. Hoy en día la mayoría de las plataformas de redes sociales y programas de mensajería tienen bastantes opciones para configurar la privacidad. Por ejemplo hacer que alguien que no sea nuestro contacto no pueda enviarnos mensajes, ver nuestra foto de perfil o acceder a la información personal.

Otro punto importante y que podemos aplicar para evitar posibles problemas que afecten a nuestra privacidad. La información en la red tiene un gran valor en la actualidad. Esto hace que fácilmente podamos ser víctimas de bots que tengan como único objetivo recopilar datos e información de los usuarios.

Las conversaciones no siempre son cifradas

Los programas de mensajería instantánea más populares cuentan con cifrado de extremo a extremo. El problema es que hay otras aplicaciones secundarias que no tienen estas medidas de seguridad. Esto hace que lo que enviamos pueda ser interceptado.

Seguridad en las aplicaciones de mensajería instantánea

Consejos para mejorar la seguridad en programas de mensajería

Cuidado con los archivos que descargamos

Normalmente nuestros proveedores de correo electrónico tienen funciones para detectar posibles amenazas. Nos informan en caso de que un archivo pueda ser peligroso e incluso puede bloquearlo. Los programas de mensajería instantánea también tienen herramientas así en muchos casos, pero no son tan precisas.

Por tanto hay que tener cuidado a la hora de descargar archivos que recibamos por estos medios. No sabemos si puede contener alguna amenaza que pueda dañar nuestro sistema.

Utilizar antivirus

Nuestros dispositivos tienen que contar con software de seguridad. Es la mejor forma de mantener la seguridad y evitar la entrada de malware. Esto hay que aplicarlo sin importar el tipo de equipo o sistema que utilicemos. Existen muchas variedades de aplicaciones orientadas en protegernos a la hora de usar todo tipo de programas como pueden ser los servicios de mensajería instantánea.

Hay que tener en cuenta que si vamos a utilizar la mensajería instantánea como si fuera el correo electrónico, en ocasiones podemos recibir archivos peligrosos en nuestros equipos. No quiere decir que la otra persona de manera consciente nos envíe un malware, sino que previamente ha podido ser infectada. Por ello tener un buen antivirus puede salvarnos de este tipo de problemas.

Dispositivo y aplicaciones actualizados

Por supuesto hay que contar siempre con las últimas versiones. Tanto los dispositivos como las aplicaciones que utilicemos tienen que estar actualizadas a la última versión. Así evitaremos posibles vulnerabilidades que sean aprovechadas por atacantes. Los propios fabricantes lanzan parches y actualizaciones de seguridad para corregir esos problemas.

Activar la verificación en dos pasos

Hoy en día la mayoría de programas de mensajería instantánea permiten activar la verificación en dos pasos. Como sabemos con esto logramos poner una capa extra de seguridad a nuestras cuentas.

Gracias a utilizar la verificación en dos pasos en caso de que alguien pueda acceder a nuestra cuenta al averiguar la clave de acceso necesitaría un segundo paso para acceder. Un código que puede ser por ejemplo enviado por SMS. Sin duda es un factor muy a tener en cuenta para protegernos.

Ojo a los programas no oficiales

Por último y no menos importante, hay que tener cuidado con los programas no oficiales. Es cierto que algunas aplicaciones pueden tener versiones adicionales que cuentan con algunas mejoras y funciones interesantes. Sin embargo si queremos preservar nuestra seguridad y privacidad es importante no instalar software que no sea oficial.