Cuándo es más frecuente que sufras un ataque ransomware

Cuándo es más frecuente que sufras un ataque ransomware

Javier Jiménez

Son muchos los tipos de malware y amenazas que podemos encontrarnos en la red. Los piratas informáticos buscan constantemente la manera en la que atacan a sus víctimas. Es cierto que existe un gran abanico de posibilidades para protegernos, pero los ciberdelincuentes también perfeccionan sus técnicas. En este artículo vamos a centrarnos en el ransomware, que es uno de los problemas más serios. Más concretamente vamos a explicar cuándo es más frecuente que un usuario sufra un ataque de ransomware.

Los ataques ransomware, amenaza muy presente

Antes de nada hay que recordar qué es un ataque ransomware. Se trata de una amenaza que busca cifrar los archivos de las víctimas. De esta forma posteriormente podrán pedir un rescate a cambio de que los usuarios puedan volver a abrir esos archivos. Es un problema importante y que afecta tanto a particulares como también a empresas.

La manera en la que se producen estos ataques puede ser diferente. Lo normal es que recibamos un archivo adjunto malicioso a través del correo electrónico. Pueden utilizar algún tipo de cebo para que abramos o descarguemos un archivo PDF, Excel, Word o cualquier otro. Es a partir de ese momento cuando se ejecuta el malware.

Pero también podría llegar al descargar software desde sitios de terceros que son inseguros o que han sido infectados. También incluso a través de mensajes que recibimos por redes sociales. Hay que tener en cuenta que los métodos pueden ser diversos.

Ataques ransomware

Cuándo es más frecuente sufrir un ataque ransomware

Las estadísticas normalmente sirven en estos casos. Es una realidad que los ataques Phishing, por ejemplo, aumentan en épocas como la navidad. A fin de cuentas se aprovechan de periodos en los que los usuarios pueden ser más susceptibles de sufrir algún tipo de ataque. Ahora bien, ¿cómo se traduce esto en el caso del ransomware?

Según un grupo de expertos en seguridad informática, los piratas cibernéticos no dejan nada al azar o improvisación. Miran muy al detalle todas las posibilidades que tienen. De igual forma que pueden atacar aquellos servicios o plataformas que cuentan con más usuarios, también hay que indicar que miran muy bien los tiempos.

El 27% de los ataques ransomware son en fin de semana. Además el 49% de los ataques en días laborales tienen lugar después del horario general de trabajo. ¿Por qué ocurre esto? Los expertos indican que uno de los motivos principales porque en horarios de fin de semana o después de las horas generales de trabajo hay menos atención. Muchas empresas incluso pueden no tener trabajadores preparados y operativos.

Cuando se ejecuta un ataque ransomware en una empresa el tiempo es fundamental. En caso de que ocurra en horario laboral, lo normal es que haya trabajadores cualificados preparados para dar la señal de alerta. Pero claro, si esto ocurre en fin de semana o por la noche, no habría gente o al menos no tan preparada, para llevar a cabo la defensa de una empresa.

Por tanto podemos decir que el momento más frecuente de sufrir un ataque ransomware es después del horario laboral, así como los fines de semana. Al menos a nivel estadístico los datos muestran que es así. Esto aplica principalmente a nivel empresarial, pero podríamos trasladarlos también a nivel de usuarios particulares. Eso sí, en este último caso habría que tener en cuenta otras características importantes.

Ransomware Nemty

Cómo protegerse de los ataques ransomware

Para protegernos de los ataques ransomware lo mejor es el sentido común. En la mayoría de ocasiones es necesario que los usuarios lleven a cabo alguna acción como puede ser descargar un archivo adjunto malicioso, por ejemplo. También acceder a un link fraudulento, entre otras cosas.

Por otra parte es fundamental tener herramientas de seguridad. De esta forma podremos evitar la entrada de amenazas que puedan comprometer nuestro sistema. Es importante aplicar esto en todo tipo de sistemas y dispositivos.

También será necesario contar con las últimas versiones y parches. Ya sabemos que en ocasiones surgen vulnerabilidades que pueden poner en riesgo la seguridad de los usuarios.