Obfsproxy: conoce qué es y cómo cifra tu conexión

Mantener la privacidad a la hora de navegar por Internet es un factor muy importante. Para lograrlo podemos hacer uso de diferentes servicios y aplicaciones. Por ejemplo VPN, un proxy, el navegador Tor, etc. En este artículo vamos a centrarnos en explicar qué es Obfsproxy y de qué manera ayuda a cifrar la conexión y evitar que nuestros datos puedan filtrarse. Vamos a hablar de qué es lo que hace realmente y en qué circunstancias puede ser útil.

Qué es Obfsproxy

Cuando hablamos de Obfsproxy lo hacemos de un subproyecto que pertenece a Tor. Se utiliza para ocultar el tráfico web a la hora de navegar por Internet. Básicamente es similar a navegar a través de una VPN o del navegador Tor, ya que el fin es el mismo: ocultar la dirección IP y cifrar la información que transferimos al navegar.

Entonces, ¿para qué surgió? El motivo es que hay determinados países que utilizan lo que se conoce como DPI, que sirve para bloquear las conexiones VPN y que los usuarios no puedan saltarse el bloqueo geográfico, por ejemplo. Incluso hay gobiernos que pueden obligar a las operadoras a filtrar el tráfico SSL.

El proyecto Obfsproxy sirve para evitar estos bloqueos que mencionamos y poder navegar por Internet sin que se filtre información. Aunque inicialmente fue creado para Tor, cuenta con características que pueden ser aprovechadas por los desarrolladores para diseñar, implementar y probar capas de ocultación de tráfico que nada tienen que ver con Tor. De esta forma, también comenzó a usarse para ocultar tráfico a través de OpenVPN.

Por tanto, Obfsproxy es un proyecto ideado desde Tor para mejorar la privacidad de los usuarios. Es una forma de evitar posibles bloqueos que pueda haber para el uso de una VPN normal o del propio navegador Onion, que son dos opciones muy populares para entrar en la red. Fue creado principalmente para usar en países como China o Irán, donde puede haber problemas para navegar libremente.

Usar varios navegadores mejora la seguridad

Para qué sirve y cómo funciona

Si te preguntas para qué sirve realmente, la respuesta es clara: hacer que la navegación sea más privada. Sirve para evitar que un gobierno de un determinado país pueda clasificar el tráfico de Internet por protocolos y saber cuál es (HTTPS, HTTP, SSL, VPN…). De esta forma, podría bloquear el protocolo que le interese y hacer que los usuarios tengan problemas.

Funciona a través de un módulo de nominado “obfs2”. Este módulo lo que hace es agregar un contenedor de cifrado alrededor del tráfico, ya sea a través de SSL, VPN o Tor. Lo va a envolver en una capa HTTPS y, de esta forma, aparentar ser una actividad cotidiana en Internet, sin que pueda levantar ninguna sospecha como sí podría pasar si alguien navega pro VPN, por ejemplo.

Si por ejemplo un usuario utilizar OpenVPN, Obfsproxy va a ocultar el tráfico para que parezca tráfico HTTP normal e inofensivo. De esta forma evitará bloqueos y problemas para poder entrar en una determinada página web o usar algún servicio online.

Un punto interesante de Obfsproxy frente a otras opciones de cifrado es que sus desarrolladores han conseguido que no deje rastro. El protocolo de enlace que utiliza no cuenta con patrones reconocibles y va a permitir que se establezca una comunicación sin que los monitores de red puedan detectar algo extraño.

Obfsproxy es posible usarlo tanto en OpenVPN como en Wireguard. Para usarlo, es necesario contar con un servidor OpenVPN en funcionamiento. Puede ser uno de nuestra propiedad o de un tercero.

¿Es suficiente para mantener la privacidad?

Aunque herramientas como una VPN, un proxy o los diferentes protocolos que hemos visto van a ayudar a mantener la privacidad, lo cierto es que no todo es suficiente. Es imprescindible tomar ciertas medidas, más allá de usar Tor o el proyecto Obfsproxy. Por ello, vamos a dar algunos consejos para navegar por Internet sin problemas y sin que nuestros datos personales puedan verse comprometidos.

Usar siempre programas de seguridad

Para navegar por Internet con total seguridad y no tener problemas de privacidad, es imprescindible contar con un buen antivirus y otros programas que nos protejan. Por ejemplo, Windows Defender es uno de los más usados. También puedes probar otros como Bitdefender o Avast.

No obstante, herramientas como un firewall, que puede bloquear las conexiones inseguras, así como complementos para el navegador también van a poder ayudar a mejorar la privacidad y evitar ataques que puedan comprometer nuestros datos personales y afectarnos en un momento dado.

seguridad de los datos

Evitar exponer los datos

En este caso se trata de un consejo de sentido común. Para mantener la privacidad en la red, va a ser necesario evitar hacer públicos nuestros datos personales. Por ejemplo, no hay que poner la dirección de correo electrónico públicamente cuando ponemos un comentario en una página web o en un foro abierto.

También conviene cuidar los datos que exponemos a través de las redes sociales. En este tipo de plataformas puede haber bots que recopilen información personal de los usuarios para, posteriormente, comerciar con ello y poder lucrarse. Por tanto, conviene controlar que información vamos a estar exponiendo públicamente en la red y mejorar así la privacidad.

Instalar aplicaciones solo de fuentes fiables

Otro consejo más es instalar programas únicamente desde fuentes que sean seguras y oficiales. Por ejemplo sitios web de la propia aplicación, tiendas oficiales y plataformas de garantías. De esta forma evitaremos instalar software que puede ser peligroso y llegar a robar nuestros datos personales.

Es cierto que a veces podemos encontrarnos aplicaciones que no son oficiales y que pueden tener características interesantes, pero no sabemos realmente quién puede estar detrás de ese software. Tal vez haya sido creado de forma maliciosa con el único objetivo de robar información personal.

No cometer errores

Por último, una recomendación más es evitar cometer errores que puedan exponer nuestros datos personales. Por ejemplo no abrir un archivo adjunto que nos llegue por correo electrónico sin saber realmente cuál es su procedencia o si puede ser una amenaza para la seguridad.

La mayoría de ataques cibernéticos, de amenazas que ponen en riesgo la privacidad, van a requerir de la interacción de la víctima. Van a necesitar que cometamos algún error, como es abrir un archivo, instalar un programa o exponer de alguna manera nuestros datos y de esta forma robar información.

En definitiva, proteger la privacidad al navegar por Internet es muy importante. Podemos hacer uso de herramientas como una VPN, proxy o el navegador Tor. Además, para evitar posibles bloqueos en determinados países, apareció el proyecto Obfsproxy, del que hemos hablado en este artículo y que ayuda a potenciar la privacidad al entrar en la red.

¡Sé el primero en comentar!