Cuáles son los principales riesgos de seguridad del Bluetooth

El Bluetooth es una de las tecnologías más utilizadas para comunicarnos y conectar dispositivos. No es algo nuevo, ni mucho menos; lleva con nosotros muchos años. Pero con el paso del tiempo su popularidad no ha decaído, sino que ha ido avanzando y mejorando. Hoy en día es mucho más veloz, estable y también permite conectarnos desde una distancia mayor. Vamos a ver cuáles son los principales riesgos y ataques que existen al utilizar el Bluetooth. También daremos consejos para estar protegidos.

Principales riesgos que pueden surgir al utilizar el Bluetooth

Los piratas informáticos suelen poner sus miras en aquello que es muy utilizado. El Bluetooth por supuesto que lo es. Por tanto podemos encontrarnos con muchos métodos que pueden usar, vulnerabilidades que pueden surgir y, en definitiva, riesgos que pueden sufrir los usuarios.

BlueSmacking

Uno de los problemas que podemos encontrarnos a la hora de utilizar un dispositivo con Bluetooth es lo que se conoce como BlueSmacking. Básicamente se trata de un ataque de denegación de servicio. Puede afectar a muchos tipos de dispositivos que utilicen esta tecnología.

El atacante lo que hace es enviar múltiples solicitudes. Es algo parecido a lo que podría ocurrir con un servidor web que recibe muchas peticiones y que no puede abarcar tanto. Puede pasar que reciba muchos más paquetes de datos de los que puede admitir o que esos paquetes sean más grandes de lo que soporta.

Aunque no es el tipo de ataque más peligroso, sí podría afectar notablemente al funcionamiento de un dispositivo en un momento dado. Eso sí, normalmente se puede corregir simplemente con reiniciarlo y volver a ejecutarlo con normalidad.

BlueSnarfing

A través de un ataque BlueSnarfing un pirata informático podría recibir datos de nuestro dispositivo, datos personales y, en definitiva, cualquier información que podría ser utilizada en nuestra contra. Es sin duda un método peligroso, ya que compromete seriamente nuestra privacidad y seguridad.

De esta forma un ciberdelincuente podría enviar archivos peligrosos a través de Bluetooth con la intención no solo de infectar nuestro dispositivo y lograr que funcione mal, sino de obtener también datos personales. Esos datos los puede utilizar para llevar a cabo otros ataques, como podría ser un ataque Phishing en el que necesitaría conocer cierta información personal para que tenga éxito.

BlueJacking

Un ataque más es lo que se conoce como BlueJacking. Consiste en el envío de mensajes por parte de otro dispositivo. Normalmente se trata de contenido publicitario, lo que podríamos mencionar como el “Spam del Bluetooth”. Por sí mismo no es peligroso, aunque estos mensajes incluso podrían ser utilizados para lanzar ataques Phishing.

El ciberdelincuente podría aprovecharse del método BlueJacking para enviar un mensaje por Bluetooth a la víctima y que ese mensaje contenga un link a un sitio malicioso. Por ejemplo podría ser una página que simule ser una red social o el proveedor de correo electrónico y la víctima, al intentar iniciar sesión, esté enviando esos datos a un servidor controlado por el atacante.

BlueBugging

Siguiendo con los ataques “Blue”, uno más es BlueBugging. Se trata esta vez de un exploit que puede ser utilizado para establecer una puerta trasera en un equipo que utilice esta tecnología para comunicarse. A través de esa puerta trasera puede establecer una comunicación, robar datos e incluso enviar archivos maliciosos.

Este es uno de los métodos que pueden usar para espiar a un usuario a través de Bluetooth. Es un problema importante, ya que hoy en día nuestra información personal tiene un gran valor en la red y los atacantes pueden buscar la manera de intentar hacerse con esos datos y comprometer nuestra privacidad.

Rastreo de ubicación

Cada vez tenemos más dispositivos que cuentan con conexión Bluetooth. Podemos pensar por ejemplo en las pulseras o relojes deportivos que llevamos para registrar nuestra actividad física. En muchos casos estamos registrando también el recorrido que hacemos y, por tanto, nuestra ubicación.

Un atacante podría utilizar el Bluetooth precisamente para rastrear cuál es nuestra ubicación. Esto es un problema que puede atentar contra nuestra privacidad, más allá de incluso afectar a la seguridad personal. Se aprovechan de la información que recopilan los dispositivos.

Saber ubicación al entrar en una web

Ataques BlueBorne

Puede que los piratas informáticos no se conformen simplemente con infectar un dispositivo, sino que querrán también intentar llegar a cuantos más mejor. Un ataque BlueBorne consiste en infectar primero un dispositivo con un malware y, posteriormente, alcanzar a otros equipos a los que se conecte por Bluetooth ese que ya está infectado.

Por tanto, un ataque BlueBorne puede comprometer la seguridad de muchos más dispositivos. Afectaría a todos aquellos a los que conectemos un móvil que previamente ha sido infectado por un malware diseñado para ello, por ejemplo. Es un problema importante, como vemos.

Escucha de conversaciones

El Bluetooth también podría ser utilizado para realizar escuchas. Pueden llegar a espiarnos a través de conversaciones que realicemos con un micrófono conectado por este medio, pero también incluso leer nuestras conversaciones en caso de acceder al contenido.

Hoy en día lo cierto es que son muy populares los dispositivos de comunicaciones que cuentan con tecnología Bluetooth. Están muy presentes en nuestro día a día y en caso de ser atacados podría comprometerse nuestra privacidad.

En definitiva, estos son algunos de los principales riesgos y ataques que podemos sufrir al utilizar el Bluetooth. Es imprescindible evitar problemas y mantener nuestros equipos correctamente protegidos en todo momento.

Cómo evitar ataques por Bluetooth

Hemos visto algunos de los riesgos y ataques principales al utilizar el Bluetooth. Son problemas que pueden surgir y comprometer seriamente nuestros equipos. De ahí que debamos en todo momento mejorar la seguridad y estar correctamente protegidos.

Mantener los dispositivos actualizados

Sin duda un factor muy importante es mantener los equipos actualizados. Muchos de los ataques, y no solo por medio del Bluetooth, llegan debido a fallos de seguridad que hay en los equipos. De ahí que sea necesario tenerlos actualizados y corregir cualquier complicación que pueda surgir.

Apagar el Bluetooth cuando no lo usemos

Si no estamos utilizando el Bluetooth lo mejor es tenerlo apagado. De esta forma disminuimos el riesgo al máximo. No podrían detectar nuestros dispositivos y enviar posibles archivos peligrosos. Es una recomendación interesante que podemos poner en práctica de una manera sencilla.

Fallos de seguridad en el Bluetooth

No aceptar envío de datos sin verificar la fuente

En este caso estamos ante un consejo de sentido común. Debemos evitar aceptar el envío de archivos o cualquier tipo de dato sin verificar bien cuál es la fuente y si podría ser un peligro para nuestra seguridad. Es un punto que no puede faltar.

Conectarnos solo a dispositivos de confianza

Por otra parte, un consejo más es conectarnos únicamente a equipos que reconozcamos y en los que podamos confiar plenamente. Hay que evitar vincular nuestro Bluetooth a dispositivos de terceros, que no sepamos realmente a quién pertenece y que podrían ser por tanto un peligro para nuestra seguridad.

¡Sé el primero en comentar!