Privacidad vs anonimato en la red: por qué son diferentes y cómo mejorarlas

Siempre que navegamos por Internet es muy importante mantener la seguridad y evitar problemas que afecten a nuestros dispositivos y datos. Son muchos los factores que pueden influir de una u otra forma. Ahora bien, hay dos puntos que son esenciales, pero que no siempre están presentes: privacidad y anonimato. No son lo mismo. En este artículo vamos a explicar en qué consisten y qué podemos hacer para mejorar ambos casos cuando utilicemos la red.

Por qué debemos proteger los datos en Internet

En primer lugar hay que mencionar que proteger nuestros datos, nuestra información personal, es algo fundamental en Internet. Es una realidad que tienen un gran valor en la red. Pueden ser utilizados para incluirnos en campañas de Spam, enviar publicidad orientada o incluso lucrarse al vender esa información a terceros.

Simplemente con navegar por Internet, por acceder a una página web, son muchos los datos que podemos exponer. Hay muchos actores que buscan la manera de recopilar toda esta información. Por ejemplo a través de cookies en la navegación, permisos que concedemos en redes sociales para conocer datos relacionados con la ubicación o sitios que seguimos, programas que instalamos y pueden tener rastreadores…

Todo esto puede poner en riesgo nuestra privacidad y anonimato en la red. Aunque a veces pueda parecer lo mismo, lo cierto es que hay diferencias. Eso sí, podremos tener en cuenta algunos consejos comunes para mejorarlo. Vamos a explicar en qué consiste cada término.

Qué significa privacidad en Internet

En primer lugar vamos a explicar qué significa privacidad en Internet. Es un término que hace mención a la capacidad de mantener exclusivamente para alguien o una empresa una serie de datos, archivos e información en general. No va a estar disponible para que terceros puedan recopilarlo.

Podemos poner dos ejemplos sencillos tanto de un dispositivo físico como de un servicio online: un teléfono móvil y la cuenta de correo electrónico. Privacidad significa que nuestro teléfono móvil no está disponible sin contraseña ni bloqueo para que cualquiera pueda ver los mensajes y el contenido que tenemos. Lo mismo ocurriría en la cuenta de correo en el caso de que un intruso pudiera leer los mensajes.

La privacidad en Internet consiste en evitar que posibles intrusos puedan acceder a nuestros datos. Por ejemplo que una aplicación recopile información sobre el uso que damos, los mensajes o fotos que almacenamos.

Mejorar la privacidad

Qué es anonimato en la red

Por otro lado, otro término muy presente en Internet y que debemos conocer es el de anonimato. Aunque pueda tener relación con la privacidad, es una cuestión diferente. Ser anónimo es utilizar cualquier programa o dispositivo pero sin revelar nuestra identidad. Básicamente es como si anduviéramos por la calle con la cara tapada, pero trasladado a la navegación en Internet.

Si hacemos una comparación rápida respecto a la privacidad, en ese caso los usuarios de Internet, las páginas que visitamos, sabrían quiénes somos. Conocerían nuestra dirección de correo electrónico o perfil de red social, por ejemplo. En cambio con el anonimato no sabrían de qué usuario se trata.

El objetivo de la privacidad era evitar que nuestros datos e información pudieran filtrarse. Sin embargo el anonimato va más allá y evita que un tercero pueda saber quién está detrás de una acción determinada.

Consejos para mejorar la privacidad y anonimato en Internet

Hemos explicado en qué consiste la privacidad y el anonimato en Internet. Son dos términos diferentes, aunque pueden tener objetivos comunes. Ahora vamos a ver algunas recomendaciones que podemos tener en cuenta con el objetivo de mejorarlo.

No exponer más datos de los necesarios

Uno de los consejos principales es no exponer más datos de los que realmente son necesarios. Esto significa, por ejemplo, evitar hacer pública nuestra dirección de correo electrónico o información personal a la hora de usar foros de Internet o poner un comentario en sitios web.

También, al registrarnos en servicios o plataformas que puedan ser peligrosos podríamos estar dando datos que pueden ser usados por terceros y poner en riesgo nuestra privacidad. Es algo que debemos cuidar y tener en cuenta.

Usar contraseñas fuertes

Por supuesto un punto importante para mantener siempre nuestra privacidad en la red y beneficiar además el anonimato es usar siempre contraseñas que sean fuertes y complejas. Debemos evitar claves sencillas, que puedan ser averiguadas fácilmente. Una contraseña correcta sería aquella que es totalmente aleatoria, que cuenta con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales.

Una clave nos ayuda a proteger nuestras cuentas y dispositivos de posibles intrusos. Nos permite evitar que terceros puedan acceder a la información personal, a datos que podamos tener almacenados en un equipo.

Contraseñas de frases

Proteger siempre los sistemas

También debemos tener en cuenta la importancia de proteger nuestros sistemas adecuadamente. Un buen antivirus, por ejemplo, puede ayudar a evitar la entrada de malware que pueda poner en riesgo nuestros equipos. Son muchas las amenazas que hay en la red, pero también muchas las opciones  que tenemos para estar protegidos.

Esto es algo que debemos aplicar a cualquier sistema operativo que estemos utilizando. No hay ninguno que esté exento de sufrir algún tipo de ataque cibernético. De ahí que siempre debamos contar con software capaz de ayudar a protegernos y mantener alejados los posibles intrusos que comprometan la privacidad.

Mantener los equipos actualizados

Pero igualmente es esencial tener los equipos correctamente actualizados. En muchas ocasiones pueden surgir vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Gracias a los parches y actualizaciones podemos corregir estos errores y mantener los sistemas seguros.

Eso sí, cuando instalemos una actualización debemos asegurarnos de estar haciéndolo desde fuentes oficiales. Son muchos los casos en los que podemos toparnos con programas creados simplemente de forma maliciosa para robar información y que simulan ser actualizaciones de software legítimas.

Usar herramientas como VPN

Si queremos mantener el anonimato en la red, no hay mejor manera que utilizar un programa VPN. Su misión es cifrar todo el contenido que enviamos al visitar una página web, por ejemplo. Oculta la dirección IP real y de esta forma conseguimos que el anonimato esté presente y no puedan recopilar información sobre dónde nos encontramos, qué dispositivo usamos, etc.

Tenemos muchas opciones en este sentido, ya que encontramos VPN gratuitas y de pago, multiplataforma, con mayor o menor cifrado… Debemos elegir una que proteja adecuadamente nuestros datos y no sea un problema.

Descargar software de sitios legítimos

Una cuestión más que debemos tener en cuenta es evitar descargar software desde sitios que puedan ser inseguros. Hay que descargar únicamente desde páginas fiables, desde tiendas oficiales que no ofrezcan software que pueda ser peligroso o que haya sido modificado de forma maliciosa.

En definitiva, privacidad y anonimato son dos cuestiones diferentes. Debemos mantener en todo momento ambas a salvo. Hemos dado algunos consejos para lograrlo y evitar que posibles intrusos lleguen a hacerse con nuestros datos.

¡Sé el primero en comentar!