¿Podría rastrearte tu antivirus?

¿Podría rastrearte tu antivirus?

Javier Jiménez

Contar con herramientas de seguridad es algo fundamental para no sufrir ataques de ningún tipo a la hora de navegar por la red. Son muchos los programas que podemos utilizar, muchos tipos de software que pueden protegernos. Ahora bien, sin duda el antivirus es uno de los principales. Es una herramienta que permite analizar el sistema y eliminar amenazas que pueda haber en nuestros equipos. Ahora bien, ¿pueden perjudicar también a nuestra privacidad? En este artículo vamos a explicar cómo podrían rastrearnos.

Los antivirus, herramientas de seguridad muy utilizadas

Todos los usuarios de Internet buscan la manera de proteger sus equipos. No importa el tipo de sistema operativo o dispositivo. Todos pueden ser vulnerables llegado el momento y esto hace que debamos contar con herramientas que nos protejan. Un antivirus, en este caso, es fundamental.

Como sabemos los hay tanto gratuitos como de pago. Hay antivirus para todo tipo de sistemas operativos y esto es algo que debemos tener en cuenta. Hoy en día no existe ningún sistema completamente seguro, aunque sí es cierto que algunos pueden sufrir más ataques por su naturaleza.

Cómo podrían rastrearnos los antivirus

Es una realidad que nuestra información y datos personales tienen un gran valor en la red. Son muchas las empresas de marketing que pueden buscar la manera de obtener nuestros gustos, sitios visitados y, en definitiva, nuestro comportamiento en la red. Podrían venderlos a terceros, por ejemplo. También incluirnos en una campaña de Spam o enviarnos publicidad orientada. Es por ello que los antivirus también pueden llegar a espiarnos.

Vender datos a terceros

Una de las cuestiones más importantes es que los antivirus pueden vender datos a terceros. Esto ocurre especialmente con aquellas opciones gratuitas que tenemos a nuestra disposición. A fin de cuentas es una manera de obtener beneficio económico. Los antivirus gratuitos pueden recopilar datos de navegación para posteriormente venderlos a terceros.

Hemos visto en ocasiones que importantes plataformas como redes sociales o incluso antivirus han compartido datos de los usuarios. Los motivos son los que mencionamos: venderlos a terceros para obtener beneficio económico.

Especialmente hay que tener cuidado con las versiones de prueba. No quiere esto decir que todas las versiones de prueba vayan a ser peligrosas, ni mucho menos, pero sí es aquí donde se concentran este tipo de software que pueden recopilar datos.

Observar el tráfico web

Los antivirus tienen la capacidad de ver los sitios HTTPS por los que navegamos. Tienen la capacidad de protegernos de sitios maliciosos, pero esto también hace que puedan crear certificados SSL falsos.

Podemos verificar si nuestro antivirus rastrea las conexiones HTTPS haciendo clic en el candado junto a la dirección de la web. Allí veremos quién ha emitido ese certificado SSL, ya que el propio antivirus podría emitirlo antes. Si pone Emitido por “antivirus” significa que está observando nuestra navegación.

Software adicional

Los antivirus pueden no ser solo un programa único. En muchas ocasiones cuentan con complementos. Por ejemplo extensiones para el navegador o software adicional que puede ayudar a proteger nuestros sistemas.

Ahora bien, esos complementos también suponen un riesgo para nuestra privacidad. Podrían tener software adicional que estén desarrollados para recopilar datos de los usuarios. Un problema importante que sin duda puede afectar a nuestra privacidad.

En definitiva, podemos decir que un antivirus puede rastrearnos en Internet. Pueden recopilar información de nuestra navegación, qué uso damos a los dispositivos, sitios visitados… Datos que podrían llegar a vender a terceros para lucrarse. Esto es algo que está presente a muchos niveles y que afecta a muchos tipos de programas en la red.

Nuestro consejo para evitarlo es que hagamos uso de antivirus con buena reputación, que cuenten con las garantías necesarias para no tener problemas de privacidad o de seguridad. Será esencial evitar aquellos gratuitos o de pruebas que, como hemos indicado, son principalmente los que recopilan todo tipo de datos de los usuarios.