Todas las razones para que ocultes tu dirección IP al navegar

Los usuarios de Internet cada vez valoran más su seguridad y privacidad. Cada vez que navegamos por Internet vamos dejando un rastro digital que recopilan empresas, gobiernos e ISP. Gracias a ello se puede crear un perfil nuestro bastante aproximado y utilizarlo para enviarnos publicidad orientada. Uno de los elementos que se puede utilizar para realizar estas tareas es la IP pública. Con las herramientas adecuadas es fácil localizar dónde se encuentra geográficamente el internauta, cuál es su proveedor de servicios de Internet (ISP), y el software que está utilizando, como, por ejemplo, el sistema operativo y su navegador. En este tutorial vamos a explicar las razones por las que deberías ocultar tu IP.

Qué dice nuestra IP pública sobre nosotros

Una IP pública podríamos definirla como el identificador de nuestra red de cara a Internet. No vamos a poder asignar la que nosotros queramos y va a ser nuestro ISP el que la establezca. En ese aspecto puede ser estática si no cambia nunca o también dinámica si cambia con los criterios que establezca el proveedor. Para conocer nuestra dirección IP pública vamos a usar la web cual-es-mi-ip.net. Si pulsamos el enlace anterior nos ofrecerá unos resultados como estos.

Además, si le damos a Geolocalizar la IP podemos averiguar nuestra ubicación o la de otra persona que la esté usando:

Al igual que hay páginas web que nos muestran la IP pública y la ubicación también las hay que hacen lo mismo con el software de nuestros equipos como whoer.net.

Por eso motivo, si con estás sencillas páginas web se obtiene mucha información nuestra imaginad que podrán obtener con las herramientas más complejas que tienen las empresas, los ISP y los gobiernos.

Por qué debes ocultar tu IP pública

La privacidad en Internet se ha convertido en un tema de conversación muy importante en los últimos años. Ahora vamos a ver por qué conviene ocultar tu IP. En el momento que utilizamos Internet nuestra dirección IP es una pieza codiciada de información que se intercambia con cada petición de nuestros dispositivos conectados a la red de redes. Así, una dirección IP pública ayuda a identificar los dispositivos conectados a Internet, incluidos nuestros ordenadores, smartphones y otro equipamiento de red que tengamos. A menudo puede que no necesites ocultar tu IP, pero simplemente por no recibir tanta publicidad orientada en la bandeja de entrada de tu correo electrónico seguramente te compense.

Las páginas web nos rastrean

Independientemente de la página web que solicites, todas rastrean o recopilan tu dirección IP de una manera u otra. Aunque hay que señalar que en muchas ocasiones esa web no recopila directamente tus datos, pero algunos de los servicios que utilizan sí pueden recopilar tu dirección IP.

En una página web moderna con muchas funcionalidades, a menudo cuentan con una gran variedad de rastreadores para ayudarlos a analizar a sus visitantes. Eso no quiere decir que sea un proceso para recopilar tus datos y venderlos a terceros. A veces, es para ayudar a esos administradores de sitios web a mejorar la experiencia del usuario en su sitio consultando las estadísticas. Cualquier web que utilice los plugins de redes sociales, Facebook y el resto de redes sociales pueden rastrearte y crear un perfil tuyo realmente completo, porque podrán saber qué webs estás visitando.

En el caso de querer ocultar tu dirección IP a una página web, podemos tomar una serie de medidas. Una de ellas es optar por algunas extensiones de navegador centradas en la privacidad. Un ejemplo de extensión de este tipo para Chrome sería Disconnect que evita que los sitios web nos rastreen y ayuda a que las webs carguen más rápido. Por otro lado, también tendríamos navegadores que nos ayudaría a mejorar la privacidad como, por ejemplo, Tor browser. En este caso es multiplataforma y lo tenéis disponible para Windows, macOS, Linux y Android.

Evitar que creen un perfil tuyo

Una cuestión importante para señalar es que, por el simple hecho de ocultar tu IP, no vas a evitar que las empresas especialistas en marketing te rastreen. Para hacer una vigilancia de los usuarios incluyen el seguimiento de correo electrónico, enlaces cortos, encuestas y anuncios que ayudan a los especialistas en marketing digital a saber lo que nos gusta y lo que no.

Eso no quiere decir que ocultar tu IP vaya a ser beneficioso para ti, ya que va a complicar a esas empresas la creación de un perfil completo sobre tus preferencias. En el caso de que naveguemos con nuestra IP pública real, entonces pueden asociar fácilmente todos los datos asociados con esa IP y se facilita mucho la creación de nuestro perfil.

Por otra parte, la navegación privada o en el modo incógnito que traen muchos de nuestros navegadores a menudo se utilizan con frecuencia. En este caso el navegador te ayuda a navegar por la web sin tener que preocuparse de borrar luego las cookies y el historial al terminarlas de usar. No obstante, hay que tener en cuenta que aun así estamos dando nuestra dirección IP real, a menos que la hayamos ocultado. En resumen, nuestra navegación no es realmente privada ya que esa dirección IP se vincula a nosotros. Por lo tanto, sólo si ocultas tu IP pública es cuando vas a obtener una mayor privacidad.

Elude el bloqueo geográfico

Algunos servicios de contenido audiovisual, por poner algún ejemplo, imponen un bloqueo geográfico para que sólo se pueda usar en un determinado país o región. Lo hacen porque en esos países igual no cuesta lo mismo ese servicio y les ahorra recursos de ancho de banda. Esto es muy común que suceda en plataformas como Netflix, Disney + y similares. Si una determinada película o serie no está en tu región, ocurre principalmente por temas de derechos de autor, de esta forma, podrás saltarte estas restricciones de forma fácil y rápida.

Para ver antes una serie que por el momento no está disponible en tu país puedes recurrir a utilizar una VPN. También se utiliza para acceder a determinadas páginas web que algunos gobiernos de regímenes autoritarios censuran para impedir el acceso a sus ciudadanos.

En cuanto a las VPN, generalmente suele ser mejor elegir una de pago. La razón es que las gratuitas tienen que mantener ese servicio de alguna forma y en ocasiones terminan vendiendo tus datos a terceros. Algunas VPN de calidad que podríamos contratar son Surfshark, NordVPN, PureVPN y CyberGhost.

Evita que tu operador te rastree

En el caso de que no tomes ninguna medida especial, nuestro operador podría realizar un seguimiento de tu actividad de navegación web. Aunque hoy en día navegamos a través de webs HTTPS, los operadores disponen de múltiples formas para saber en qué webs nos estamos metiendo:

  • Si usamos los servidores DNS del operador, podrán ver todas las solicitudes de DNS.
  • Podrían ver las webs aunque tengamos HTTPS debido al parámetro SNI.

Para evitar que los operadores sepan sobre nuestra navegación a través de los servidores DNS, podríamos utilizar otros servidores DNS como los de Google o Cloudflare, entre muchos otros. Además, debemos tener en cuenta que todas las solicitudes de DNS se realizan en texto claro, es decir, no va cifrado el tráfico de red. Para tener la mejor privacidad posible, es totalmente necesario que utilices DNS over HTTPS (DoH) o también DNS over TLS (DoT) con el objetivo de proteger estas comunicaciones.

Para evitar que el operador vea las webs que visitas a través del parámetro SNI, será necesario que las webs dispongan de Encrypted SNI, o directamente utilizar un Proxy TLS o una VPN para reenviar todo el tráfico hasta el servidor, y que nuestro operador no pueda ver nada del tráfico de red, ya que irá cifrado en un túnel.

Oculta tus datos a los motores de búsqueda

Si utilizamos los motores de búsqueda tradicionales como Google, Bing, Yahoo! y muchos otros, suelen recopilar nuestra dirección IP para asociar los datos de búsqueda y la actividad con ella. Si no queremos que esto suceda, deberemos buscar alternativas de motores de búsqueda privados como DuckDuckGo. Al no ocultar tu IP podrán enviar anuncios personalizados basados ​​en tu dirección IP pública, por lo que sería muy interesante ocultar la IP pública si vas a usar los buscadores habituales.

Crecimiento de DuckDuckGo

Para ocultar los datos a los motores de búsqueda, deberás hacer dos cosas: ocultar la IP a través de un servicio VPN o Proxy con TLS, y utilizar el navegador web en modo incógnito para que no utilice las cookies que se han almacenado con anterioridad.

Seguimiento de tu ubicación física

Una dirección IP pública suele estar siempre ubicada en un determinado lugar, si nos conectamos a Internet desde nuestra casa, es muy probable que si utilizamos herramientas de geolocalización, nos ubique en la misma ciudad donde estamos. En raras ocasiones este tipo de herramientas no dan información correcta, por ejemplo, si nuestro operador ha comprado direcciones IP a otro país, entonces las bases de datos no estarán actualizadas y nos mostrará que geográficamente estamos en otro país.

Si nosotros nos conectamos a diferentes redes a medida que nos vamos moviendo, se podría trazar un seguimiento completo sobre en qué ciudades hemos estado, además, esta información de ubicación es bastante exacta, por lo que si nos conectamos en un pueblo, también nos podría ubicar sin muchos problemas en este lugar. Para evitar esto, deberás hacer uso de VPN en tu propio país o en otro país, o también hacer uso de servicios Proxy TLS, con el objetivo de que la navegación web salga a través de los servidores y no de nuestra conexión real.

Conclusiones

Aunque no estemos haciendo nada ilegal, eso no quiere decir que no nos preocupemos de nuestra privacidad. En algunas ocasiones quieres ocultar tu IP porque no quieres revelar toda tu información personal. Por lo tanto, ocultar una dirección IP con una VPN o un servicio Proxy TLS, en algunas ocasiones puede ser un buen punto de partida para limitar los datos que compartes y proteger tu anonimato.

Debemos tener en cuenta que hoy en día cuando navegamos por Internet hay una gran cantidad de cookies que se almacenan en nuestro equipo, con el objetivo de realizar un seguimiento férreo de todo lo que hacemos en Internet, y es algo que debemos mitigar si queremos tener una mayor privacidad, para que nuestros datos no estén en manos de las empresas. Aunque puede ser incómodo el tener que utilizar siempre una VPN o un Proxy TLS, es totalmente necesario si quieres protegerte de estas actividades de rastreo.

¡Sé el primero en comentar!