¿Es peligroso usar redes P2P? Riesgos que te puedes encontrar

Cuando queremos descargar algo de Internet o compartir archivos con otros usuarios podemos utilizar diferentes métodos. Uno de ellos es lo que se conoce como descargas P2P. Básicamente es un conjunto de equipos conectados a la red donde no hay servidores ni clientes fijos. Existe una serie de nodos que actúan de igual forma entre sí. Es una opción muy interesante para compartir información y datos entre dispositivos que estén interconectados.

Redes P2P, ¿son seguras?

Hay muchos mitos relacionados con las descargas de Internet. Podemos leer información de que bajar archivos pueden infectar nuestros equipos, que pueden utilizar plataformas de este tipo para robar contraseñas o acceder a los sistemas de la víctima. Hay que indicar que todo esto podría ocurrir, pero lo que más importa es el uso que demos. Es decir, de qué manera utilicemos las plataformas P2P para descargar.

Una red P2P aprovecha los recursos de una red para poder compartir contenido con otros usuarios. Distribuye el ancho de banda para ese fin. Por ello la velocidad y calidad de una descarga dependerá de factores como la tarifa de Internet que tengamos contratad (la velocidad máxima en este caso) y el uso que estemos dando en ese momento (por ejemplo si hay muchos equipos conectados y que puedan limitarlo).

Ahora bien, ¿es seguro utilizar las redes P2P para descargar? Lo cierto es que si no hacemos un buen uso de estos servicios sí podría ser un riesgo. Podríamos tener problemas, como vamos a ver a continuación. Por ejemplo descargar un archivo que en realidad es un malware y ha sido colocado como cebo.

Las redes P2P pueden contener archivos de todo tipo. Con esto nos referimos también a que pueden ser pequeños documentos, pero también grandes carpetas. Los ciberdelincuentes pueden aprovechar esta flexibilidad para poder colar ahí virus y cualquier software malicioso para lograr sus objetivos.

IPStorm, nuevo malware por P2P

Filtración de datos

Nuestra información personal, los datos del equipo o archivos que tengamos en el dispositivos podrían verse comprometidos. Podría haber una filtración de datos que ponga en riesgo nuestra privacidad. Es uno de los aspectos negativos de hacer uso de las redes P2P y cometer errores.

Hay que tener siempre presente qué estamos compartiendo y con quién. Además de evitar dar más permisos de los necesarios a las aplicaciones que utilicemos y que podría acceder a contenido personal y sensible que no quisiéramos que se filtre en la red. Si bajamos por error un virus a través de este tipo de redes, podríamos estar exponiendo nuestra información personal.

Descarga de malware

Las redes P2P sirven para descargar contenido. No todo lo que hay es legal, como sabemos. Podemos encontrarnos con archivos que tienen copyright. A veces una película, juego o cualquier otro archivo que encontramos ha sido modificado de forma maliciosa y realmente no es lo que debería.

Es aquí donde los piratas informáticos introducen malware. Crean un archivo con el nombre de esa película, música o libro que queremos descargar y en realidad lo que estamos bajando a nuestro equipo es un malware que podría robar información. Hay muchos tipos de virus y pueden ocultarse en archivos de texto, de audio, de vídeo… Las opciones realmente son muy amplias para los piratas informáticos.

Consumo de recursos

Aunque no es un problema directamente relacionado con la seguridad, sí es otro de los inconvenientes que podemos tener por utilizar redes P2P. Esto dependerá especialmente de los recursos de nuestro sistema. Mientras menos tengamos, peor. Es un problema que también afecta a nuestra conexión de Internet, ya que puede consumir el ancho de banda y tener problemas para navegar.

Siempre que descarguemos datos o estemos compartiendo archivos con terceros nuestro equipo está poniendo sus recursos para que esto sea posible. Podríamos tener problemas para navegar desde otros dispositivos.

Cómo usar las redes P2P con seguridad

Hemos visto que, si no tomamos medidas adecuadas, las redes P2P pueden ser un problema que afecte a nuestra seguridad. Ahora vamos a dar algunos consejos básicos para intentar reducir al máximo el riesgo y que todo vaya correctamente.

Elegir bien el programa a usar

Lo primero es elegir correctamente qué programa vamos a utilizar. Es muy importante que nos informemos previamente por Internet. Hay muchas opciones y no todas ellas son seguras. Podríamos estar instalando algún software peligroso, que ha sido creado para atacar. Debemos informarnos, leer comentarios de otros usuarios, etc.

Por tanto, el primer paso que debemos dar es el de elegir bien de dónde vamos a descargar el programa y cuál. Siempre hay que bajarlo de fuentes oficiales, evitando así los sitios de terceros que puedan ser un problema.

Descargar solo archivos fiables

A la hora de descargar archivos hay que asegurarse de que son fiables. No debemos bajar software que no sabemos realmente si es legítimo o quién lo ha subido a la red para su posterior descarga. Podríamos estar bajando malware sin que nos demos cuenta. Nuevamente es importante leer comentarios de otros usuarios que han podido dejar.

Además, una buena idea es analizar primero esos archivos que hemos descargado o incluso abrirlos en otro equipo seguro. De esta forma evitaremos comprometer nuestro equipo principal y poner en riesgo la privacidad. Es una opción sencilla que podemos poner en práctica, por ejemplo usando un sistema Linux para estas pruebas.

Tener herramientas de seguridad

Por supuesto siempre hay que contar con un buen antivirus. Tenemos a nuestra disposición muchos programas que sirven para protegernos en la red. Especialmente cuando vayamos a utilizar plataformas de este tipo hay que estar bien protegidos. Algunos ejemplos que podemos nombrar son Windows Defender, Avast o Bitdefender.

Tenemos muchos programas a nuestra disposición. Los hay tanto gratuitos como de pago y están disponibles para todo tipo de plataformas y dispositivos. No importa el sistema operativo que usemos, siempre hay que contar con herramientas de seguridad.

Tener los equipos actualizados

Otra cuestión a tener en cuenta es la de contar siempre con las últimas versiones y parches. A veces nos encontramos con ciertas vulnerabilidades que pueden ser explotadas por parte de los piratas informáticos. Esto es un problema si no lo hemos corregido previamente. Esto incluye el propio programa P2P, pero también el sistema, el antivirus, etc. El objetivo aquí es poder corregir posibles vulnerabilidades que aparezcan.

Nuestro consejo es siempre tener los equipos actualizados, pero también los programas P2P que vayamos a utilizar. Así reducimos al máximo el riesgo al descargar o compartir archivos por la red a través de este tipo de servicios.

En definitiva, por sí misma la red P2P no es un peligro. No obstante, sí que podríamos llegar a tener problemas si por error descargamos un archivo peligroso e infectamos el sistema con malware. Es por ello que debemos tener siempre cuidado, contar con programas de seguridad y tener todo actualizado.

¡Sé el primero en comentar!