Qué es y cómo funciona un sistema de detección de intrusos

Mantener la seguridad a la hora de navegar por Internet o utilizar cualquier dispositivo es muy importante. Para lograrlo podemos hacer uso de muchos tipos de programas y servicios que protegen los dispositivos y nos ayudan a evitar la entrada de malware. En este artículo vamos a explicar en qué consiste un sistema de detección de intrusos y cómo nos ayuda a estar protegidos, además de los diferentes tipos que hay.

Qué es un sistema de detección de intrusos

Un sistema de detección de intrusos, o también simplemente conocido como IDS, tiene como objetivo evitar conexiones indeseadas. Básicamente se encargan de bloquear la entrada de intrusos en una red o equipo, alertando en cuanto detectan que hay algo extraño y que debemos tener cuidado.

Son herramientas que tienen como misión monitorear el tráfico de red y de esta forma detectar amenazas. Está constantemente escaneando las conexiones que entran y salen de un equipo o de una red, para detectar cualquier anomalía.

Podemos decir que es como si tuviéramos una alarma en casa que detecta movimiento y nos avisa de un posible intruso. Un sistema de detección de intrusos en ciberseguridad es precisamente eso. En cuanto detecta una posible intrusión, da la señal de alarma y automáticamente bloquea esa conexión, impidiendo que ese supuesto intruso llegue a entrar en la red.

Están diseñados para analizar diferentes patrones de comportamiento. Si un intruso lleva a cabo alguna acción indebida, algo que haga sospechar, es cuando se ejecutaría para bloquear esa conexión. Previamente han sido configurados para saber reconocer amenazas y autorizar o no las conexiones.

Suelen tener un sistema para procesar y enviar la información recopilada. Ese sistema de gestión suele avisar al administrador de la red para que tome medidas y evite problemas de seguridad que puedan dañar a otros equipos.

Evitar problemas de seguridad en la oficina

Por qué es importante usar esta protección

Entonces, ¿por qué es importante utilizar un sistema de detección de intrusos? Hay que tener en cuenta que los atacantes constantemente mejoran sus técnicas y actualizan los métodos que utilizan para lograr acceder a una red, robar información, contraseñas o simplemente colar malware.

Esto hace que debamos tomar todas las medidas posibles, y en muchas ocasiones no basta simplemente con tener un antivirus que pueda detectar la entrada de virus y malware o mantener los equipos actualizados para corregir las vulnerabilidades. En ocasiones es imprescindible tener un sistema de detección de intrusos que actúe de forma permanente para que nos alerte en caso de que ocurra algún intento de intrusión.

La ventaja principal es que evita tener que tomar medidas una vez se ha producido la infracción. Nos ahorra tener que sufrir las consecuencias y tener problemas con algunos tipos de ataques que no pueden resolverse fácilmente una vez se ha iniciado. Por ejemplo un posible intruso que entre en un equipo y robe datos vitales de una empresa.

Estos sistemas de alerta van a evitar que esto llegue a ocurrir. Antes de que el problema aparezca, ya informa a los responsables para que estén preparados y puedan tomar medidas lo antes posible.

Diferentes tipos de sistemas de detección de intrusos

Un sistema de detección de intrusos no es algo único. Hoy en día podemos encontrarnos con diferentes opciones, que pueden adaptarse según las necesidades de los usuarios y qué tengamos que proteger. Vamos a ver cuáles son los principales.

Basados en firmas

La primera opción son los sistemas de detección de intrusos que están basados en firmas. En este caso lo que hacen es supervisar todos los paquetes de la red. Previamente tienen una base de datos con todas las firmas predefinidas y así detectar posibles amenazas.

Podemos decir que en este caso funciona de forma muy similar a un antivirus. En ese caso también tienen una base de datos con las firmas que van comparando. En caso de que algo esté dentro de la lista de amenazas o no se reconozca, lanzan la alerta.

Basados en anomalías

El siguiente tipo de sistema de detección de intrusos es el que está basado en anomalías. Lo que hacen es monitorear el tráfico de red y lo comparan con una base que tienen establecida previamente.

¿Qué significa esto? Por ejemplo van a analizar si el ancho de banda utilizado, los protocolos o los puertos son normales o por el contrario hay algo que haga sospechar y nos alerte de que podría tratarse de un ataque informático y deberíamos tomar medidas.

NIDS

Es un sistema de detección de intrusos que está basado en la red. Es capaz de detectar cualquier un ataque a todo el segmento. Se va a encargar de examinar todos los componentes del tráfico desde y hacia los dispositivos, examinar y verificar cualquier tipo de señal extraña que pueda considerar un ataque.

En caso de que detecte que algo no cuadra, comenzará a investigar de qué se trata y buscar una solución al problema. Esto permitirá que un administrador de red pueda solventar la incidencia rápidamente y evitar así que puedan entrar en un equipo, por ejemplo, y robar los datos almacenados.

HIDS

Por otra parte está el sistema de detección de intrusos conocido como HIDS. Se encarga de supervisar las redes internas y los equipos que están conectados a Internet. Examina tanto las redes individuales como las actividades en los puntos finales.

Pero algo destacable de este sistema es que, más allá de verificar las amenazas externas, también va a rastrear en busca de amenazas internas. Esto lo hace al monitorear y escanear los paquetes de datos que viajan desde y hacia los puntos finales y poder así detectar amenazas de seguridad que se originen de forma interna.

En definitiva, un sistema de detección de intrusos es una opción más para proteger las redes frente a posibles intrusos. Hemos visto cómo funciona, cuáles son sus principales ventajas y también que tipos de sistemas hay. El objetivo de todos ellos es analizar constantemente la red en busca de posibles amenazas que puedan dañar el funcionamiento de un dispositivo o ser la puerta de entrada de ataques a una red.